Gremios realizarán un paro general a nivel nacional

Gremios realizarán un paro  general a nivel nacional
La CGT que conduce Moyano adhiere a la medida de fuerza.
La CGT que conduce Moyano adhiere a la medida de fuerza.

El paro anunciado por los gremios del transporte para el martes 31 escaló a una huelga nacional de largo alcance, al sumarse para el mismo día la convocatoria a un paro nacional por parte de la CGT que lidera el camionero Hugo Moyano. También adhieren la CGT de Barrionuevo y la CTA de Micheli. En tanto todos los gremios del transporte ratificaron la medida. Ayer los municipales de Rosario también anunciaron su adhesión.

Apoyo moyanista

Tal como se esperaba, el consejo directivo de la CGT (Azopardo) convocó al paro en consonancia con los gremios del transporte, compartiendo sus principales reclamos: que el Gobierno implemente cambios “de fondo” en el Impuesto a las Ganancias y otorgue un aumento de emergencia para los jubilados. También, que dé respuestas a la inseguridad y la inflación. En lo que se anticipa como una medida de fuerza que será contundente, el paro contará con el respaldo de la CTA Autónoma que lidera Pablo Micheli -asegurando la adhesión de los trabajadores de ATE-, de los bancarios y de la CGT Azul y Blanca del gastronómico Luis Barrionuevo.

El rol del transporte

“El martes no va a haber transporte de corta, media ni larga distancia, y tampoco trabajarán nuestros 2 mil afiliados de subterráneos”, ratificó el secretario de prensa de la UTA, Mario Calegari, tras participar ayer por la tarde de la conferencia de prensa que dieron representantes de los 22 gremios nucleados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que hicieron punta con el llamado a la huelga.

Es cuestión conocida la relevancia que toma este tipo de medidas de fuerza a partir de la adhesión de los gremios del transporte, que paralizan colateralmente muchas otras actividades. Hasta el momento, por el paro el martes no habrá transporte de pasajeros terrestre y de trenes, de carga, aéreo comercial, ni tampoco actividad portuaria, fluvial o marítima. Todo apunta a que no habrá bancos, y si se suma Barrionuevo se afectará la actividad gastronómica y no habrá expendio de combustible en estaciones de servicio.

En silencio

La CGT oficialista de Antonio Caló, que nuclea a los grandes gremios industriales, se llamó por ahora a silencio, si bien comparte el reclamo por Ganancias con el resto de las centrales sindicales.

En tanto, en las últimas horas desde el gobierno admitieron que el reclamo por Ganancias es “justo”, pero descartaron cambios. “Los trabajadores reclaman algo que es justo. Pero la Presidenta (Cristina de Kirchner) tiene que bregar por todos y a veces tiene que saber que estas cosas pueden suceder”, señaló el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *