Néstor Marinozzi y el proyecto «La Sin Sol»

En una nueva entrega la Eos Villa, Escuela de Oficios y Saberes, presenta a Néstor Marinozzi, docente, escritor, ajedrecista, quien se explayó acerca de su trabajo como escritor e hizo hincapié en su nuevo proyecto dentro del ámbito de la música.

NÉSTOR MARINOZZI APUESTA POR SU FACETA MUSICAL JUNTO A LORENA SÁNCHEZ MEDIANTE “LA SIN SOL”.

El artista comenzó describiendo que “La Sin Sol es un proyecto musical abierto, que por el momento lo integran Lorena Sánchez y Néstor Marinozzi, con la expectativa de incorporar otros músicos”. Cabe señalar que Lorena es docente de la Escuela Nº 1158 y proviene de una familia de músicos de Rosario.

Al respecto Marinozzi  comentó “hoy ambos compartimos la vida en nuestra ciudad. Nos proponemos hacer música de la tierra, dándole voz a composiciones folklóricas que ponen de relieve las raíces y vivencias del mestizo pueblo argentino, y por supuesto creando nuestras propias canciones”.

Mientras que declaró que “el nombre La Sin Sol proviene de una expresión de la chacarera “Salamanqueando pa mí”, de Raúl Carnota, uno de los referentes del grupo”.

 

Néstor y la literatura

En otro orden para conocer en profundidad más sobre el escritor, Néstor fue consultado acerca de cómo firma sus trabajos literarios, a lo que respondió que “uso mi nombre. Aunque en mi blog empecé y sigo con “el oso”.

Mientras que, declaró que “nací, viví y vivo en Villa Constitución. En el secundario hice mis primeros intentos por escribir, pero la profe me verdugueaba cuando me hacía el literario y me acobardé durante un tiempo”.

Sin embargo, “ahora escribo cuentos breves, poemas y recreaciones de la vida de algunos personajes ignotos, pero que juzgo valiosos”, afirmó el artista. Aunque paralelamente anunció “hoy estoy escribiendo una novela, que espero terminar este año o el siguiente”.

“Con respecto a la literatura, no tengo ninguna formación académica ni participé de talleres literarios” confesó y añadió “le dedico muy poco tiempo a escribir y siempre espero hacerme un huequito para ponerme un rato”.

 

La inspiración y sus influencias

En tanto profundizó “no sé bien qué es la inspiración, pero a veces me agarra un envión y le doy con todo y otras no me sale nada; la hoja en blanco no me asusta para nada. Se me ocurre que más bien la hoja en blanco teme lo que puedo llegar a escribir”. 

Dentro de este marco, comentó “escribo cuando puedo sentarme sereno a hacerlo. Aunque también puedo obligarme y no me faltan palabras, reconozco que claramente soy menos peor con el lenguaje escrito que con el oral”.

Por otra parte, manifestó “me gustan mucho las novelas de Umberto Eco, admiro la genialidad de Borges entre tantos geniales. Entre los locales, sostengo que el Ernesto Parrilla es el escritor más grande que ha dado este rincón del mundo. Y trato de afanarles a todos, a veces intento (vanamente) copiar estilos: escribir un poema intrincado o con referencias pretendidamente eruditas a lo Borges, por ejemplo”.

 

Marinozzi y la realidad

Ante la pregunta de si la realidad influye en su trabajo, Néstor afirmó “todo me sirve. La realidad es la materia prima, pero me gusta investigar, sobre todo para no pifiar referencias o curiosidades históricas, que me atraen y suelo incorporar a mis relatos”. 

“Arranco con una idea difusa y la voy amasando”, expresó y remató “si esperara a tener la idea completa no lograría escribir nada”.

En este sentido confesó “por ahí reescribo oraciones o párrafos, sobre todo con el propósito de jugar con la interpretación de los lectores”. Pero  confirmó que “por lo general no pienso en un tipo de lector, pero sí juego escribiendo con distintas coloraciones: coloquial (hasta tosco), erudito, filosófico, humorístico”.

 

Publicaciones del autor

“Tengo algunas obras en papel, siempre en revistas, antologías, congresos o compilaciones; no me desvela editar, aunque alguna vez me gustaría”, confesó y  aclaró que “lo mío es personal y desde hace unos 15 años lo voy publicando en mi blog “Los apuntes del oso”.

Por ende ahondó “sobre las publicaciones en papel o electrónicas, pienso que ambas opciones son válidas. Por ahora, soy muy vago como para andar preparando el material con la dedicación suficiente, aunque tengo para rellenar varios mamotretos”.

En esta línea se sinceró “desconozco por completo cómo se promocionan las obras literarias, pero me parece muy importante, un aporte como el de ustedes (EOS) en la difusión. Llega a muchísimas personas material de altísima calidad. Cuando sea grande quiero ser escritor. Y tal vez publicar mi novela aún inconclusa”, bromeó.

A la pregunta de si se puede vivir de la literatura, Néstor nos respondió: “Solo unos pocos. Como dice Ana María Shua: si alguien quiere escribir, tiene que buscar trabajo, de la literatura es muy difícil que se pueda vivir”.

A %d blogueros les gusta esto: