Logo diario sur villa constitución

Franco Sbuttoni, el nuevo jugador del Decano

Franco Sbuttoni, o “el Gringo” para sus amigos, está viviendo una nueva etapa en su vida desde que la semana pasada se sumó a la pretemporada de Atlético Tucumán como uno de los tres refuerzos que llegaron al Decano desde Independiente Rivadavia de Mendoza.
En el caso del central villense el contrato es por un año con una opción de compra del 50 por ciento del pase al finalizar el torneo, y a la espera del comienzo del campeonato que lo tendrá militando nuevamente en el Nacional B, dialogó con Tribuna Sur desde el norte argentino.
La llegada de Franco a Tucumán no fue inmediata, “sabía que tenía esa oferta, pero además había algunas otras. Finalmente se dio de venir para acá (por Atlético), y no dudé ni un segundo. Es un equipo grande que quiere ascender”, contó de aquel primer momento del pase.
“Ya arrancamos a entrenar y estoy muy bien. Tengo las mejores expectativas por esta nueva experiencia, es importante para mí porque es un equipo grande del interior y espero que me vaya de la mejor manera y poder responder a todo lo que me pidan”, comenzó la charla telefónica el Gringo post almuerzo con sus nuevos compañeros.
Se lo notó distendido y contento, volviendo a entusiasmarse luego de una segunda mitad de temporada que no lo había encontrado del todo bien por una lesión que lo alejó de las canchas hasta el final del campeonato. De eso y de otros temas de Independiente nos hablaría más adelante. Al principio nos abocamos a esta nueva etapa: Atlético Tucumán.
Con poco más de una semana en su nueva casa nos comentó que la relación con el resto del plantel es muy buena, y que si bien no los había tratado mucho ya los conocía, “hemos sido rivales así que una idea tenía sobre el grupo, y no me equivoqué, estoy muy bien”, nos dijo y agregó que aparte de eso tuvo la posibilidad de sumarse con dos compañeros y amigos de Independiente: Sebastián Longo y Víctor Píriz Alves, “eso sin dudas hizo más fácil la adaptación”, comentó.
En ese sentido, explicó que tampoco tuvo problemas al momento de adecuase a una nueva ciudad, Tucumán es muy distinta a Mendoza, pero el recibimiento y la calidez bastó para que Franco se sintiera como en casa desde el primer día.

Su familia
Por otra parte, el jugador villense contó cómo vive su familia este momento. “Están todos muy contentos, ellos participan en mis decisiones, se preocupan y se alegran conmigo. Y cuando se enteraron de esta posibilidad se pusieron muy felices. Obviamente todos en casa brindamos por esto”, dijo.

Independiente
Franco llega a Independiente de Mendoza luego de jugar en Sportivo Belgrano de Córdoba, recientemente ascendido al Nacional así que también deberá enfrentarse a ese club que lo vio despegar profesionalmente; y del cual guarda los mejores recuerdos.
En tanto al club mendocino, “me quedan de Independiente varios momentos vividos, algunos sinsabores y otros buenos momentos”, dice y enumera. “Apenas llegué me tocó lucharla, después me tocó jugar y me empezó a ir bien, el equipo en la primera rueda terminó en los primeros puestos; ya en la segunda parte del año me tocó sufrir una lesión que me dejó parado varios partidos y eso lo sufrí bastante, fue una segunda mitad de año bastante duro porque además de eso también tuvimos que vivir lo que ya todos saben con los hinchas, que mal llamamos así”, rememoró.

Ese serio incidente
Esa situación a la que hace referencia Franco es la que se vivió a fines de mayo de este año cuando barras de Independiente Rivadavia irrumpieron en el entrenamiento que el primer equipo llevaba a cabo en el Bautista Gargantini y terminaron agrediendo e hiriendo a varios jugadores, dirigentes y hasta al médico. Hubo más de 15 autos destrozados, explotaron bombas 'molotov' y hasta pudieron verse armas de fuego. “Fue bastante feo, más que nada la sensación que nos quedó cuando pasó todo. En el momento del incidente no te das cuenta de la magnitud de lo que está pasando, pero una vez que terminó a todo y ves lo que quedó te ponés a pensar que podría haber sido un hecho mucho más grave, por suerte nadie salió lastimado de gravedad, sólo fueron algunos piedrazos y lastimaduras pero nada muy grave que ponga en riesgo nuestra integridad física. Lógicamente el mal momento se pasa igual, fue algo horrible, fue muy feo y no se lo deseo a nadie. De todos modos sé que no son los verdaderos hinchas de Independiente, son los violentos de siempre”, se lamentó.
Hoy, todo eso quedó atrás y Franco espera por el inicio de un nuevo campeonato que lo haga brillar. Este joven jugador villense conoce de esforzarse, de trabajar duro y de perseguir sueños. El de esta temporada está claro: llegar a Primera, y como dice el refrán: persevera y triunfarás. 

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.