Di Libero y un sueño hecho realidad

El villense Agustín Di Libero se encuentra jugando en Volturnia Calcio, de la quinta división del fútbol italiano. Luchó mucho para conseguirlo e invita a los jóvenes a no bajar sus brazos.

El villense con la camiseta de su actual equipo: Volturnia Calcio.

Pocos días atrás, Agustín Di Libero festejó su cumpleaños número 23 en Italia. En sus redes sociales posteó agradeciendo a quienes lo acompañaron en su día: “Personas que hace meses eran desconocidas, hoy se convirtieron en una segunda familia. Gracias por haber hecho este día algo increíble”.

El joven delantero villense defiende los colores del Volturnia Calcio, perteneciente a la quinta división del fútbol italiano. Hace un mes que llegó a la institución y un día más tarde de haber firmado su contrato, el entrenador lo colocó como titular. Es por ello que Di Libero reside en un pueblo llamado Colli a Volturno, en la provincia de Isernia. 

Cabe destacar que previamente, Di Libero estuvo radicado en la ciudad de Campobasso, capital de la región de Molise, situada a unos 180km al sur de Roma. Allí jugó en un club de promociones, una categoría menor a la actual, en los primeros tres meses de su llegada a Italia. La institución era el A.S.D. Baranello.

Sin embargo, el camino hacia Europa, fue muy duro para el villense y a corazón abierto, deja su mensaje para que otros jóvenes se animen a perseguir sus sueños. “La idea del viaje empezó cuando me di cuenta que en Argentina, el sistema del fútbol, te dice que si no debutaste en Primera a los 20 años, te tenés que dedicar a otra cosa”, comenzó Agustín.

Di Libero jugó mucho tiempo en la Liga Regional del Sud, más precisamente de más pequeño en Riberas del Paraná, Academia Duchini y Central Argentino de Fighiera, y en todas las instituciones se desempeñó como delantero o mediocampista.

Posteriormente, trató de dar el salto a clubes más relevantes en el país, pero no pudo ser y así lo detalla: “Si bien había pasado por clubes como Douglas Haig de Pergamino, San Martín de San Juan, Central Córdoba de Rosario, se veía de lejos la posibilidad de jugar profesionalmente. De hecho en el último tiempo casi no tenía minutos”.

Pero la perseverancia y el anhelo por su sueño, triunfó. “El sueño siempre se mantuvo intacto pero la lucidez de entender el sistema del fútbol en Argentina, me dio esta posibilidad de estar en Italia. Un proceso de dos años y medio, arriesgando mucho y planificando todo”.

Di Libero manifestó que su viaje a Italia fue decisión suya con un objetivo: jugar y vivir del fútbol. Por lo tanto, peleó por conseguirlo: “Necesité hacerme los recursos, ahorrar para poder hacer el viaje. Entrenaba en Argentina pero con la mente en que me iba a Italia”. 

La pandemia y principalmente el aislamiento que llegó de la mano, fue un click en su vida. “Ya tenía poca participación en los clubes que detallé, llegó la pandemia y dejé de representar a una institución. Sin embargo, entrené mucho tiempo solo doble turno, persiguiendo el sueño”.

Por su parte, cuando el fútbol reactiva sus actividades, Di Libero juega seis meses en Unión de Arroyo Seco y en julio de 2021, concretó su viaje a Italia: “Fue muy loco porque yo venía con mucho desgaste mental de entrenar tanto tiempo solo. Pero cuando uno tiene un sueño claro y trabaja en pos de él, es posible lograrlo. Y más con la ayuda de Dios.” 

El villense pone a Dios y la religión como un eslabón clave en su vida: “Le pedí a Dios que me saque el fútbol si no era lo mío. Pero acostado, haciendo la oración, casi desbastado,  otro día aparece una persona sin conocerme, y me dice que Él me iba a abrir una puerta grande en Europa”

“Llegué a Italia con la certeza que las cosas se iban a dar. Mi sueño estaba cumplido y debía defenderlo. Busqué club allí en el Viejo Continente y llamando por todos lados, sabiendo poco el idioma. Empecé en un club de promociones, de sexta división y en diciembre firmé para el Volturnia Calcio y en este momento estamos ilusionados porque en poco tiempo iniciamos la segunda parte del año”.

Asimismo, Di Libero detalló su rutina: “Un día normal en Italia es muy loco. Me siento como en mi casa, se entrena de tarde por lo que a la mañana, trabajo en una empresa muy parecida a la que yo laburaba en Argentina. Una vez que regreso del entrenamiento, cenar y dormir para tener las pilas necesarias para encarar el próximo día”. 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Un joven murió electrocutado 2 Comerciante villense falleció en un siniestro vial en Bigand 3 Fiesta clandestina y alcoholizado 4 Detuvieron dos hombres por distintos casos de abuso sexual 5 Masiva manifestación exigiendo la detención de un presunto abusador
A %d blogueros les gusta esto: