Quince años de Atlético Empalme

Quince años de Atlético Empalme

Fue una tarde noche mágica, de despliegue de técnica, progresos y emociones compartidas entre alumnas, padres y profesoras.
La jornada fue dinámica, divertida comenzando con el desfile de los diferentes niveles de la escuela con las más pequeñas del jardín (3 a 5 años), escuela competitiva y nivel federadas junto a las entrenadoras Luna, Florencia Ponce y Gabriela Lualdi.
Luego se sumó Virginia Grossi, quien desde mitad de año está afectada a otras tareas pero sentimentalmente sigue siendo parte del elenco.
Fue un año de cambios, de metamorfosis a la que lleva la misma evolución sumándose profesoras y redividiéndose las tareas.
La exhibición tuvo a las chiquitas del nivel jardín protagonizando el primer número al ritmo del infaltable “baile del caballo” demostrando también lo aprendido en suelo y rampas, con roll hacia adelante, elementos básicos y saltos de precisión adecuados a su edad como parte del avance del año.
Las chicas del nivel escuela también pasaron por paralelas, salto y suelo adecuándose paulatinamente a todos los aparatos, mientras que las federadas también sumaron viga a sus rutinas, a cargo de Lualdi, de coreografías variadas con mucha metodología.
Fue una noche de diferentes demostraciones pero también con tiempo a los reconocimientos.
Sobre el final, los padres dieron lectura a una carta que expresó todo lo vivido y sentido por ellos, desde su lugar, en cuanto a todo lo ocurrido durante el 2012.
Y luego llegó el momento de los reconocimientos. Uno de ellos fue a mejor compañera, también la más divertida y la asistencia de cada nivel.
Como mejores compañeros fueron elegidas Isabella Hernández en jardín, Agustina Vigouroux en escuela de competencia y Valentina Manavella en federadas.
Por su asistencia se llevaron premios Mía Recchioni en jardín, Agustina Vergara en escuela competitiva y Sofía Gómez en federadas.
Mientras que las más divertidas, todo de acuerdo al voto de las alumnas, fueron Victoria Tugores en jardín, Lucía Giardiná en escuela competitiva y Milagros Godoy en federadas.
Los premios fueron tazas con el logo de la gimnasia artística estampado más lapiceras con formas.

Año de emociones
Así lo definió la entrenadora Verónica Luna, emocionada por finalizar la decimoquinta temporada de una escuela que ella formó: “Esto me ha dado grandes satisfacciones, desde el ‘98 cuando presentamos el proyecto con Alejandra Gaede, en el 2001 cuando se sumó Virginia Grossi hasta hoy, con las nuevas entrenadoras y contando siempre con el apoyo incondicional de mucha gente y sobre todo de mi familia”; destacó.
Quince años transcurrieron y “creo que la zona comenzó a tener vidriera de alto nivel en gimnasia a través de Atlético Empalme, porque comenzamos a darle una difusión muy importante al ser el primer club que se federaba e iba a Provinciales y Nacionales, con podios. Eso contagió a otras escuelas a hacer lo mismo, le pusimos color y nivel a la zona y de eso me siento totalmente orgullosa. Hemos ayudado a que se concreten los proyectos de otras escuelas y todo el balance es súper positivo”; sentenció con vehemencia.
Por supuesto que en momentos así, afortunadamente, hay agradecimientos que destacar. Luna recordó a “el club desde su diferentes presidentes como Fabián Castelli, Ramiro Primucci y José Borré, a todas las familias que pasaron por aquí ya que se mantiene el vínculo aunque las chicas no sigan, y a la Comuna de Empalme que siempre estuvo presente con su ayuda”.
Los entrenamientos siguen en todas las categorías hasta el viernes 21 de diciembre cuando se realice la fiesta de colores continuando con una pijamada, y allí sí descansar por este año hasta mediados de enero, cuando regresen de a poco los entrenamientos con varias nenas de escuela proyectadas a federarse.
Para Luna este ha sido un año difícil. A veces las cuestiones personales se mezclan con las laborales porque tienen que ver con nuestra esencia, la que nos acompaña en todo lo que hacemos porque nos formaron, pero más allá de esto, “de haber perdido a mis dos seres más queridos en cinco meses, yo sigo adelante con mucha pasión por la gimnasia como ellos hubiesen querido, porque siempre estuvieron en esto conmigo”; finalizó la entrenadora.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: