Muestra de cerámicas en el Credicoop

Muestra de cerámicas en el Credicoop

“Mujeres de fuego” es el nombre que lleva la nueva muestra de arte que exhibe el Banco Credicoop en el espacio de exposiciones que es coordinado por la reconocida artista villense Carina Aubert. Se trata de una seria de escultura de cerámica de las artistas Patricia Rodríguez y Beatriz Laner, la cual podrán visitar en las instalaciones de la entidad bancaria de lunes a viernes desde las 8.15 hasta las 13.15.

Respecto a lo que encontraremos en la muestra señalaron que “arcilla, hierro, vidrio, madera, son los elementos que componen estas obras y amalgama de bruñidos, texturas, óxidos y esmaltes que dan forma a cada una y expresan la esencia de cada Mujer elegida, mujeres populares que dejaron su impronta de lucha y resistencia”.

 

Mujeres homenajeadas

Según las expositoras “Mujeres de fuego” es un proyecto que nació como un modo de homenaje a 10 mujeres emblemáticas de la historia. En las distintas investigaciones de sus vidas nos conmovió el coraje, la lucha, sus ideales y sus sueños, lograron trascender a través de sus obras y sus acciones como artistas, campesinas, revolucionarias. 

En este caso, las mujeres homenajeadas son: las Madres Plaza de Mayo, Juana Azurduy , Las 13 Rosas, María Elena Walsh, Mercedes Sosa, Lola Mora, las hermanas Mirabal, Rigoberta Menchú, Isabel Sarli y Violeta Parra. 

 

Arte transformador

Al respecto las artistas explicaron que “buscamos en nuestra memoria sus huellas, aquellas que cambiaron y marcaron la historia del mundo. El arte tiene el privilegio de ser una herramienta transformadora, donde el dolor, las injusticia, lo real, se ejemplifican como manera de testimonio”.

“Este proyecto nos dio la posibilidad de debatir, articular, valorar y conocer tantas acciones que dieron lugar a un presente diferente en todas nosotras, las mujeres”, destacaron y explicaron que “utilizamos la arcilla como elemento para comunicar el mensaje y otros materiales  como espejo, hierro que complementan las obras”.

“La cerámica es el arte de la tierra y el fuego, elementos con los cuales pretendemos establecer un diálogo, exponer la visión de la realidad a través de las esculturas”, señalaron. 

 

Amor por el barro

Por su parte, Patricia Rodríguez  expresó “mi amor por el barro llegó de manera esencialmente  natural a mis 17 años cuando modelé por primera vez un cuenco. Desde ese tiempo hacer cerámica es un espacio sagrado para mi, mágico y profundo en lo cotidiano. Tan profundo que me permitió desarrollar mi vocación, ese llamado interior. Todo está unido al barro”.

“La cerámica escultórica, la escultura monumentalista, el arteterapia y la asistencia terapéutica son disciplinas que fui desarrollando en mi formación artística”, confesó y agregó “intento pensar plásticamente desde las formas y el volumen, plasmando  emociones, sentimientos, ideas para comunicar, transmitir , conmover, a veces desde una mirada poética, otras veces contestaría”.

 

El barro une

A su turno, Beatriz Laner contó “desde siempre me he sentido muy atraída por las artes, el diseño, pintura, escultura y muy en especial por el arte cerámico, un proceso dónde se requiere de muchos estados, tiempos, paciencia, transformación. Desde que empezás con una idea hasta que sale del horno, tiene tantas fases la pieza, que quien se lleva un objeto, una escultura, se lleva parte de una”.

“Modelar la arcilla nos une a la tierra, a nuestras raíces”, destacó y comentó “mi principal herramienta son mis manos, sentir su textura, firmeza, humedad, esta percepción táctil es pacificadora y reconfortante para mí”.

“Me descubro poniendo en cada pieza lo natural, lo social, mí sentir, mi pensar y dejar estas huellas es una seducción, por eso no utilizo ni moldes ni torno, solo las manos. Cada pieza es única, ya sea escultura, utilitarios o decorativos, especial para cada persona que la elija, con terminación en bruñido que es una antigua técnica”, concluyó.

 

Redacción Diario EL SUR