Logo diario sur villa constitución

Francisco, el Papa argentino

El Papa es argentino. Así se anunció el miércoles por la tarde en el Vaticano después del humo blanco: Jorge Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires y Cardenal Primado de la Argentina, se convirtió en el sucesor de Benedicto XVI, con el nombre de Francisco. En consecuencia, será el primer Pontífice latinoamericano y el primer jesuita en dirigir la Iglesia.
Diario EL SUR conversó ayer con los tres curas párrocos de nuestra ciudad –los presbíteros Juan Lino Ríos (San Pablo Apóstol), Juan José Calandra (Nuestra Señora de Luján) y Ramón Carrizo (Nuestra Señora de Fátima)–, para conocer sus reflexiones sobre este acontecimiento y los desafíos que deberá afrontar la Iglesia en su nueva etapa.
“Recibimos este acontecimiento con mucha sorpresa. Creo que en el cónclave hubo un Pentecostés, un derramamiento del Espíritu Santo que señaló a este hombre que es un testimonio evangélico, sencillo y austero“, manifestó Calandra, quien tuvo oportunidad de conocer a Bergoglio cuando vivía en Buenos Aires. “En un mundo muy complejo y difícil se abre un tiempo nuevo, con esperanza”, sostuvo.
Por su parte, Ríos contó que se enteró de la designación “con un gran asombro porque nadie esperaba algo así”. “Es una buena noticia porque se trata de un hombre muy humilde y sencillo que conoce la realidad, se ha sumergido en las villas y siempre estuvo en contacto con la gente. Es una gran esperanza para el mundo entero”, afirmó.
“La noticia nos llegó con sorpresa y alegría por la satisfacción de que fuera elegido un argentino, pero especialmente porque siempre se elige el Papa oportuno para cada momento que viven la Iglesia y el mundo, eso tiene un fuerte significado”, expresó Carrizo.
Los tres párrocos manifestaron su alegría por el nombramiento de un compatriota en la Santa Sede, pero remarcaron que lo más importante es que su designación debe ser un hecho acogido en la fe. “En momentos en que hablamos de la Nueva Evangelización, también es un reconocimiento a la Iglesia Latinoamericana por todos los aportes en la Teología del Pueblo o Teología de la Cultura”, señaló Calandra.

Sencillo y humilde
Con respecto a los desafíos que enfrenta el nuevo Pontífice, los sacerdotes consultados coincidieron en resaltar las principales características que definen el perfil de Bergoglio: una rica experiencia de diálogo interreligioso, sobriedad personal y cercanía con los más pobres.
“Es indudable que afrontará desafíos muy grandes y estoy seguro que habrá modificaciones. Ya sabemos que este Papa es sencillo y humilde, de bajo perfil y con un nombre que nos indica la orientación que tendrá, tanto por San Francisco de Asís como por San Francisco Javier, que le permitirán unir los dos aspectos: la pobreza, la sencillez y la humildad con espíritu misionero”, opinó el Padre Ramón.
La mirada de un religioso nacido en el confín del mundo –según los propios dichos de Bergoglio– despierta expectativas. La Iglesia Católica aguarda ansiosa la puesta en marcha del nuevo ciclo.

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.