Encontraron uno de los celulares robados en un violento asalto

Encontraron uno de los celulares  robados en un violento asalto
El celular robado fue hallado en manos de un menor de edad que se domicilia en una precaria vivienda de Las Chapitas.
El celular robado fue hallado en manos de un menor de edad que se domicilia en una precaria vivienda de Las Chapitas.

La nuevas tecnologías y el desconocimiento en sus aplicaciones fueron esenciales para que la Policía De Investigación (PDI) obtuviera una importante pista para esclarecer el violento asalto que la semana pasada sufriera una pareja que se encontraba dentro de un Fiat 147, en inmediaciones de Islas Malvinas y Eva Perón (ver Diario EL SUR Nº 1233). El ataque ocurrió en la noche del martes 14, aproximadamente a las 23.30, y fue perpetrado por cuatro o cinco sujetos que golpearon con saña a sus víctimas provocando en el hombre la fractura de un dedo de una de sus manos y un fuerte golpe en el rostro que le afectó un ojo.

Los malvivientes se llevaron los celulares de las víctimas, uno de ellos un Sony Xperia, que resultó determinante para iniciar el esclarecimiento de este asalto. Todo comenzó cuando uno de los contactos que la víctima del robo tiene en su WhatsApp le comunicó que su foto de perfil había cambiado y le mostró la nueva imagen. Allí el hombre advirtió que esa persona se parecía a uno de los que lo había asaltado y rápidamente dio a conocer a la PDI la novedad. Aparentemente el sujeto se había tomado una selfie con el celular robado y esta apareció en la red social. A su vez la PDI identificó al sospechoso como un individuo con antecedentes que se domicilia en Las Chapitas.

El viernes el personal de la PDI se dirigió a ese asentamiento irregular en busca del sospechoso, identificado como Samuel F. y al poco tiempo de recorrer la zona observaron a alguien muy similar que resultó ser un hermano del buscado, de 17 años, quien al advertir la presencia policial se comportó de manera extraña, por lo que decidieron acercarse a él. Entablaron un diálogo con el menor y lo trasladaron hacia su domicilio, una precaria vivienda de chapa y lona donde se entrevistaron con su madre y ante ella requisaron al joven, encontrando en su poder el celular robado.

Consultado sobre  la procedencia del celular el menor de edad aseguró que lo había adquirido en 300 pesos a dos sujetos, uno radicado en San Cayetano y otro en barrio 9 de Julio. Sobre el cierre de nuestra edición la PDI trabajaba en la identificación de esas dos personas mientras que el menor fue imputado del delito de encubrimiento y restituido a su progenitora. Cabe destacar que se trata de una familia oriunda de la ciudad de Santa Fe.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *