El Concejo declaró de Interés Social al “Vivero Terapéutico” de barrio Luzuriaga

El Concejo declaró de Interés Social al “Vivero Terapéutico” de barrio Luzuriaga
EL GRUPO DE TRABAJO DEL VIVERO TERAPÉUTICO JUNTO A LOS CONCEJALES, DURANTE LA SESIÓN DE AYER, LUEGO DE RECONOCIMIENTO.

El Concejo Municipal declaró de Interés Social el nuevo espacio local “Vivero Terapéutico” que funciona en barrio Luzuriaga en articulación con el Centro de Atención Primaria de Salud y la parroquia “Nuestra Señora de Fátima”. Se trata del primer proyecto de estas características en la ciudad que trabaja con abordajes integrales de recuperación rehabilitación, reinserción, contención y desarrollo de las personas usuarias del sistema público de salud mental.

La distinción tuvo lugar al inicio de la sesión ordinaria de ayer en donde estuvieron presentes representantes de las instituciones que lo articula y actores barriales que participan del proyecto quienes ofrecieron un testimonio de su experiencia en el vivero. Esta iniciativa de declaración de Interés Social surge de un proyecto de Ordenanza de la concejal del Frente de Todos, Alejandrina Borgatta.

El vivero comenzó a desarrollarse hace cinco meses, para dar respuesta a una falencia local sobre los dispositivos de salud mental. La idea principal fue generar un lugar de encuentro siendo la huerta “excusa perfecta” para que los más chicos y las personas afectadas en su salud mental puedan tener la oportunidad de encontrarse e ir sanando. Es un proyecto inclusivo donde todos los actores que participan tengan un lugar de pertenencia y los profesionales puedan abordar las problemáticas desde otro lugar; siendo un espacio de promoción y prevención de la salud de la enfermedad. Es un trabajo comunitario y en territorio donde se están logrando efectos positivos en la comunidad.

La concejal Borgatta consideró que el marco de la pandemia de Covid generó impactos sin precedentes y que hoy representan un desafío a la salud mental, tanto a nivel individual como comunitario.

 

Construcción de aprendizajes

En su argumentación, la concejala destacó también: “en este contexto se presentan diferentes problemáticas como la violencia, situaciones de abandono, violación de los derechos humanos y del niño y la niña, de adolescentes; pobreza, exclusión social que impactan fuertemente en las capacidades para aprender y en las posibilidades reales de acceder a espacios formales de construcción de aprendizajes”.

En ese sentido recordó que la ley 26657 de salud mental plantea que los tratamientos deben garantizar los derechos de los pacientes restringiendo lo menos posible su libertad ambulatoria, dentro de la atención primaria y en el marco comunitario, donde el proceso de diagnóstico debe ser interdisciplinario.

“La terapia hortícola utilizada en el vivero terapéutico hará sentir útiles y productivos a quienes lo realizan, mejorará la calidad de vida, involucrando todos los sentidos, ayudando a expresar emociones y sentimientos, aumentando la autoestima, la confianza, elevando niveles de atención y concentración”, sostuvo Borgatta.

Otro dato que subrayó en los fundamentos del proyecto que la implementación de este proyecto de desarrollo sustentable permitirá tener un espacio de intercambio, acompañamiento y seguimiento de los usuarios y usuarias del sistema público de salud mental, en el marco del cumplimiento de las leyes y normativas que los amparan, fortaleciendo los lazos de la comunidad y la institución, y propiciando el desarrollo o recuperación de la autonomía personal, integrando el aprendizaje de habilitades básica como alfabetización y la mejora en el funcionamiento físico y mental.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *