Proponen nombrar a una plaza de barrio 9 de julio “María Cristina Lucchesi”

Proponen nombrar a una plaza de barrio 9 de julio “María Cristina Lucchesi”
EL BLOQUE DEL FP PRESENTÓ ESTE PROYECTO QUE ESPERA TRATAMIENTO Y POSTERIOR SANCIÓN.

El bloque Frente Progresista, que integran los ediles Gonzalo Cristini, Mariel Lapontge, Diego Martín y Viviana Romo Cuesta, presentó esta semana un proyecto destinado a designar con el nombre de María Cristina Lucchesi a una plaza del barrio 9 de Julio, ante la presencia de su hijo, Cristian Horton. El homenaje a la docente y alfabetizadora, víctima de la represión y el terrorismo de Estado en 1976, cuenta con la adhesión de la Mesa Memoria Verdad Justicia (Villa Constitución) y la Ronda de Madres de Plaza 25 de Mayo (Rosario), entre otras organizaciones. 

En la sesión, el concejal Gonzalo Cristini agradeció a Cristina Monterubbianesi y Cristian Horton, quienes ayudaron a recabar la información necesaria para la elaboración del proyecto; al tiempo que destacó: “Estamos reivindicando la persona y la labora de María Cristina Lucchesi, quien llevó adelante tareas de educación popular en el bario 9 de Julio, porque entendemos que ésta es una manera de contribuir a la reconstrucción de nuestra memoria colectiva y de afianzar la idea para nosotros y para las generaciones venideras de que no puede ocurrir nunca más la ruptura del orden institucional y la implantación de un modelo económico de exclusión”.

 

Militancia y educación popular

El Centro de Estudios y Participación Social (CEPS) y el grupo Pulsión Litoral difundieron una reseña biográfica de María Cristina Luchessi, de la que hacemos un resumen.

Nació el 20 de mayo de 1952. Su  infancia y juventud transcurrieron en el seno de una familia trabajadora en el barrio Talleres. Años después, cuando se casó con el militante metalúrgico Raúl Horton, continuó viviendo en el mismo barrio que la vio crecer.

Cristina, egresó de maestra en la Escuela Normal, comenzando a ejercer en la Escuela Sarmiento. Paralelamente a su profesión se sumó a la Juventud Peronista, donde conjugó su vocación de educadora con la actividad política.

En 1973, durante la presidencia de Héctor Cámpora y luego continuada por la de Juan D. Perón, se creó el programa CREAR (Campaña de Reactivación Educativa de Adultos para la Reconstrucción).

La campaña, además de impulsar el proceso de erradicación del analfabetismo, intentó generar una acción educativa que buscaba no sólo formar, sino capacitar, formar conciencia, romper incomunicaciones y contribuir a la liberación de las personas oprimidas.

Dicha iniciativa contó con la inscripción de dos voluntarias de la ciudad: María Cristina Luchessi y Cristina Monterrubianesi, quienes desarrollaron la tarea ad honorem en una zona de asentamientos precarios donde actualmente se encuentran los barrios 9 de Julio y Luján.

De esta forma, su trabajo solidario y pedagógico con las familias más humildes, marcó un precedente al atender a la población adulta, excluida de toda posibilidad educativa y marginada de los centros de poder y de decisión política, económica y cultural.

A la par de su labor como maestra, se desempeñó como coordinadora de redacción del entonces diario local “El Popular”.

En 1975, ante el aumento de la represión estatal, junto a su pareja y su pequeño hijo, se mudaron a Rosario. El 31/12/1976, en medio de un operativo de las fuerzas de seguridad en el domicilio donde vivía, Cristina decidió terminar con su vida para evitar ser secuestrada y torturada.

El proyecto quedó en comisión, para su tratamiento y posterior sanción.

 

Redacción Diario EL SUR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *