Las intensas  lluvias provocaron inconvenientes y anegamientos

Las intensas  lluvias provocaron  inconvenientes y anegamientos

El domingo fue el día de mayores precipitaciones y también el de más intenso trabajo del personal de Protección Civil. En el interior del departamento se registraron cortes de ruta por anegamiento y en nuestra ciudad se complicó la situación en los barrios costeros por la creciente del río.

Las intensas lluvias del fin de semana volvieron a causar inconvenientes en la zona aunque las consecuencias fueron menores que las de los últimos temporales. En nuestra ciudad los problemas más serios se evidenciaron en barrio Unión Sur, donde la crecida del Paraná (ver recuadro) y las continuas precipitaciones anegaron parte del vecindario, dejándolo prácticamente aislado. En tanto en barrio 9 de julio dos precarias viviendas se resintieron y las familias se autoevacuaron. Asimismo se registró abundante acumulación de agua sobre ruta 21, entre Acindar y Paraná Metal.

Al cierre de nuestra edición crecía el caudal del canal Constitución, que divide nuestra ciudad  de Empalme, pero sin llegar a cubrir la cinta asfáltica. Los mayores inconvenientes se registraban en el interior del Departamento pero se esperaba que el grueso del agua que drena de los campos hacia el canal llegara a Villa Constitución sobre las últimas horas de ayer. El domingo fue cortada al tránsito la ruta provincial 18, entre Pavón Arriba y Santa Teresa ya que entre el km. 43 y 44 se acumuló abundante agua sobre calzada. En General Gelly quedó cortado el acceso desde provincia de Buenos Aires pero se mantenía transitable el camino que une esa localidad con Cañada Rica.

“Estamos anegados en Unión sur. Por la crecida del río, más la lluvia que tenemos en estos momentos”, escribió Leandro Orella a las 17.38 del domingo en un mensaje que envío a Diario EL SUR. Al respecto la coordinadora de Desarrollo Social, Carina Bordiga, explicó que personal de Protección Civil, con el que estuvieron trabajando en forma conjunta, recorrió los barrios desde la mañana del domingo, “asistiendo a los presidentes vecinales y viendo qué tipo de demandas había”. Por la tarde se realizó una nueva recorrida por los vecindarios “y se le fue entregando a cada presidente una cantidad suficiente de nailon para que, si surgía la necesidad, lo tuvieran a mano”.

Posteriormente, alrededor de las 21. Bordiga recibió un llamado para que asistiera al barrio 9 de Julio con una trabajadora social “porque había dos casas en situación de posible evacuación”. Una de las precarias viviendas, de paredes de adobe, ya presentaba el derrumbe de sus muros “y estaba muy llena de agua, pero la señora decidió autoevacuarse para no dejar la casa sola, se fue a dos casa de allí a dormir y los chicos fueron a dormir a lo de su papá. Se les ofreció el refugio para evacuados, pero no quisieron”, detalló Bordiga. “En la otra casa se llovía el techo, entonces le facilitamos los nailon para que taparan las goteras y tampoco quisieron ir al refugio”.

EL DATO

Ayer el río Paraná registraba en el puerto local una altura de 3.70. Todavía faltan 30 cm para ingresar en la etapa de alerta, pero subió 12 cm entre domingo y lunes. La marca anterior fue de 3.58. Esta crecida y la caída de las lluvias complican la zona costera.

 

 

Ariel Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *