Delincuente golpeó con saña a una comerciante y la hirió en el cuello

Delincuente golpeó con saña a una comerciante y la hirió en el cuello
El corte en el cuell ode la
El corte en el cuello de la comerciante no fue profundo pero pudo ser mortal.

Una comerciante de nuestra ciudad fue salvajemente agredida por un asaltante que no solo la golpeó con saña sino que además le provocó un corte en el cuello con un arma blanca, el cual por fortuna no llegó a ser profundo. El violento suceso ocurrió el jueves, a las 18.30 aproximadamente, dentro de la boutique “Tara´s”, sita en pleno corazón del centro de la ciudad, en Av. San Martín al 900. Allí ingresó un sujeto, de unos 38 años, que se hizo pasar por cliente y le solicitó a la propietaria del local, Graciela de Pascualini, que le mostrara diversas prendas de vestir.

Pasados unos 10 minutos, cuando comprobó que Graciela se encontraba sola y que en ese momento el movimiento comercial era escaso, el sujeto la tomó por los cabellos expresándole que se trataba de un asalto. Luego la tomó por el mentón, manteniéndola sujeta por los cabellos y la llevó hasta uno de los probadores del negocio donde la arrojó con violencia y le aplicó golpes de puño. “En cualquier momento va a haber una muerte. ¿Vieron el corte que tiene mi señora en el cuello?, mi señora no se murió porque tuvo la suerte que alguien de arriba le freno la mano a este hijo de puta”, manifestó indignado su marido, Luis Pascualini.

Pascualini es un empresario portuario de nuestra ciudad, y junto con su hijo abogado Luis Dino, colaboran en este otro emprendimiento familiar que es “Tara´s”, un negocio ya emblemático del centro villense. En este comercio, en el atardecer del jueves, “ingresó un delincuente mal parido, se hizo atender, se dio cuenta que mi señora estaba sola, a los 10 minutos, después que se probó ropa y que mi señora lo había atendido, le pegó un empujón, la metió adentro de un probador y le pegó por todos lados. Tiene golpeada la cara, el cuerpo todo morado”, relató Pascualini, a Grupo DEL SUR el viernes.

Arma blanca

No conforme con los golpes y pese a que Graciela no ofreció resistencia “el tipo saca el arma blanca y le dice: -‘Vas a ver lo que te pasa’, y le mandó un corte en el cuello. “Ella le decía: -‘Te atendí bien, te mostré  toda la ropa que querías’. Y el tipo se enloquecía cada vez más”, indicó el empresario. En medio del caos Graciela logró huir hacia la calle y pedir ayuda a los gritos. Con una frialdad asombrosa el delincuente salió tras de ella gritando a su vez: -‘Le están robando’, disimulando así ser el asaltante. Esa acción le permitió llegar a la moto en la que se movilizaba y huir del lugar, aunque sin robar nada.

Cerrar los negocios

“Yo quiero agradecer, porque puedo asegurar que había pibes de 15 años que lo corrieron a este hijo de puta. Pibes de 15 años –repitió Pascualini–, no está todo perdido. Acá en Villa tenemos gente muy buena, hubo cuatro o cinco mujeres, que en ese momento no se lo puede agradecer y se lo agradezco ahora que se quedaron con mi señora”, dijo con la voz entrecortada por la emoción. Agregó que “la Policía llegó al toque, no tengo nada contra ellos, porque si no tienen las posibilidades no tiene nada que hacer. Acá la culpa la tenemos todos nosotros porque estamos permitiendo cosas que no corresponde, acá hay que cerrar los negocios, hay que cerrar de una vez por todas el pueblo y hasta que no haya seguridad no se tiene que abrir”.

 

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *