Desmienten la denuncia sobre un ataque con escopeta en Las Chapitas

Desmienten la denuncia sobre un ataque con escopeta en Las Chapitas

Familiares del hombre aprehendido la semana pasada negaron enfáticamente los dichos del denunciante y aseguraron que, por el contrario, son víctimas permanentes de robos y hostigamientos.

Tras hacerse pública la detención Rubén V., acusado por Marcelo F. de haber disparado contra su casa sin motivo alguno con una escopeta de dos caños, familiares del detenido salieron a desmentir la denuncia y brindaron su versión de lo sucedido. En principio aclararon que ningún miembro de la familia posee armas de fuego, ni siquiera Rubén V. Esto se condice con el resultado negativo de los allanamientos realizados por la Agencia de Investigación Criminal (AIC), puesto que en ninguno de los procedimientos efectuados se encontró la escopeta ni ninguna otra arma.

Contradiciendo los dichos de Marcelo F., quien aseguró que Rubén V., “Sin mediar palabra, con una escopeta calibre 16, de doble caño, comienza a efectuar disparos contra la propiedad”, los familiares del denunciado afirmaron que eso es totalmente falso, dado que no existe tal escopeta y por el contrario, fue Marcelo F. quien atacó a Rubén V. y le destrozó la bicicleta, para luego inventar la historia de los escopetazos. Asimismo, señalaron que constantes los robos que lleva a cabo este individuo. 

“Nosotros somos gente humilde que criamos animales en nuestro campo. Tenemos miedo porque esta persona vive robando en toda la zona”, manifestaron. “Es una persona con antecedentes y todos le tienen miedo”, agregaron. “A el no le hacen nada y a nosotros nos allanaron nuestras casas”, se quejaron en referencia a la búsqueda de la supuesta escopeta de Rubén V. “No tenemos armas, cada vez que pasa algo llamamos a la Policía. Vivimos llamado a la Policía”, remarcaron. 

Por otra parte, ayer estaban a la espera que Rubén V. recuperara su libertad, pero temían las represalias por parte de Marcelo F. “Encima si llueve, acá es todo barro y la Policía no puede entrar”, lamentaron y reiteraron que son gente de trabajo que solo quiere “vivir en paz” y preservar lo poco que poseen.

Redacción Diario EL SUR