Logo diario sur villa constitución

Scheggia le puso punto final a su relación con Talleres

Todo tiene un final. Norberto Scheggia vivió, disfrutó, sufrió y trabajó cada día de estos dos años en donde defendió, con alma y corazón, los colores de Porvenir Talleres. Sin embargo, como sucede en las historias de finales poco felices, el campeón es uno solo y los resultados suelen dar la espalda.
Muy cerca de tocar el cielo con las manos en su primer año como DT del Monstruo, “Tato” no logró darle al pueblo Tallarín eso que tanto anhela, un campeonato.
Hoy, un tiempo después de haber dado un paso al costado y con la serenidad que brindar haber tenido varias noches de desvelo para analizar su desempeño como entrenador de Talleres, “Tato” Scheggia eligió las páginas de Tribuna Sur para expresarle a la gente del Monstruo su infinito agradecimiento por esta experiencia compartida.

¿Cómo se dio tu salida de Talleres?
– Hacía más de un mes que lo habíamos charlado y les había dicho a los dirigentes que, sea cual sea el resultado, al finalizar el campeonato se terminaba mi ciclo en Talleres.
En lo laboral fue bueno, nos sentimos apoyados, pero no pudimos conseguir el objetivo que era conseguir el campeonato.
Si bien cuando me contrataron el arreglo no fue para que seamos campeones, sin embargo fueron pasando los días, el año pasado se formó un gran grupo, un gran equipo que rindió, que colmó todas las expectativas, se entusiasmó toda la gente y se pensó que se podía conseguir el título.

¿El club exige un campeonato?
– Si. Muchas veces hay cosas que no se dan y se te hace imposible conseguir un campeonato y eso es complicado. Pienso que en el 2012 trabajamos muy bien durante 8 meses y, después de ahí, hubo algo que se fracturó. No fue ni personal ni grupal, creo que fue algo emocional dentro del grupo, tanto dentro de los jugadores como del cuerpo técnico. Eso no lo pudimos subsanar y, de ahí en más, los resultados tampoco acompañaron de la mejor manera.
Este año, en el 2013, si bien terminamos bien ubicados, no hemos podido plasmar un buen juego y fuimos muy irregulares. Habíamos empezado muy bien en los partidos de preparación y después no lo pudimos plasmar en el campeonato.
Se que se han dicho muchas cosas y quería aclarar que uno ha trabajado, he tratado de que las cosas se hicieran de la mejor manera, se trabajó muy bien, ha conciencia, estuvimos cerca de conseguir un campeonato y lamentablemente para la gente de Talleres no lo pudimos lograr.

¿Qué te gustaría decirle a la gente de Talleres?
– Quiero dejar en claro que hemos respetado la camiseta de Talleres, como hemos respetado la de todos los clubes en donde trabajamos. También quiero agradecerle a la gente de la sub comisión, como a la comisión mayor y al grupo de jugadores que fue muy criticado. Yo pienso que si volvería a estar en Talleres volvería a elegir a este grupo y esta calidad de jugadores porque creo que rindió y, en esta circunstancia, uno sabe que los entrenadores somos los fusibles y sabemos que estamos para esto. Me ha tocado dejar el club por decisión propia pero también sabía que si me pedían dar un paso al costado estaba bien.
Quiero agradecerle a la institución, al hincha que nos ha apoyado y ojalá que se les de todo lo que ellos han esperado durante estos años. Tienen que tener paciencia, los campeonatos no se logran de un día para el otro, hay que laburar y a la gente que hoy me suceda quiero desearles lo mejor.

¿Crees que les tuvieron poca paciencia?
– Por supuesto que están en todo su derecho de poder criticar porque es algo legítimo, pero creo que fueron muy duros con este plantel porque han visto un equipo de fútbol que rindió en el 2012 y que este año fue irregular. Nosotros en este proceso jugamos 56 partidos y perdimos 7. El año pasado perdimos un solo partido y nos quedamos sin el campeonato. Creo que sumando todo jugamos 70 partidos y perdimos nada más que 9. Si una se lo pone a analizar o se los das a otra persona que no sea parte de la Liga se sorprendería porque uno se fue del club, entre comillas, mal o criticado. Esto es así, la gente de Talleres está necesitada de un campeonato, no de un buen juego.
Conmigo se sabía, a lo mejor otra persona que sea del seno del club iba a tener más banca, yo vengo identificado a lo mejor con otro club y eso en un momento iba a saltar.
Pienso que a los jugadores no les deben sacar la confianza porque los técnicos pasamos.

