Ignacio Villanueva y el Fantasma de la Luna

El docente y escritor habló sobre su trayectoria y su flamante novela “El fantasma de la Luna”. Además, profundizó acerca de sus publicaciones en varias antologías a nivel zonal, provincial y nacional, tanto en papel como online.

“TAL VEZ LO ORIGINAL ESTÉ EN LA FORMA EN QUE SE DICE LO QUE SE QUIERE DECIR”, MANIFESTÓ IGNACIO VILLANUEVA

La Eos Villa presenta a Ignacio Villanueva, docente y escritor de la Asociación de  Escritores Nicoleños (AEN), autor de “La Vergüenza Instalada” Editada por ATHAL y premiada con Faja De Honor 2016 de la AEN.

Mientras que, su primera novela “El Fantasma de la Luna” fue editada por Ruinas Circulares en 2021, su 1ra Edición y durante 2022 la 2da Edición, ambas agotadas. Cabe señalar que, actualmente forma parte de la Comisión Directiva de AEN.

El Fantasma de la Luna es una novela estructurada en 21 capítulos con 204 páginas. Con los recuerdos de una patria sin gloria, el amparo en la nostalgia y el cuerpo ajeno como territorio a conquistar son los reflejos de esta luna opaca que cae sobre el océano.

El relato, colmado de detalles e imágenes que focalizan la atención en la rareza que tiñe lo cotidiano cuando se intenta describirlo, posee, casi en oposición, una manera vertiginosa de presentar la historia familiar de tres generaciones.

Las épocas, los personajes y sus acciones se ubican en un orden temporal trazado estratégicamente por el autor. A su vez, se mantiene un diálogo con los sucesos argentinos que se dieron desde el proceso inmigratorio de principios del siglo XX hasta la crisis socio-política del 2001.

 

Consagrarse como novelista

“Creo que consagrarse sería que los lectores/as hablen de la obra y no de mí. Que la historia abra debates, que se pueda reflexionar, recordar, añorar, discutir, disentir, criticar, recomendar por sí sola sin intervención del autor”, expresó Villanueva.

Por otra parte, opinó “con respecto a las recetas, creo que hay muchas. Los autores que se dedican a investigar son muchos, y no solo en novela, sino en cuentos y poesías. Pero más allá de los recetarios, muchas veces necesarios para el armado de ese esqueleto estructurante que debe tener un texto para llegar a ser considerado novela, hay un escritor/a que debe darle su toque personal”.

 

La complejidad de una novela

“A estas alturas de las circunstancias donde casi todo ha sido escrito desde distintas miradas y enfoques, tal vez lo original esté en la forma en que se dice lo que se quiere decir”, manifestó.

Luego puntualizó “en mi caso comienzo con una historia que quiero contar, luego el armado de perfiles de los personajes ya que en la mayoría de los casos baso mis historias en ellos, posteriormente el escenario en el que los personajes se deberán mover. Investigo épocas, tipos de construcciones espacio y tiempo, hechos históricos, etc. y finalmente comienzo con el armado del rompecabezas”. 

 

En este sentido enumeró “métodos prospectivos y retrospectivos, voz del narrador/es, para terminar con un desenlace que impacte al lector. Todo lleva mucho tiempo donde a la ansiedad hay que guardarla bajo llave por algún tiempo”.

“La última novela tuvo su origen hace diez años, tuvo doce correcciones y siete pruebas de galera antes de ser publicada. La etapa de corrección es fundamental y agotadora. Por otra parte, tengo cuatro borradores de novelas que están en distintos estadíos de escritura algunas y otras de corrección. Y una más está concursando a nivel internacional. También un borrador para un libro de cuentos que están siendo trabajados en forma individual”, detalló.

 

+ INFO 

Blog: Igvilla-literatura.blogspot.com

Facebook: IgVilla

Instagram: @oivillanueva

Mail: igvilla64@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: