Pamy Motta se aventura entre el suspenso, el terror y lo fantástico

Pamy Motta se aventura entre el suspenso, el terror y lo fantástico

La escritora oriunda de la vecina localidad de San Nicolás de Los Arroyos, lleva una larga y destacada trayectoria en la literatura, al respecto destacó que “mis cuentos van, casi todos, hacia el suspenso, el terror, lo oscuro, lo fantástico, quizás por influencia de mis autores preferidos o para exorcizar mis miedos”.

En una nueva entrega de la EOS, Escuela de Oficios y Saberes, presentan a Pamy Motta, escritora nicoleña de gran trayectoria, quién inició “nací un 11 de  septiembre de 1941 y comencé a dedicándome de lleno a la escritura formal, en el Taller de Expresión Poética, coordinado por el escritor y profesor Piero de Vicari desde 1993 hasta el 2001″.

“Desde 1994 concurro al Taller de Cuentos “Roberto Arlt”, coordinado por el mismo escritor antes mencionado”, continuó y luego comentó que “colaboré con publicaciones en diarios de San Nicolás y en la revista bimestral “La Tribu”. Participé en diversas Antologías en distintas ciudades”.

En tanto confirmó que “obtuve premios en poesía y cuentos, en certámenes literarios de Rosario, Capitán Sarmiento, San Nicolás y Ramallo. Integré el Quinto Volumen de la colección “Literatura de las Américas” de la Editorial digital EOS VILLA “Bitácora de Cielos”.

Pamy y sus géneros literarios

La escritora señaló que “mis cuentos van, casi todos, hacia el suspenso, el terror, lo oscuro, lo fantástico, quizás por influencia de mis autores preferidos o para exorcizar mis miedos”.

Por otra parte contó “soy Maestra Normal Nacional y con diversos cursos me especialicé en Lengua. He concurrido y concurro a talleres porque entiendo que, uno trae algo consigo pero, ese algo debe desarrollarse y siempre se necesita la palabra del otro, sea coordinador o compañeros de Taller para, mediante las críticas constructivas, uno pueda seguir creciendo  para buscar nuevas formas que sean atrayentes al lector”. 

Desde otra perspectiva contó que “no tengo cantidad de horas fijas para dedicarle a la escritura. Cada cuento tiene un tiempo y le dedico el que sea necesario hasta que pongo el punto final”.

Pamy Motta a la hora de escribir

“Con respecto a la inspiración no sé si llamarle “inspiración”; sé que cuando tengo un tema, empieza a darme vueltas y más vueltas en la cabeza como si una vocecita susurrara palabras que luego se vuelcan al papel”, expresó.

“Mientras que a la hoja en blanco le temo un poco. Es terrible verla delante tuyo y que no se te ocurra como empezar a llenarla, hasta que una palabra, un sonido, un perfume, un objeto produce el chispazo necesario y las ideas fluyan”, manifestó.

Al respecto declaró “casi todos mis cuentos surgen de las consignas del Taller de los jueves. Al tema lo pienso y repienso dos o tres días. Me gusta empezar a escribir el domingo por la tarde y de ser posible finalizar el cuento el día lunes. Escribo en cuaderno, no puedo hacerlo directo en la computadora. Eso sí, después lo paso al Word para comenzar la ardua tarea de corregir, corregir, corregir. Cuando no tengo Taller, es raro que escriba, me reconozco un poquitín haragana. Esto no quiere decir que no tenga cuentos extra-taller”.

La escritora y sus influencias

“Creo que tengo influencias de Bécquer con sus Leyendas; de Emilio Salgari; Bram Stoker; Mary Shelley; Edgar Allan Poe; Ray Bradbury; Lovecraf; Agatha Christie; Horacio Quiroga; Cortázar; Borges; Stevenson; Stephen King”, enumeró. 

Luego explicó “estos escritores acrecentaron mi imaginación, desarrollaron en mí el gusto por las aventuras, lo macabro, lo misterioso, lo oculto, lo fantástico. No hay nada más maravilloso que la adrenalina que se siente al escribir un cuento de terror”.

“Para mis cuentos tomo nota de la realidad e investigo”, detalló y agregó “recuerdo que debí hacer un cuento que transcurría en un lupanar, me llevó varios días de investigación. Otras veces son las noticias actuales que te conmocionan tanto que surge la idea de un cuento. No soy de planificar. Las pienso, las dejo fluir. Tanto es así que, a veces, tengo el final de la historia, o sea sé cómo quiero que termine, sin tener aún idea de cómo comenzarla”.

Pamy Motta y el futuro

“En el futuro pienso seguir creciendo mediante el Taller literario y, si se puede y la vida me alcanza, publicar otro libro, Siempre estaré agradecida a Piero por sus consejos, su generosidad que hicieron de mí lo que ahora soy y a mis compañeros de Taller por sus valiosos aportes”, culminó la escritora.

Redacción Diario EL SUR

A %d blogueros les gusta esto: