Logo diario sur villa constitución

Denuncian nuevo caso de abuso policial

Carmen Amado, una comerciante de nuestra ciudad, denunció que tanto ella como sus hijos, fueron víctimas del violento accionar de un efectivo policial. El hecho ocurrió sobre la medianoche del jueves de la semana pasada frente al domicilio de la denunciante, ubicado en calle Córdoba al 900, entre Bolívar e Independencia. Todo comenzó cuando Jonathan Zapata, de 17 años, hijo mayor de Carmen, arribó en su moto, alrededor de las 23.30. Aparentemente el joven había pasado un semáforo en rojo y se estima que por ello lo seguía un móvil policial.
El joven ascendió a la vereda con la moto con la intención de ingresar a la vivienda y en ese momento “se acerca el móvil policial, le apuntan con una Ítaca y le dicen que se detenga. Mi hijo le responde que ya se detiene y le dice: ‘Esta es mi casa’. Venía con un amigo, pone la moto ahí y en ese momento mi hija (Magdalena), que volvía en un remis de estudiar, ve que un policía lo baja de la moto y le pega un golpe de puño y lo arrastra hacia el lado del móvil policial. Lo agarra y ahí lo empieza como a ahorcar. Entonces mi hija le dice: ‘Soltalo, soltalo, ¿qué hizo?, ¿qué hizo?’. El policía entonces le dice: ‘Salí de acá, ¿no sabés lo que hizo?, ¿no sabés lo qué hizo?’”, relató Carmen, angustiada y entre lágrimas.
A todo esto los gritos de la joven alertaron tanto a los vecinos que salieron a ver qué ocurría como al otro hijo de Carmen y a ella misma, por lo que también acudieron presurosos y confusos al lugar del conflicto. “En eso este policía que era el que más gritaba empuja a mi hija y le dice: ‘Pero vos, mocosa de mierda, qué te pensás, ¿querés que te pegue a vos también?’. No sé cómo explicarlo, estaba sacado ese chico”, expresó Carmen. Ante la cantidad de personas que se congregaban en el lugar el compañero del efectivo denunciado pidió refuerzos y acto seguido llegaron, según Carmen, al menos otros tres móviles.

Violencia sin fin

Cuando la mujer intentó intervenir el policía la increpó “y cuando mi hijo más chico vio que me gritaba vino para ayudarme el (policía) corrió como para pegarle, le tira un puñetazo pero no lo lastimó porque solo lo rozó”. En tanto el segundo efectivo mantenía en el piso a Jonathan, a quien habían esposado. Por otra parte Carmen agrega un dato llamativo al decir que al amigo de su hijo “en ningún momento se lo tocó ni se lo revisó” poniendo de manifiesto que el enseñamiento era con la víctima. Desesperada y ante la posible agresión hacia su otro hijo Carmen insulta a los gritos y desesperada al policía y este se dirige hacia ella.
En ese momento se pregunta a viva voz: “¿Qué esto?, ¿Esto es otro caso Vivas?”, y según Carmen fue allí cuando los policías cambiaron de actitud y los “chicos de los otros móviles policiales retrocedieron y le decían: ‘Calmate, calmate loco, dejá, calmate loco’. Pero no se calmaba y me gritaba, y mi hijo seguía en el suelo”. Luego subieron a Jonathan al móvil “pegándole patadas” y se lo llevaron. Luego de horas de angustia e impotencia el joven le fue devuelto a Carmen, golpeado y encausado por “Resistencia a la autoridad”, es decir aparentemente sin ninguna causa previa al momento de la violenta detención.

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.