¿Cómo fue tu relación con la dirigencia?
– Bien. Como todo hemos tenido diferentes maneras de pensar, pero creo que he conocido gente muy buena que también se está haciendo, que a lo mejor les está faltando un poco más de experiencia como a todos. La sub comisión es gente muy seria, como también la dirigencia mayor. El presidente es un hombre serio y eso hace que sea un club serio, estructuralmente bien armado.
Lo que pasa es que muchas veces es muy difícil. Este año no hemos podido traer refuerzos porque la economía no los dejó y a nosotros se nos complicó. Nos quedamos sin delanteros porque antes que comience el campeonato tuvimos a los 5 lesionados y se nos complicó un poco. A lo mejor también el presupuesto es corto y te tenés que ir acomodando con jugadores que a lo mejor se tendrían que haber recambiado, no porque sean malas personas sino porque se cumplen ciclos como se cumplen con nosotros.
Muchas veces no se puede, por el tema de dinero, es entendible y hay que salir a la cancha con lo que hay.
Me fui muy mal el último partido cuando la gente se insultó con los jugadores y esa fue la última gota. Me despedí ese día, me despedí de la dirigencia y hoy lo puedo hacer con la gente y les quiero agradecer.

¿Cómo vivieron el partido de la eliminación?
– Fue muy duro. Hubo jugadores que han decidido no jugar más, se han retirado de una manera que no se querían retirar pero estuvimos muy bajos. Pero sabíamos que sin en 180 minutos no le pudimos convertir un gol a Unión, era difícil que en la semifinal se nos hiciera fácil.
Jugamos muy mal los dos partidos, no encontramos nunca el juego nuestro, pero creo que los chicos dejaron todo, corrieron y por eso en algunas cosas estoy en desacuerdo. Creo que el jugador de Talleres siempre dejó todo y no se nos pudo dar. En si nos fuimos todos muy tristes pero fue ese día, personalmente, cuando les comenté a los jugadores que por decisión propia dejaba de ser el entrenador.

¿Qué balance haces de estos 2 años en Talleres?
– En lo personal creo que fue muy positivo, solamente nos faltó conseguir un campeonato en estos 2 años. Por la parte del trabajo por supuesto que van a quedar errores, dudas, que tendremos que solucionar y aprender todos los días para mejorar. A lo mejor si digo que fue un proceso positivo la gente lo malentienda y diga que no, que fue negativo. Pero para mí en lo personal pienso que fue un gran campeonato el del 2012 y uno muy irregular, por un torneo irregular que no dio chance a nada y no nos dejó medirnos con otros clubes, sin desmerecer a los de esta zona, pero nosotros sabíamos quiénes iban a clasificar y quines no. Es distinto cuando te medís con ASAC, con Unión, o con Fighiera.
En lo futbolístico dimos 3 o 4 pasos hacia atrás, pienso que debemos volver a hacer los torneos que los veníamos haciendo sin querer inventar nada raro.

Es inevitable dar vuelta la página y seguir…
– Tuve dos propuestas de la Liga Nicoleña y las tengo que evaluar, pero a una ya la descarté. Realmente he podido dirigir a casi todos los clubes de acá de la ciudad, me faltan muy pocos, y a lo mejor sería muy bueno poder dirigir en esta Liga a algún equipo de Arroyo Seco. Me gustaría probar en otro lado, para ver cómo es el trabajo en esos equipos grandes, o sino en otra Liga, para tratar de hacer armas en otra Liga.
No descarto que me vengan a buscar de esta Liga porque a mí me encanta estar acá, ver qué quieren, qué proyectos tienen, sentarnos y charlar.

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.