Logo diario sur villa constitución

Palabra por palabra: Andrea Narduzzi

La chica que regresa de la escuela y corre a la computadora para revisar sus notificaciones de Facebook, el joven que suspende una conversación para responder un mensaje que acaba de llegar a su celular, el adulto que controla su cuenta de Twitter a cada instante o aquel otro que vuelve de vacaciones y lo primero que hace es sumergirse en las redes sociales para enterarse de todo lo que se perdió en su ausencia. Esta clase de conductas es más frecuente cada día y comienza a ser motivo de preocupación para padres y amigos, así como un potencial ámbito de investigación de la psicología.
En eso trabaja Andrea Narduzzi, quien analiza los aportes de las redes sociales al estudio de la conducta humana. “En los últimos años existe un fenómeno conocido como adicción a las redes sociales que fue tratado por diversos autores, que intentan esclarecer por qué se da y cómo abordarlo a la hora de investigar sobre él”, explica.
Los resultados preliminares del estudio que Narduzzi realiza junto a otros tres investigadores (psicólogos y sociólogos) que estudiaron en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) sugieren que existen variables asociadas al uso frecuente de Facebook. “Algunas tienen que ver con la personalidad, como la extraversión o el neuroticismo (ser nervioso y cambiante), que podría explicar por qué en general muchos usuarios de Facebook utilizan la red social para ventilar sus problemas personales o emocionales, probablemente en búsqueda de apoyo social”, comenta.
También existen otras conductas que analiza este grupo de investigadores y que pueden estar ligadas al uso poco apropiado de la red social, como la modificación de los patrones del sueño (hora de levantarse, de acostarse, duración y calidad del sueño).

Adicción
No se puede negar que las redes sociales –y en especial Facebook– tienen un gran impacto en la conducta humana. Sin embargo, Andrea considera que “estamos lejos de poder describir un trastorno tan específico como la llamada ‘adicción a Facebook’, como ya pasó con la supuesta ‘adicción a internet’, porque una persona puede realizar varias actividades en la red, enviando mensajes a sus amigos, jugando al City Ville, subiendo fotos, actualizando constantemente el estado con mensajes de dudoso interés o trascendencia (salvo para el que los comparte), pero estas actividades no son únicamente propias de Facebook sino de las redes sociales en general, así que habría que hablar de ‘adicción a las redes sociales’, donde la adicción a Facebook sería un subtipo o especificación de la adicción, tal como sucede con otros trastornos”.

Redes reales
Como insiste en remarcar la joven profesional, la investigación en el campo de la conducta humana y su relación con las nuevas tecnologías todavía tiene un largo camino por recorrer.
La ciberpsicología, que es la rama de la psicología que estudia estos fenómenos, puede hacer muchos aportes. “Es una disciplina que llegó para quedarse”, asegura Narduzzi, que en el final de la charla ofrece una reflexión muy útil: “Aunque usemos alguna red social de forma frecuente, siempre tenemos que recordar que es importante utilizarla de forma adecuada y no alejarnos de nuestras redes sociales reales por pasar más tiempo en las redes sociales virtuales”.

¿Cuál es su palabra favorita?
Felicidad.

¿Cuál es la palabra que menos le gusta?
Miedo.

¿Qué es lo que más le causa placer?
La música, porque encierra sentimientos, emociones y recuerdos.

¿Qué es lo que más le desagrada?
La intolerancia, la agresión, el autoritarismo.

¿Cuál es el sonido o ruido que más placer le produce?
La música.

¿Cuál es el sonido o ruido que menos le gusta escuchar?
Los gritos.

¿Cuál es su grosería favorita?
Andá a cagar.

Aparte de su actividad, ¿qué otra profesión u oficio le hubiese gustado ejercer?
Maestra rural. Me hubiera gustado trabajar en el norte santafesino, por ejemplo. Las historias que cuenta Mario Corti en su libro sobre su experiencia en la Cuña Boscosa son maravillosas.

¿Qué profesión nunca ejercería?
Contadora o profesora de matemática.

Si el Cielo existiera y se encontrara a Dios en la puerta ¿Qué le gustaría que Dios le dijera al llegar?
Vení, pasá, esta es tu nueva casa.

El cuestionario utilizado en esta sección es el mismo que James Lipton hizo famoso en su programa “Inside the Actors Studio”, pero originalmente fue utilizado por Bernard Pivot en la televisión francesa. Estas preguntas no sólo permiten saber un poco más de alguien, también ayudan a “sacar conversación” o a mostrar algo inusual en una persona que se conoce o se cree conocer.

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.