Denuncia contra el Hospital

Padres de un niño recientemente intervenido quirúrgicamente aseguraron que sufrieron destrato y falta de atención en la guardia médica del Samco local. Afirman haber esperado más de 3 horas que un pediatra atienda a su hijo con 40º de fiebre, quien también padece de epilepsia.

David Sosa y Brenda López denuncian públicamente al Hospital Samco “Dr. Juan Milich” aseverando haber sufrido falta de atención, e incluso destrato del personal administrativo.  También suman al reclamo, la nula disposición ante las emergencias del centro médico Rivadavia. Por ende, reclaman calidad de atención médica en la ciudad cabecera del Departamento, y decisión política para garantizar el derecho básico a la salud.

El desencadenante fue la última visita que realizaron a la guardia médica del Hospital ante un grave cuadro febril de su hijo, quien ya alcanzaba los 40º y podría agravarse por la epilepsia. Cabe destacar que, el niño había sido intervenido quirúrgicamente, por lo que necesitaba una rápida atención médica y los recaudos de higiene correspondientes a una operación.

David Sosa relató: “Cuando llegamos a la Guardia, lamentablemente, la recepcionista no se encontraba en el lugar, golpeamos una, dos y tres veces ante la urgencia de que no empiece con una crisis convulsiva”.

Larga espera

Incluso declaró “me tomé el atrevimiento de pasar hacia el otro lado, donde vi a la recepcionista hablando con las enfermeras y la médica que estaba en el pasillo, por lo que pedí que por favor me lo atendieran porque realmente era una urgencia”.

“Lo hicieron pasar”, afirmó y continuó “pero lamentablemente el disgusto fue mucho más grande porque estuvo 3 horas sentado upa de su mamá a la falta de cama, a la falta de atención del profesional, a la falta del acompañamiento del médico”, criticó Sosa.

Sin embargo, reflexionó “las cosas podrían haber sido mejor, sin ninguna duda, porque siempre nos hemos sentido bien atendidos, bien acompañados. Pero este no fue el caso y no es la primera vez que sucede, por eso llegamos a esta medida de poder sacarlo públicamente y que se conozcan las cosas a la ciudad”.

Guardia saturada

Respecto a la situación Sosa describió “pasadas ni siquiera 24 horas de una operación,  estábamos en un hall de guardia con muchísima gente; la guardia completamente saturada, los médicos haciendo un break fumando un cigarrillo en el patio del Hospital, cuando la Guardia abocaba a las urgencias”.

“No solamente se encontraba Dante con una discapacidad, sino que también había más chicos con discapacidad en el hall y no estaban siendo atendidos, por ende no estaban dando las respuestas que la ciudadanía se merece”, denunció.

Por su parte, Brenda López contó “me levanté y me fui, o sea, el profesional llegó solamente a medirle la temperatura. Yo le decía; el nene sigue volando de fiebre. Si hasta ahora no convulsionó es porque está tomando un diazepam intra febril”.

 “El Rivadavia no nos atiende”

Al ser consultada por la cobertura de obra social, López contó que “tienen Iapos y ya nos ha pasado que no hemos dirigido al Sanatorio Rivadavia donde no hemos recibido la atención directamente; nos ha pasado estar con el nene convulsionando en ambulancia y tener que volvernos en el camino porque el Rivadavia no nos ha querido abrir las puertas, por eso nos dirigimos al hospital de Villa Constitución porque es lo que tenemos como primer recurso”.

A %d blogueros les gusta esto: