Logo diario sur villa constitución

Betiana Arias: “Merece la pena de muerte”

Betiana Arias vivió cuatro jornadas infernales y sólo pudo conseguir cierto alivio sobre la medianoche del  miércoles cuando supo de la detención del asesino de su hija. Previa a ello pasó sus horas declarando en la Policía, en Tribunales ante el Juez de Instrucción Rubén Bissio, organizando marchas, manifestaciones y cortes de ruta.
Hoy por la mañana, enterada que los presos del Penal de la Comisaría 1ª pedían a gritos linchar a Fernando Lencina, se llegó hasta el patio para arengarlos y pedirles que venguen a su hija, aunque el acusado está en una celda aparte.
“Me metí hasta donde estaba la celda y les grité que hagan justicia por mi hija, porque la mató como a un perro el hijo de puta ese”, expresó mordiendo las palabras.
“Fue un poco de descarga, los presos me aplaudían y levantaban los pulgares”, agregó.
 
Alivio y dolor
Con respecto al imputado expresó que “tiene que quedar preso, no tiene que salir, no hay que tenerle lástima porque él a mi hija no le tuvo lástima, sabiendo que él conocía al papá (Miguel Villalba) y a toda su familia porque es de Luzuriaga. Se criaron allí”.
Al tomar conocimiento de la detención “sentí un poco de alivio, pero igual tengo un gran dolor porque a mi hija del cajón no lo saca nadie” y agradeció la labor “de la policía, del juzgado, de la gente que se movió, de los medios”.
Asimismo confió que será juzgado y sentenciado a la pena máxima “porque ya tenía antecedentes el bastardo este. Con más razón, no tiene ni que salir. Merece la pena de muerte, no la pena de muerte; que lo maten como a mi hija, como a un perro”.

Fernando Lencina 
El miércoles por la tarde la Policía detuvo a Fernando Lencina, un remisero de 22 años, quien confesó ser el autor del asesinato de Solange Villalba. Los ribetes escabrosos de este crimen superan todo lo conocido hasta el momento en nuestra zona y las implicancias de la detención de este individuo pueden ir más allá del esclarecimiento de este hecho ya que podría arrojar luz sobre otra muerte violenta que aún es investigada. En ese caso se trata del presunto suicidio, luego descartado como tal, de Iris Gobbi, una mujer con discapacidad que era la madre de la novia de Lencina en aquel momento. Novia que, al igual que Solange, tenía 14 años.
En el caso de Solange las circunstancias que rodean su muerte a manos de Lencina brindan a este un perfil de psicópata sin remordimientos. Al parecer este mantenía una relación con la joven con la que se veía ocasionalmente desde hace varios meses, pero esta situación se habría tornado molesta para el individuo. La noche del crimen se encontraron como otras veces; luego que él la llamara, la esperó cerca de la casa en un Senda verde azulado, dominio AIG 051, que había adquirido poco antes. Fueron hasta el campo de Theobald donde apareció el cuerpo sin vida de la joven. Allí mantuvieron relaciones sexuales y luego discutieron, aparentemente porque Solange se había convertido en una carga para él.

Más información en nuestra edición impresa de mañana y esta noche a partir de las 23 en Cierre de Edición (Canal 4 Cablevisión)
 

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.