El “Rosedal por la Vida” cumple 22 años y como cada año renovarán rosales

El “Rosedal por la Vida” cumple 22 años y como cada año renovarán rosales

El 21 de agosto se conmemorará un nuevo aniversario del “Rosedal por la Vida” ubicado en la plaza de la Cooperación. El próximo domingo el rosedal cumple 22 años, recordando que cada rosal representa una vida perdida en un siniestro vial y que este espacio está dedicado a la memoria de las víctimas. Asimismo, es un lugar de encuentro y reflexión de familiares y amigos de los fallecidos.

Para este nuevo aniversario el grupo de padres organizó la tradicional actividad que como cada año en esta fecha se reúnen para renovar los rosales faltantes, reemplazar plantas secas y embellecer el lugar.

La convocatoria es a partir de las 15.30. “Es una hora ideal para reunirnos y aprovechar la tarde”, señaló Mirta Pellerino y explicó que las reuniones de padres y madres que conforman el grupo del rosedal ya no se realizan con tanta frecuencia como lo fue en un principio.

“Primero porque muchos de los padres ya no están con nosotros, ya están con sus hijos. Los papás que estuvimos en la parte inaugural somos cada vez menos y también tenemos 22 años más. Si tenemos diálogos telefónicos. Pero lo que si hacemos siempre es ponernos en contacto para organizar cada aniversario que es la fecha clave en la que nos queremos reunir”, explicó.

Asimismo, confesó que: “cada uno de nosotros, si pasa por ahí y tiene un ratito, vamos, nos sentamos miramos como están los rosales, pero la reunión central sólo en la fecha clave”.

La convocatoria es para todas las personas que han perdido un familiar en un accidente vial. Ese día pueden llevar una planta de rosas. “Allí el que quiera, puede tener la oportunidad de plantar su rosal, o bien puede enviarlo y nosotros lo vamos a plantar con el mismo amor y el mismo respeto de siempre”, aseguró.

 

Un espacio reconocido y respetado

El “Rosedal por la Vida” es un lugar reconocido y respetado por toda la comunidad local. Al respecto Pellerino añadió: “creo que nuestro objetivo era ese. Lo prioritario era recordar a nuestros hijos, como siempre lo decimos, robarle un poco de vida a la propia muerte con cada pimpollo que florece, y que además de que sea un lugar de referencia, que sea un lugar de advertencia, para aquellos jóvenes, o no tan jóvenes, que muchas veces se olvidan de la importancia de cuidar la vida a partir de la conducción de motos, de automóviles. Que sea un lugar de recuerdo por los que ya no están y de ejemplo porque no queremos más rosales con nombres nuevos”.

Redacción Diario EL SUR

A %d blogueros les gusta esto: