Logo diario sur villa constitución

Miguel Negro desmintió las acusaciones de su ex mujer

Miguel Negro, el hombre acusado por su ex esposa, María Inés Petinari, de haberla golpeado y amenazado de muerte el pasado jueves 24 de enero dio su versión de los hechos. Se presentó en Diario EL SUR acompañado por su suegra (la madre de la denunciante), uno de sus hijos y su abogada, Mabel Bevacqua. La madre María Inés y su propio hijo, de 16 años, respaldaron los dichos de Negro y calificaron a Petinari como “mentirosa”, incluso aseguraron que padece desordenes psiquiátricos y afirmaron que también fueron víctimas de agresiones por parte de ella. Cabe destacar que tienen en común tres hijos, el que los acompañó y otros dos de 18 y 14 años.
Con respecto a lo acontecido el jueves 24, Negro relató que regresó a su casa a las 2 de la mañana. “Me senté en la mesa para tomar un remedio (sufre problemas cardíacos) y ella me empezó a recontraputear porque no me corría, entonces me empezó a pegar con un palo. Le agarré el palo y la agarré del cogote, que otra cosa me quedaba, me estaba pegando con el palo”, detalló. Asimismo indicó que reaccionó contra el accionar policial “porque me golpearon y no tienen derecho a pegarme, yo no quería que me esposen porque no soy delincuente”. Petinari había dicho que fueron 10 años de maltrato a lo que respondió que “son 10 años que yo me vengo comiendo todo, sabiendo todo lo que hacía ella”.
En ese sentido enumeró que “los chicos iban a la escuela sin comer, yo les lavaba la ropa, ella no hacía nada en la casa”. Otra de las acusaciones de Petinari fue que Negro regresó al domicilio pese a tener una exclusión del hogar. “Él se fue excluido”, explicó la letrada. “Y ella no vino más a la casa, se quedó en Theobald con una pareja que tiene. Entonces los chicos estaban los tres solos en la casa y por eso el volvió”. Mientras tanto “se había quedado en la casa de los suegros, pero vuelve a su casa porque los tres chiquitos estaban solos, era época escolar y la madre no estaba”, repitió. “Incluso se hizo nota al tribunal correspondiente sobre su regreso”.

Un infierno
La madre de María Inés desmintió que fuera una niña no deseada y que por ello la golpearan, “ella siempre tuvo lo mejor”, remarcó y agregó que “agredió a su padre y a sus hijos también, lo que han vivido ellos fue un infierno”. A la vez puntualizó que “es una mujer que sufre problemas psiquiátricos” y “cuando ella se fue los chicos, que eran todos menores, quedaron desamparados”. En ese aspecto Bevacqua destacó que Negro bien podría haberse ido de la ciudad ya que tiene familiares en Bahía Blanca pero “se quedó por los chicos y para tratar de ayudar también a los suegros”.
“A él le hicieron lugar los suegros, que lo recibieron junto a los tres chicos y la madre (de María Inés) se encarga de la educación, de la escuela, del alimento. Es atípico”, indicó la abogada agregando que la mujer fue siempre una madre ausente. “Hace 8 o 9 años que vengo sabiendo todo lo que hace, todo, pero me aguante por mis hijos, nada más, sino yo me habría mandado a mudar”, manifestó Negro.

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.