Preocupación en el sector PYME por baja rentabilidad

Preocupación en el sector  PYME por baja rentabilidad
mejorar-mejora-constante-preocupacion-central_ELFIMA20121212_0657_1
Las PyMES se enfrentan a una coyuntura donde necesitan tener altísimos volúmenes de ventas para ser rentables.

El trabajo de CAME consignó que la rentabilidad de las Pymes se deterioró en 2015, de acuerdo con una encuesta que realizó esta entidad, presidida por Osvaldo Cornide, durante junio, sobre la base de datos de mayo recolectados entre 670 pequeñas y medianas empresas del comercio, la industria y el agro. El 69% de esas compañías indicó que operó con rentabilidad nula o negativa, mientras que sólo el 31% de ellas declaró haber finalizado ese mes con ganancias. La situación es delicada porque además de poner en riesgo a miles de empresas y empleos, la caída en la rentabilidad impacta automáticamente en la inversión, ya que la mayoría de las PyMES la financia con su tasa de ganancias. Y sin inversión productiva, se resiente la productividad de la empresa y se incrementan las distorsiones de la economía.

Las más afectadas

Según el informe, las más afectadas son las empresas del sector agropecuario (extra-pampeano), donde el 18,9% de las firmas consultadas señaló estar operando con rentabilidad nula este año y 58,9% con rentabilidad negativa. Le sigue el comercio, donde el 31,5% informó estar en el punto de equilibrio y 42,5% por debajo, y luego la industria con 49% de empresas con rentabilidad nula y 12,2% negativa.

Los niveles de actividad económica insuficientes, las subas en los costos, la carga fiscal creciente y la crisis por la que atraviesan muchas economías regionales, son algunas de las grandes causas que explican la fuerte reducción en los márgenes de ganancias y la pérdida de rentabilidad en las empresas chicas y medianas. A su vez, el deterioro en la cadena de pagos ha sido muy fuerte en los últimos meses, donde crecieron los cheques rechazados entre las PyMES y se incrementaron los costos financieros.

Comercio

En lo que respecta al ramo comercio, a pesar de que la actividad se recuperó este año frente a 2014, la rentabilidad tuvo poca mejora, básicamente porque las subas de costos no fueron absorbidas por los ajustes en los precios de venta, ya que muchas empresas de ese rubro se ven obligadas a sostener los precios para mantener la demanda, o a efectuar descuentos generosos por pagos en efectivo para hacerse de liquidez o evitar la extensión o corte de la cadena de pagos. Uno de los rubros más complicados es bares y restaurantes, donde las subas en los alquileres, insumos e impuestos, están llevando a que la mitad de los negocios opere por debajo del equilibrio.

Situación preocupante del agro

En el agro la situación es más preocupante porque muchas economías regionales se ven amenazadas por la combinación de costos altos y crecientes, baja demanda interna, dificultades climáticas, trabas para ingresar a determinados mercados externos y un tipo de cambio retrasado que le resta competitividad a la producción nacional. A inicios de esta semana la magra situación volvió a provocar la protesta de los ruralistas en diferentes puntos del país.

Coyuntura compleja

Las PyMES se enfrentan a una coyuntura donde necesitan tener altísimos volúmenes de ventas para ser rentables, una condición que el mercado actual no está en situación de garantizar. Incluso en el comercio, donde las cantidades vendidas en algunos rubros son buenas, la mayoría opera sin rentabilidad. Ya en 2013 y 2014 eso generó más cierres de empresas que aperturas, y en 2015 todo indica que esa tendencia se acentuaría. En conclusión, el informe asegura que, si bien “la solución a este difícil panorama no es única, se podría comenzar reduciendo el costo fiscal, que es uno de los costos que más ahoga a la PyME en la actualidad”.

——————————————————————–

IMPUESTOS

Una carga tributaria agobiante

Según la CEPAL, con una presión fiscal cercana al 45 por ciento, la Argentina triplica el 15 por ciento  que estima la Cepal para Latinoamérica y sólo es superada a nivel internacional por Bélgica, con el 47 por ciento; Suecia, con el 46 por ciento, y empatada por Francia, con el 45por ciento; y está por encima de Finlandia y Noruega, que tienen una carga del 44 por ciento y forman parte del grupo de países escandinavos con políticas de economía de bienestar.

 

 

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *