Traslado de B° Evita: Alegría y expectativas, sensaciones dominantes entre los vecinos

Traslado de B° Evita: Alegría y expectativas, sensaciones  dominantes entre los vecinos

Los vecinos cargaron los camiones con la esperanza de empezar una  nueva vida.
Los vecinos cargaron los camiones con la esperanza de empezar una nueva vida.

Basilio González vivió durante 40 años en barrio Evita, el jueves partió hacía su nueva casa en San Cayetano. Antes de su mudanza le contó a Diario EL SUR sus sensaciones ante un cambio tan abrupto en la vida de su familia. “Hace meses, años, que estamos esperando este momento”, expresó con alegría. Cabe recordar que barrio Evita se sitúa detrás del Colegio Hijas de Cristo Rey, delimitado en parte por este establecimiento educativo, por barrio San Miguel, las piletas de tratamiento de efluentes cloacales y un zanjón de aguas servidas y basura que lo separa de barrio Luján.

El barrio desciende desde lo alto, a espalda del colegio hasta culminar, tras esa pendiente, en las piletas cloacales. Por ello es que muchos de los habitantes de Evita sufren las consecuencias de ese ambiente contaminado y las parasitosis y las afecciones dermatológicas son comunes. “Siempre quisimos progresar, salir y este momento es una oportunidad que nos dieron. Estamos re contentos”, afirmó con entusiasmo Basilio.

Casa con número

“Hemos trabajado casi las 24 horas preparando todo, sacamos todo y lo doné todo a mis hijos”, agregó. Consultado por su nueva casa indicó que vivirá en Almafuerte 2707. “Por fin vamos a tener un número”, dijo alborozado. “Ahora tenemos numeración y al lugar que vas podés dar tu dirección, tu número” y agregó que ahora “vamos a vivir con todas las comodidades, con el colectivo que te pasa al lado y todo. Es algo hermoso, algo hermoso, esperado por siempre”.

“Para nosotros es una muy linda experiencia porque los chicos van a tener otra vida”, agregó una de las vecinas, que llevaba a una beba en sus brazos y que se sumó a la charla con Basilio. “Esto no era vida, no te baja una ambulancia, no bajan los bomberos, no baja un remis, nada. Para las facturas del teléfono, del canal, teníamos que dar otra dirección porque acá no te llegaba nada de nada. Estábamos esperando este momento, la verdad es que lloro de felicidad”, expresó mientras las lágrimas recorrían su rostro.

Un futuro mejor

A pocos metros de la casa de Basilio se ubicada la vivienda de Alejandra Cornejo, quien fue una de las primeras en marcharse en la mañana del miércoles. Minutos antes de acompañar al camión que se llevaba sus pertenencias hacia barrio San Cayetano le contó a Diario EL SUR que estaba “contenta porque es un cambio para toda mi familia, estoy re contenta, otra cosa no puedo decir”.

Con 22 años de vida en Evita, Alejandra expresó que en el nuevo barrio espera encontrar “un futuro mejor, tengo un presente lindo, pero espero un cambio de vida en el sentido que tengo una nena de 5 años, otro de 15 y quiero que tengan otro futuro”. De todas maneras no reniega de los años vividos en Evita, “yo tenía mi vivienda arreglada, el único problema era el zanjón, pero después todo bien”.

Llegó el día

Alejandra relató que los días previos al traslado lo pasaron “rompiendo todo de a poco, sacando lo que se pudiera usar después, para agrandar (la nueva casa)”. Coincide en señalar que junto a los otros vecinos estaban esperando desde hace años la oportunidad de dejar el barrio. “La mayoría estamos en lo mismo, desarmando, contentos de irnos, hace mucho tiempo que estábamos esperando esta oportunidad, así que ya llegó el día, se nos dio y ya está. Estoy muy feliz”.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *