Logo diario sur villa constitución

ASAC le empató al Monstruo sobre la hora y la serie quedó abierta

Ramírez pelea por la pelota. Janu fue clave al marcar el segundo gol.

El torneo llegó a su etapa decisiva y cuatro grandes equipos conforman las semifinales. El cronograma marcó que ASAC recibiría a Porvenir Talleres en el primer partido de la serie, y con dos grandes equipos que gozan de un muy buen presente se llevó adelante un encuentro emocionante que terminó con la serie más que abierta.

El Monstruo salió al Gabino con la base de su equipo habitual. Alexis Fernández fue el volante central que sigue jugando por Guerra y Juan Cruz Vega fue en enlace junto a Ramírez y Álvarez en la delantera, ya que Rojo se sigue poniendo a punto. En ASAC, sin Santamaría suspendido y Martínez lesionado, la base de los últimos años y una joven delantera salieron a buscar su lugar en la final.

Pero fue el Monstruo el que arrancó mejor, con el juego que pregona desde hace tiempo y que tan buen resultado le da. Desde el primer minuto, Vega tomó el rol el enlace del equipo y lo hizo de gran manera, ya que a la velocidad y habilidad habitual le sumó más inteligencia y pausa a su juego, creciendo en varios aspectos.

A los 11 minutos ya ganaba el Monstruo. Vega realizó una magnífica jugada individual por el sector izquierdo para hacer los espacios necesarios y habilitar a Rodrigo Álvarez, que con un toque sutil puso la pelota contra el palo más lejano y abrió el marcador. De movida, el Monstruo empezaba a imponer su juego y a ser superior a su rival.

En los minutos siguientes el visitante comenzaba a manejar los ritmos del encuentro, teniendo más la pelota y siendo mucho más claro que su rival. La ventaja pudo haber aumentado a los 25, cuando Álvarez realiza un gran movimiento sin tocar la pelota para habilitar a Mancini tras un buen pase de Vega. El volante se fue sólo y definió suave ante la salida del arquero, que adivinó el palo y contuvo la pelota quedándose con una chance clarísima.

Vega y Álvarez salen festejando la apertura del marcador tras una gran jugada colectiva.

A partir de ese momento, el Picante comenzó a reaccionar y a llegar por los costados, terminando las jugadas generalmente con centros al área que eran poco productivos, salvo por un cabezazo de Edgardo Díaz que se encontró con el palo, generando la chance más clara del conjunto de Santos en la primera mitad. En tanto, pudo haberlo liquidado en varias jugadas el Monstruo, pero el línea vio offside en muchas de ellas.

Sobre el final del primer tiempo, cuando el partido había bajado en intensidad y parecía que el resultado no se movía, Santiago Marquez llegó al fondo y tiró un gran centro para la llegada de Jorge Ramírez, que se impuso en el área y marcó el segundo gol. Gran final del primer tiempo de Porvenir Talleres, que se iba al descanso con un gran resultado que podía empezar a definir la serie.

Sin embargo, el Picante salió a vender cara su derrota. A demostrar que no sería un rival accesible y que iba a luchar hasta el último minuto. Y fue, redoblando su esfuerzo físico y sin tantas ideas, a intentar sorprender a Porvenir Talleres que ganaba con comodidad.

En el séptimo minuto de la segunda mitad llegó el descuento, con un doble cabezazo en el área que Iván Heinzmann terminó mandando al fondo de la red.  Explotó la platea y el plantel del conjunto Picante, que comenzó a sentir que podía revertir la historia o, por lo menos, llegar con más chances a La República.

Heinzmann celebra el descuento, tanto que le dio vida a ASAC en el partido.

Ese envión anímico hizo que ASAC comenzara a ganar metros en el campo de juego, a imponerse en las divididas y a encontrar espacios que antes no sabía aprovechar. Empezaron a llegar remates de media distancia de Solari, Morales y Díaz, pero ninguno generaba peligro. El Monstruo intentaba aprovechar los espacios con contragolpes, pero los ataques ya no tenían tanta intensidad ni generaban demasiado peligro.

El partido comenzó a jugarse lejos de los arcos y el 2 a 1 parecía ser el desenlace del encuentro, pero todo cambió a los 35 minutos del segundo tiempo, cuando Rodrigo Álvarez vio la segunda amonestación en una polémica jugada donde fue arriba a disputar el balón con el arquero y lo toca con la mano. Al caer, el guardameta le pega un golpe sin pelota y comenzaron largas discusiones entre jugadores y cuerpo técnico de ambos equipos.  Finalmente, el jugador de Talleres fue el único que debió retirarse del campo de juego.

Luego de varios minutos con el encuentro detenido, la reanudación dejó siete minutos de agregado que fueron aprovechados por el equipo local, que volvía a tener protagonismo al quedarse con un jugador de más. La embestida fue grande y el Monstruo intentó aguantar.

Pero en la última bola de la tarde, un gran centro de Cristian Morales encontró solo a Leonardo Guerrero en el área, que cruzó el cabezazo y marcó la igualdad, desatando un gran grito de desahogo en todo ASAC. Que ponía las cosas como al principio, que tenía vida y llegará a la República con la serie empatada, algo impensado después de lo transcurrido en el primer tiempo.

Un partido cambiante y un final que pone la historia en su punto más dramático. El Monstruo y ASAC se volverán a ver las caras el domingo en un encuentro que definirá la serie y determinará quién jugará la final del torneo Clausura. El escenario será la República, donde se volverán a vivir muchas emociones. Talleres y ASAC, dos grandes rivales que quieren seguir haciendo historia.

 

Ficha del partido

ASAC                     2             P. Talleres          2
Goles: Ivan Heinzmann, Leonardo Guerrero (ASAC) Rodrigo Álvarez y Jorge Ramírez (PT)
Terna arbitral: Lucas Cavallero, Mauricio Lespinard y Martín Cardoso.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Categorias

Subscribite a nuestro newsletter

Recibi un resumen de las noticias mas importantes y la edición digital.