Logo diario sur villa constitución

Piden 16 años de prisión para dos hombres acusados de homicidio

LOS TRIBUNALES VILLENSES SON SEDE DE UN NUEVO JUICIO ORAL POR HOMICIDIO.

Hoy se conocería el fallo en el juicio oral que se lleva adelante en los tribunales de nuestra ciudad a dos personas imputadas de asesinar a un hombre en marzo de 2019. Se trata de Cristian Ezequiel S., de 27 años, y Daniel Dario B., de 28, a los que la Fiscal Eugenia Lascialandare les atribuyó los delitos de “Homicidio simple en calidad de coautores”, solicitando la pena de 16 años de prisión. La víctima fatal fue Javier Villarreal de 40 años de edad.

El juicio oral comenzó el pasado 1 de marzo y está a cargo de un tribunal pluripersonal integrado por los Jueces de Primera Instancia Dres. Alberto Rizzardi, Griselda Strólogo y Eugenio Romanini, quienes en el día de hoy darían a conocer el fallo y posteriormente los fundamentos. Ante los magistrados la fiscal Lascialandare atribuyó a los imputados el hecho ocurrido el día 30 de marzo de 2019, aproximadamente a las 8, en la zona de calle Misiones al 1100 de barrio San José.

El homicidio fue perpetrado “en la finca habitada por Daniel B. en circunstancias en que los imputados mantuvieron una discusión con la víctima, a la cual momentos antes este último había amenazado a través de audios de Whatsapp . En dicho domicilio le propinaron tres puñaladas impactando dos de ellas en la zona del hemitórax izquierdo y derecho, ocasionando el fallecimiento de la víctima, Javier Villarreal”, informaron desde la Fiscalía Regional 2ª.

 

El crimen

En su edición del viernes 5 de abril de 2019 Diario EL SUR reseñó  que “Previo al crimen la víctima fue agredida dos veces en la vía pública por uno de los dos acusados. Luego recibió dos audios donde se lo amenazaba de muerte y se lo incitaba a concurrir a la vivienda de uno de los acusados, donde finalmente lo mataron”.

Alan Quiñones, hijastro de Villarreal, dialogó con Diario EL SUR y contó que los incidentes se iniciaron en barrio Parque Industrial, en Río Negro y Brown. Frente al salón vecinal se estaba desarrollando una fiesta en una vivienda en la que se encontraban los acusados mientras que Villarreal llegó con una camioneta que iban a reparar en una casa lindante y la subió a la vereda. Esto molestó a los participantes de la reunión festiva. 

“Le empiezan a decir cosas y en un tironeo mi papá le rompe la remera a uno”, explicó Quiñones. Esa persona resultó ser Daniel B. “Ahí comienza la discusión y sale el padrastro (de Villlarreal) y le dice: ‘-Dejalos a estos negros de mierda. Andate a la casa de Mauro, (Av. del Trabajo y Brown)’. Y él se va”. La intención era realizar la reparación de la camioneta en ese domicilio pero poco después apareció Daniel B., “con un arma de fuego y dos armas blancas”, afirmó Quiñones.

 

En casa del homicida

Allí  tuvo lugar una nueva discusión “y mi papá le saca el arma de fuego,  le aprieta la mano y lo hace arrodillarse”. Entonces Daniel B. “se va y después le manda unos audios a mi papá, donde le dice que lo va a matar”. Como consecuencia de esos mensajes Villarreal se dirige a la casa de Daniel B., en Misiones al 1100. “Es ahí cuando este asesino le dice a mi papá: ‘-Le voy a cortar las orejas a tus hijos y te las voy a mandar en un sobre’;  y lo incitaba para que entre a la casa. Ahí mi papá se mete adentro de la casa y lo asesinaron”.

En la vivienda no solo se encontraban los dos imputados sino también un hermano de Daniel B., de nombre Adrián, quien no habría tenido participación en el crimen, también el propio Quiñones, pero ambos habrían estado fuera del ámbito donde se cometió el asesinato. Al menos así lo interpretan desde la Fiscalía que solo imputó a Daniel B. y a Cristian S. La imputación fue la de “homicidio simple en calidad de coautores”.

 

Amenazas por audio

“Lo que está acreditado es la existencia de dos audios de WhatsApp, de 11 y de 19 segundos que manda B. a Villarreal”, confirmó en aquel momento el Dr. Franco Carbone quien era Secretario de la Unidad Fiscal villense y hoy se desempeña como fiscal en Rosario. El contenido de esos mensajes se resumiría en: “Vení a casa que te voy a cagar a tiros”.

Finalmente no hubo disparos sino puñaladas. Las heridas fueron tres, una en el hemitórax derecho y dos casi en el mismo lugar del hemitórax izquierdo. “Las tres heridas son de 23 milímetros y habrían sido producidas por el mismo elemento”, señaló Carbone en el 2019. 

Las heridas eran compatibles con un objeto corto punzante como un chuchillo o cuchilla lo que desmiente la versión de un destornillador que circuló en el ámbito de la investigación. Como resultado del allanamiento se secuestró un cuchillo que podría haber sido el arma homicida.

Los imputados fueron detenidos poco después del crimen por personal de la Unidad Regional VI y de la entonces PDI, hoy Agencia de Investigación Criminal.

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.