Asaltaron e hirieron con un cuchillo a un joven basquetbolista

Asaltaron e hirieron con un cuchillo  a un joven basquetbolista
El joven agredido fue internado en el Centro Médico Rivadavia donde se comprobó que sus lesiones eran leves.
El joven agredido fue internado en el Centro Médico Rivadavia donde se comprobó que sus lesiones eran leves.

Un joven de 17 años fue herido de tres puntazos con un arma blanca en la madrugada del sábado tras resistirse a un intento de robo. La víctima, de nombre Agustín y con domicilio en barrio Amelong, es un basquetbolista de Riberas del Paraná de considerable altura y contextura física por lo cual no es fácil amedrentarlo y en este incidente se enfrentó en dos oportunidades a su asaltante, hasta que este último extrajo un cuchillo con el que intentó terminar con la resistencia del deportista, que a esa altura ya le había propinado una buena cantidad de golpes.

Todo comenzó cuando Agustín caminaba por Presbítero Daniel Segundo con dirección a su casa. Eran aproximadamente las 6.15. Al llegar a la intersección con calle Santiago del Estero lo aborda un sujeto que se movilizaba en una bicicleta y en tono amenazante le ordena: -Dame todo lo que tenés. Lejos de acceder a los deseos del delincuente, Agustín decide enfrentarlo y se toma a golpes de puño con el asaltante hasta que logra derribarlo y emprende una rápida huida por Presbítero Daniel Segundo hacia Presidente Perón. En ese momento, una persona que desconocía lo acontecido ayudó al delincuente a reponerse y subir a su bicicleta.

En tanto Agustín seguía su huida. Al llegar a Perón “pensé que estaba todo bien pero me doy cuenta que el pibe este me había seguido en bicicleta. En un momento me pregunto qué hago, como tenía la casa de un amigo cerca (en Güemes al 2000) y traté de correr hasta la casa de él; una inconsciencia porque debí ir hacia la estación de servicios que era más seguro. Entonces el chabón me alcanza a una cuadra de ahí (en Güemes y Formosa) y nos pusimos a pelear”, relató ayer por teléfono a Diario EL SUR, desde su vivienda donde se recupera de las heridas que sufrió.

Ayuda

“En un momento le doy dos o tres piñas, y cuando voy a agarrarlo de nuevo, sacó un cuchillo y me lo clavó en la parte de las costillas, me lo clavó tres veces”, continúo Agustín. En esas circunstancias “veo que llegan dos chicos, pensé que eran amigos de este pibe (del asaltante) y me dicen que estaba todo ensangrentado, yo no les daba bola porque pensé que me querían asaltar ellos también. Cuando me doy cuenta que me quieren dar una mano les digo que me ayuden a llegar a la casa de mi amigo”, indicó.

Como ocurre con las grandes descargas de adrenalina ante un hecho traumático, Agustín no sentía el dolor de las heridas. “No sentí las puñaladas en ningún momento, después”, asegura. Desde la casa de su amigo se comunicaron con la Policía y desde esa misma vivienda fue rápidamente trasladado el Centro Médico Rivadavia donde se constató que las heridas eran de carácter leve y poco después fue dado de alta. Con respecto al asaltante, quien se fue con las manos vacías ya que no pudo robarle nada, Agustín cuenta que no podría reconocerlo. “Sólo sé que era más chico de estatura, pero no lo pude ver bien”.

 

 

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *