ASAC sacó una luz de ventaja en la primera final

ASAC sacó una luz de ventaja en la primera final
Mariano Moreno deberá dar vuelta el resultado para quedarse con el campeonato.
Mariano Moreno deberá dar vuelta el resultado para quedarse con el campeonato.

La espera se hace larga, el año también. El título de campeón todavía no tiene dueño y solamente hay dos equipos que quedan batallando por la corona, ese sueño que los desveló durante toda la temporada y que solamente los tiene en vilo dependiendo de una definición.

Mariano Moreno y ASAC fueron los mejores, por eso llegaron a esta instancia. El Rojo no dejó dudas en la etapa regular: ganó todos los partidos en condición de visitante, sacó una enorme diferencia con el resto de los equipos y se quedó con el mejor lugar en la etapa regular.

En cambio, ASAC tuvo el mejor recorrido en el final del año. Luego de dos series muy cerradas, donde dejó en el camino a rivales de la talla de Central Argentino y Porvenir Talleres, se encontró con el conjunto de Bogado en la final del reducido, y tras quedarse con el encuentro en el alargue, consiguió el pasaje a la instancia final.

La paridad quedó en evidencia en esas dos finales. Ninguno de los equipos sacó distancia de su rival ni pudieron hacerse fuertes en condición de local. En Arroyo Seco, fue Mariano Moreno el que pisó fuerte y se quedó con una distancia de 1 a 0, y cuando parecía que podía dar la vuelta en Bogado, el Picante dio vuelta la historia y tras ganar por la mínima en los 90 minutos realizó un gran trabajo en el alargue que le permitió ampliar la distancia y quedarse con el reducido.

A fin de año los equipos se vuelven a enfrentar. En estas fechas, donde el despliegue físico ya se empieza a hacer sentir y donde la tensión de saber que los equipos se juegan todo empieza a ser determinante para el desarrollo de los encuentros.

El domingo en el Gabino Machuca se vivió la primera de las finales. Ahora, la historia llega a su fin. El próximo fin de semana en el Germán “Topo” Del Carlo conoceremos a un nuevo campeón con otra apasionante temporada llegando a su fin y con dos equipos que dejarán la vida por quedarse con un nuevo título.

ASAC pegó en el final

Ya son viejos conocidos. Luego de la gran batalla de los dos últimos fines de semana y los partidos en los que se vieron las caras, ASAC y Mariano Moreno se volvían a encontrar, con un objetivo en común y una sola aspiración: dejarlo todo para pasar a convertirse en el campeón de la temporada 2015.

Como de costumbre, buena cantidad de gente viajó desde Bogado para acompañar al equipo y darle el respaldo a sus jugadores. Por otro lado, a medida que iban pasando los minutos y se acercaba la hora del partido, los hinchas del Picante se iban amontonando en las inmediaciones del Gabino Machuca para llenar las tribunas con el color de las banderas.

El partido estaba pautado para las 20.15. Unos minutos antes, Mariano Moreno, con su habitual camiseta roja, salió al verde césped para generar el aplauso de su público. Con el delantero Fabio Monjes nuevamente en la formación inicial y el regreso de Rodrigo Álvarez al equipo luego de la suspensión, Moreno salía dispuesto a pisar fuerte en Arroyo Seco, como lo había hecho las dos veces que había jugado ahí en el año.

Un minuto más tarde apareció ASAC. Los recibimientos y los cánticos gobernaron la cancha de un equipo que no contaba con la figura, Cristian Morales, pero que era envueltos por la ilusión de volver a festejar luego de haberse quedado con el reducido.

El saque inicial llegó y la presión del conjunto local no tardó en hacerse sentir. Un minuto habían pasado y el equipo de Santos ya había salido a quedarse con el partido, tomando posesión en el campo contrario e intentando de presionar bien arriba, con la clara intención de tomar por sorpresa a Mariano Moreno.

En el segundo minuto del encuentro, el delantero Nicolás Cesare, que reemplazabaa Morales, generó la primera reacción de Augundez y consiguió el primer tiro de esquina para el equipo local. ASAC intentaba manejar la pelota alternando toques cortos y largos y trataba de sorprender por los costados con las llegadas de Cardo por la izquierda y las alternancias de Flamenco y Santamaría por la derecha.

A pesar de las intenciones y la presión de ASAC, los de Héctor Álvarez no se vieron sorprendidos ni salieron al golpe por golpe. El Rojo se mostraba ordenado y con mucha predisposición a la marca, pero sin poder estar del todo fino con la posesión de la pelota.

Con el correr de los minutos, esa presión del equipo azul fue disminuyendo y la pelota empezó a deambular mucho más por la mitad de la cancha. Los espacios no sobraban y los balones divididos empezaban a ser una constante en los primeros minutos de la noche arroyense.

Las oportunidades de gol no sobraban en el encuentro. A los 20, ASAC tuvo la más clara otra vez de la mano de Cesare, que junto a Brian Gauto eran los delanteros del conjunto local. El goleador había cambiado su posición: con la ausencia de Cristian Morales, se tiró más a los costados, intentó ser la conexión entre el juego y la delantera, pero muchas veces se encontró demasiado solo con el balón ante mucha gente de Moreno, por lo que debió esperar el despliegue de los volantes para asegurar el control de la pelota y los ataques se convertían en demasiado previsibles.

Hasta los 30 minutos, Bogado se mostraba ordenado pero poco incisivo en ataque. El arquero local Tejerizo no había tocado la pelota. Pero, luego de un pelotazo largo, el delantero Fabio Monjes remató con un fuertísimo derechazo e hizo responder al 1, convirtiendo la jugada en la situación de gol más clara de todo el primer tiempo.

No hubo más que alguna u otra aproximación del conjunto local en el final de la primera mitad, pero sin peligro para el arco rival. Así culminó un primer tiempo chato, con muchas faltas y demasiado friccionado. El pelotazo largo siempre se convirtió en un recurso muy utilizado por los equipos, con la intención de minimizar el error y además la defensa se impuso con mucha autoridad sobre la precisión en las jugadas de ataque. A pesar de que ASAC había buscado un poco más, el cero le quedaba bien al marcador.

Esto se ratificó en el arranque del segundo tiempo. Al igual que la semana pasada en Bogado, el equipo dirigido por el “Yaya” levantó mucho su nivel y  fue mucho más ambicioso en la búsqueda del arco rival.

El mediocampo empezó a hacer un lugar de transición más rápida a medida que pasaban los minutos, los equipos, ya sufriendo el desgaste físico, empezaban a mostrarse un poco más partidos. Sin embargo, los arcos seguían quedando lejos porque la precisión en el último toque no era siempre la adecuada.

Lo pudo haber ganado cualquiera de los dos. ASAC tuvo tres aproximaciones seguidas sobre el final del partido, con la más clara de la mano de Gauto, que impactó un cabezazo al travesaño tras un buen centro que provino desde un corner del sector derecho. Bogado también tuvo su chance: a la salida de un tiro de esquina, Diego Buttori calzó la pelota con un remate de derecha que se fue muy cerca del palo.

Cuando el partido se iba, lo impensado llegó. El guión tenía preparado un final “Picante”. Y no solamente por la gestación de la victoria del conjunto local.

Primero, en una jugada de riesgo en el arco visitante: el árbitro dio la ley de la ventaja por una falta que señaló que fue afuera del área mientras todo el equipo y la parcialidad de Mariano Moreno reclamaron penal, al igual que lo había hecho una semana atrás en Bogado, llevando mucha indignación en el banco local. Sentimiento que creció cuando, minutos más tarde, Brian Gauto se metió en el área y, tras un rebote, definió con un derechazo cruzado marcando el primer y único gol del partido, generando el abrazo y la algarabía de todo el pueblo Picante que se quedaba con un muy duro encuentro y tomaba una mínima gran ventaja en su viaje a Bogado.

Pero la polémica no se terminó ahí. En la última jugada del partido, Dezzotti se metió en el área y fue derribado por un codazo que el árbitro Mauricio Lespinard no percibió. Un minuto después llegó el pitazo final y asistieron al jugador que se encontraba cortado.  Luego de estar sentido un largo rato, pudo salir por sus propios medios.

Ambos equipos se fueron aplaudidos por su gente. ASAC sabe que tiene una ventaja pero aún no hay nada definido. Mariano Moreno jugará ante su público y tendrá la nueva chance de la revancha. Solamente en 90 minutos conoceremos al nuevo campeón.


 

 Ficha del partido- Final del año

Encuentro de ida

ASAC     1             M.Moreno         0

Goles: Brian Gauto (ASAC)

Terna arbitral: Mauricio Lespinard, Eduardo Rodríguez y Lucas Caballero.


 

PARTIDO DE VUELTA

Se define en Bogado

La serie y la temporada llegarán a su fin el próximo fin de semana en el Estadio Germán “Topo” Del Carlo de la localidad de Bogado, con los dos equipos batallando por quedarse con el título en un encuentro que aún no tiene absolutamente nada definido.

En caso de quedarse con el partido o conseguir una igualdad, ASAC será el nuevo campeón. Si Bogado llega a imponerse por un tanto en los 90 minutos, habrá alargue y en caso de que el resultado no se mueva, penales. En cambio, si los de Héctor Álvarez ganan por más de un gol de diferencia se estarán consagrando campeones.

 

 

 

 

 

 

 

Gaston Salinas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *