Logo diario sur villa constitución

Palabra por palabra: Vivir con VIH, un joven positivo

Abre las puertas de su casa y me invita a hacer todas las preguntas que considere necesarias para la entrevista. Pero sin fotos y con reserva de identidad. Contradicciones del siglo XXI, pletórico de derechos pero atestado de tabúes que resisten el sentido común.
Pablo –algún nombre quiero asignarle– tiene 24 años y es miembro de la Red de Jóvenes Positivos de América Latina y el Caribe, que el mes pasado finalizó una consulta regional para chicos que viven con el VIH, cuyo objetivo es obtener información sobre las realidades a las que se enfrentan cada día los jóvenes que conviven con este virus para que las autoridades puedan desarrollar nuevas estrategias de respuesta al SIDA, más efectivas y enfocadas a sus necesidades específicas.
La consulta, que fue desarrollada con el apoyo de ONUSIDA y UNICEF, terminó el 30 de noviembre y consistió en una encuesta confidencial en línea de aproximadamente cuarenta preguntas, centrada en los jóvenes de 18 a 29 años que viven con el VIH procedentes de 17 países de América Latina y dos países hispanohablantes del Caribe.
“La idea es que esta herramienta recopile información relacionada con los aspectos sociodemográficos de los jóvenes que tenemos VIH, si contamos con acceso a servicios sanitarios, nuestras experiencias relacionadas con el estigma y la discriminación, además del liderazgo y la participación que algunos de nosotros podamos ejercer en la comunidad”, explica Pablo, quien también forma parte del grupo solidario ProSalud y sostiene que los jóvenes positivos normalmente son invisibles para las investigaciones y los ejercicios de recopilación de datos. “Esta consulta es una oportunidad para hacernos oír”, afirma.
“Es importante que se conozca nuestra situación, nuestras carencias y realidades, para que se desarrollen estrategias y programas en respuesta al VIH que se adapten a nuestras necesidades”, argumenta.

Análisis de resultados
Ahora el grupo de voluntarios de la Red de Jóvenes Positivos analizará los resultados de la consulta y, de esta manera, contribuirá al diseño de planes de acción para la región a corto y largo plazo. “Los resultados también van a servir como instrumentos de apoyo para exigir el desarrollo de estrategias nacionales que se centren en las necesidades de los jóvenes que vivimos con el VIH, porque sabemos que a veces es difícil compartir sentimientos y recuerdos, pero creemos que es de nuestras propias experiencias de donde podemos proponer nuevas ideas y soluciones para hacer frente al VIH de una manera más integradora”, asegura.

Estadísticas
Se estima que en América Latina hay 68.000 adolescentes (entre 10 y 19 años) que viven con VIH. De estos, 34.680 son mujeres. En 2011 se dieron 34.440 nuevos casos de personas VIH-positivas entre jóvenes de 15 a 24 años.
Pablo nos cuenta que, lejos de la mirada de los grandes medios, en muchos países de América Latina está surgiendo una nueva ola de movilización comunitaria guiada por jóvenes que defienden los derechos humanos y exigen el acceso a los servicios del VIH, especialmente en el período transitorio entre infancia y adolescencia, cuando los menores se enfrentan a necesidades específicas, como acceder a un tratamiento, abordar el estigma y la discriminación y tener acceso a servicios integrados de VIH y de salud sexual y reproductiva.

Inclusión
“Desde la Red de Jóvenes Positivos estamos organizando a la juventud para que participe en espacios de toma de decisiones y consulta que van más allá de las esferas regionales y nacionales”, comenta Pablo, para luego lamentar que no pudo participar en un encuentro de jóvenes que tuvo lugar días atrás para determinar acciones coordinadas en toda la región. Para un joven que no admite fotos y siente la necesidad de ocultar su situación en una ciudad de 50 mil habitantes, resulta difícil salir a buscar financiamiento para un viaje de esta naturaleza. Una señal de alerta para nuestra sociedad ante nuevas/viejas caras de la exclusión social, en este caso con el estigma y la discriminación relacionados con el VIH.

El cuestionario utilizado en esta sección es el mismo que James Lipton hizo famoso en su programa “Inside the Actors Studio”, pero originalmente fue utilizado por Bernard Pivot en la televisión francesa. Estas preguntas no sólo permiten saber un poco más de alguien, también ayudan a “sacar conversación” o a mostrar algo inusual en una persona que se conoce o se cree conocer.

¿Cuál es tu palabra favorita?
Amor.

¿Cuál es la palabra que menos te gusta?
No.

¿Qué es lo que más te causa placer?
Salir con amigos.

¿Qué es lo que más te desagrada?
La discriminación, el prejuicio, la idiotez.

¿Cuál es el sonido o ruido que más placer te produce?
La música.

¿Cuál es el sonido o ruido que te aborrece escuchar?
Los gritos, las explosiones, las sirenas de los bomberos y las ambulancias.

¿Cuál es tu grosería favorita?
La puta madre.

Aparte de tu oficio ¿qué otra profesión u oficio te hubiese gustado ejercer?
Docente.

¿Qué oficio o profesión nunca ejercerías?
Contador, economista o algo así.

Si el Cielo existiera y te encontraras a Dios en la puerta ¿Qué te gustaría que Dios te dijera al llegar?
Hola, vení, pasá…

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.