Logo diario sur villa constitución

Caso Vivas: Víctor Giometti con prisión preventiva

El viernes se conoció el fallo del Juez de Instrucción Rubén Bissio resolviendo el auto de procesamiento de Víctor Giometti en la causa en la que se investiga el homicidio de David “Poro” Vivas, tal como anticipara Diario EL SUR  y dictó su prisión preventiva ante la posibilidad que intente fugarse dado que la pena que podría caberle es la de prisión perpetua. La resolución del magistrado se funda en “la presunta comisión del delito de Homicidio Doblemente Calificado por el uso de Arma de Fuego y por Abuso de su Función como policía (…) en calidad de autor; convirtiendo en prisión preventiva la detención que viene cumpliendo”, expresa textualmente el escrito de poco más de 5 carillas.
En los considerandos previos indica que “se le imputa a Víctor Giometti el hecho de haber dado muerte a David Eduardo Emanuel Vivas, efectuándole un disparo en la cabeza (la víctima presenta según el acta de levantamiento de cadáver herida de arma de fuego con ingreso en región auricular derecha sin orificio de salida) con su arma reglamentaria”. Si bien el acusado se negó a declarar en sede tribunalicia sí lo había hecho ante sus pares en un interrogatorio sumario que se labró la misma mañana del homicidio en la Comisaría 1ª (1º de septiembre) y en esa oportunidad aseguró que el hecho fue accidental y se produjo cuando “se encontraba en servicio, vestido de civil y circulando a bordo del móvil N° 4492, acompañando al agente Ángel Daniel Giménez”.
Bissio en principio cita la propia declaración de Giometti para luego contrastarla con los resultados de las pericias. Según Giometti el hecho ocurrió cuando intentaba “identificar al ocupante del vehículo marca Ford Taunus color crema dominio UEK-264, quien circulando por calle Entre Ríos dobló hacia la izquierda tomando calle San Martín, el que habría impactado con un vehículo marca Fiat Punto dominio HAM 151 de color rojo que se hallaba estacionado en cercanías de la ochava noroeste de dicha intersección, acercándose Ud. al mismo, con el arma reglamentaria en su mano y lista para disparar, abriendo la puerta del conductor, momento en que éste comienza a dar marcha atrás con el vehículo”.

Coartada caída
Giometti aseguró en su declaración que fue “arrastrado colgado del mismo (el Taunus), para luego terminar en la ochava sur-este, donde logra sacar del vehículo parcialmente el cuerpo de la víctima, tomándolo por el cuello y efectuándole un disparo en la cabeza. Hecho ocurrido, en la esquina de San Martin y Entre Ríos”. De allí en más Bissio señala que está probado por las pericias que “la causa de la muerte es una lesión encefálica provocada por un proyectil de arma de fuego correspondiente a la que tenía asignada el imputado como agente de la fuerza policial”.
Párrafos más adelante el magistrado puntualiza que “la versión de Giometti en sede policial debe desestimarse en lo que de desincriminante pudiera tener. Pues la estimación (hecha por la médico forense que realizó la autopsia) de la distancia (mayor a cincuenta centímetros) en que fue hecho el letal disparo desmerece la coartada del forcejeo como causante de un involuntario disparo”. Para el Juez no hay dudas que fue Giometti el autor de la detonación pese a “los dictámenes negativos sobre los exámenes de dermo-test practicados sobre Giometti, Vivas y Giménez”.
El dermo-test es el que permite hallar rastros de pólvora en las manos de quien disparó un arma. El Juez considera que es posible que Giometti “podría haberse lavado las manos haciendo desaparecer los rastros de pólvora” y que “él detentaba (por notoria legal asignación) el arma desde la que salió el disparo que causó la muerte de Vivas”. Como resultado de las pericias, la situación de Giometti en el lugar del hecho y que de su pistola salió el disparo fatal “se impone”, “el procesamiento (por Homicidio Doblemente Calificado por el uso de Arma de Fuego y por Abuso de su Función como policía -Arts. 79, 41 bis y 80, inciso 9, del Código Penal Argentino-”, remarcó Bissio.

Acto consciente

También destaca un hecho relevante para estimar “El dolo (directo o eventual) requerido por la figura del Homicidio Doblemente Calificado” al entender que “en ese contexto situacional no puede concebirse que Giometti haya actuado con un fin distinto del de matar ni, mucho menos, que no haya reconocido como posible la realización del óbito sin que esa conclusión fuera tomada como referencia para la renuncia de su proyecto de acción”, expresa textualmente el fallo. Es decir que considera que el acusado estaba consciente que podía matar a Vivas y que eso no lo hizo desistir de su accionar.
Finalmente estimó “procedente convertir la detención de Víctor Hugo Giometti en prisión preventiva” porque “los fines del proceso no lucen suficiente y razonablemente asegurados con el imputado en libertad” puesto “que la mayúscula magnitud de la pena en expectativa (la más grave prevista por nuestro ordenamiento penal: prisión perpetua)” podría “excitar el ánimo de fuga del encartado, no avizorándose otra medida menos restrictiva que la prisión preventiva para neutralizar el riesgo procesal que se avizora, en especial, lo relativo a la actuación de la ley penal”. Además “se agrega que aún restan medidas de investigación por diligenciar, no pudiendo ignorar que la libertad del imputado podría entorpecer o dificultar la producción de algunas de ellas”.

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.