Ernesto Parrilla: “Para escribir hay que leer mucho”

El talentosísimo escritor villense, se adentró exhaustivamente sobre el nacimiento de su pasión por la escritura, y más precisamente, por la ficción. En tanto, describió su formación y contó sobre su paso por los medios como periodista.

“Y SIEMPRE HAY PROYECTOS COMENZADOS QUE UNO DESCONOCE CUÁNDO SALDRÁN A LA LUZ», AFIRMÓ PARRILLA. FOTO: GENTILEZA DE MATÍAS GARCÍA.

En un nuevo ciclo, la Escuela de Oficios y Saberes junto con Ana Boulán, directora del Proyecto «La EOS y los Hacedores de Cultura», presentan en esta oportunidad a Ernesto Parrilla, quien inició de esta manera; «…muchas veces he firmado como Netomancia, que es el nombre del blog literario en el que publico la gran mayoría de mis escritos desde el año 2004»

Sin embargo, el reconocido y talentoso hacedor de cultura villense declaró “a veces me cuesta definirme como escritor, porque no vivo de la escritura ni para la escritura. Durante muchos años trabajé como periodista, eso fue lo que estudié en mi juventud. Pero lo dejé, porque me decepcionó mucho el medio, los manejos, el entorno”.

“Luego estudié algunos años Letras, y más cerca en el tiempo hice estudios de Políticas Culturales y Gestión Cultural”, contó y seguidamente continuó “en los últimos años, además de la escritura, aporté desde la gestión, siendo parte de Villa Viñetas, agrupación cultural sin fines de lucro con la que hemos organizado eventos muy grandes, dictado talleres en diversas ciudades e incluso armado muestras”.

En este sentido afirmó que “también estoy en el mundo editorial, en este caso de la historieta, como parte desde hace cuatro años de Loco Rabia Editora».

 

Ernesto y sus comienzos

Al respecto Parrilla confesó “siempre fui de leer mucho, ya a los nueve o diez años, leí a Jack London, Julio Verne, Mafalda de Quino y cualquier libro de ficción que cayera en mis manos. Mi mamá era bibliotecaria, en casa siempre había libros…  y con el tiempo fue la lectura lo que me llevó a escribir”.

En esta línea prosiguió “mis primeros intentos fueron desde muy chico, con textos que se perdieron vaya a saber cuándo y luego, con mayor continuidad, tras dejar el periodismo”. En este marco, es que declaró “sentía que quería escribir, ponerme a contar historias. Y supe que podía hacerlo”. Por eso, puntualizó “en el año 2004 empecé a publicar lo que escribía y desde entonces lo hago con cierta asiduidad”.

 

Por otra parte, aclaró “en lo literario, en la escritura, lo que aprendí fue leyendo”, reiteró y añadió “para escribir hay que leer mucho. Para escribir bien, hay que leer mucho más. Y practicar, sentarse, usar la imaginación. No se escribe bien del día a la noche. Ni siquiera después de casi veinte años de hacerlo. Es un aprendizaje diario, renglón a renglón».

 

 La producción literaria y sus destinatarios

Adentrándose en lo intimo de su arte, Parrilla contó «escribo en principio para mí, para plasmar una idea que me ronda, para volcar en lo literario algo que quiero contar. Y trato que eso me guste. Si no me gusta a mi, que soy el primer lector, no lo publico. Porque luego, cuando ya está publicado, lo que escribí ya deja de ser mío. Es del lector, que lo reinterpreta desde su propio contexto”. 

“De manera inconsciente uno se influencia de lo que le gusta”, manifestó y agregó “por más que se intente tener un estilo propio, las influencias son imposibles de evitar. Al fin de cuentas, es lo que a uno le dieron el impulso a escribir”. 

 

Inspiración y ritual

Respecto a la producción develó “miro a mi alrededor. No hay manera de contar ficción sin mirar a nuestro alrededor. A veces es más implícito, otras no”.

“Pero por más que use la imaginación, la misma se nutre de la realidad y las deformaciones o construcciones que hacemos de ella”, señaló y continuó “escribo ficción. Ya sea como cuento, microcuento, novela o un guión. Me gusta lo inesperado, lo absurdo, el policial, el misterio, lo sobrenatural, pero también contar cosas cotidianas, situaciones que nos pueden ser familiares a todos, pero siempre desde la ficción». 

Desde esta perspectiva, precisó “según lo que tome como inspiración. A veces es una idea, otras una palabra y otras, empezar a escribir una oración. El relato, los personajes, muchas veces son los que conducen la mano del escritor. Algunas historias ya están narradas en alguna parte y solo las volcamos en el papel al escuchar muy dentro de uno”. 

“En lo que no creo es en la página en blanco, eso no existe”, enfatizó y luego expresó “si tenemos algo que contar, de alguna manera, va a salir». 

 

Vivir de la actividad cultural

Al respecto precisó que “si se puede, seguramente. Quizá soltando muchas otras cosas que uno considera necesarias para sobrevivir y aventurarse para intentarlo. No es fácil, claro. No lo he hecho, y escribo porque me gusta, por placer, para no acallar la voz que quiere seguir narrando historias”.

“Nunca escribí tan poco como en estos tiempos. Pero es porque tengo otras cosas en la cabeza. Una familia, una hija. Otras responsabilidades”, confesó y luego exteriorizó “llegará el momento en el que pueda organizarme y retomar un ritmo de escritura”.

“No obstante, nunca publiqué tanto en papel como ahora: una historieta en la antología para niños ZAP de Pi Ediciones (dibujada por Sole Romano), un libro de historietas para niños con dibujos de Nacho Yunis llamado Los Angirû editado por Rabdomantes Ediciones y El último día: Crónicas del fin del mundo sin pistacho, un libro de microcuentos ilustrados por Caio Di Lorenzo y publicado por Los Aspirantes Ediciones y Loco Rabia. Y en breve se viene la segunda parte de Los Angirû. Y siempre hay proyectos comenzados que uno desconoce cuándo saldrán a la luz. Pero están y eso es siempre una alegría».

 

+ INFO

Email: escueladeoficiosysaberes@gmail.com

Facebook: Eos Villa

Comentarios:

Lo más leído

1 Un joven murió electrocutado 2 Comerciante villense falleció en un siniestro vial en Bigand 3 Fiesta clandestina y alcoholizado 4 Detuvieron dos hombres por distintos casos de abuso sexual 5 Masiva manifestación exigiendo la detención de un presunto abusador
A %d blogueros les gusta esto: