Primera división: la alegría final fue del Verde

Primera división: la alegría final fue del Verde
Atlético aprovechó la diferencia del primer partido y se llevó la Copa Amistad.
Atlético aprovechó la diferencia del primer partido y se llevó la Copa Amistad.

El Canalla no había disputado su mejor encuentro el viernes pasado en la cancha de Atlético, donde cayó por 5 a 2, por eso, debía salir al ataque desde el primer minuto si quería revertir una historia que parecía complicada. Ningún equipo interpretó tan bien esta consigna, ya que el Canalla fue arrollador desde el pitazo inicial y en solamente 60 segundos, ya estaba ganando por 1 a 0.

Mauricio Temperini generó el grito de toda la parcialidad local, que empezaba a creer que dar vuelta el resultado era posible, porque luego del gol, Central siguió con un dominio amplio del partido, ya que el Verde se mostraba sentido por ese impacto en los primeros instantes del juego.

Al Canalla se lo notaba muy metido en el juego y le generaba constante trabajo a Botti, dueño del arco de Atlético. Mientras tanto, el conjunto visitante intentaba poner orden y paños fríos a la situación tratando de mantener la prolijidad que lo caracteriza, pero le costaba muchísimo hacer pie en el partido y su rival se las arreglaba para dejar a Trejo en offside cada vez que el Verde intentaba atacar.

El local, impulsado por una buena cantidad de gente que lo había ido a alentar, se hacía amo y señor del partido, controlando la pelota, generando chances de gol y manteniendo bien lejos de su arco al rival. A los 11 minutos, Central tuvo una jugada increíble, luego de que uno de sus puntas anticipara bien a la salida del arquero. La pelota impactó tres veces en el palo y finalmente, no ingresó.

La movilidad de Gabriel Rojo se hacía un verdadero problema para el sector derecho de Atlético, ya que el conjunto de camiseta amarilla se hacía compacto, manejaba la pelota, rotaba, tocaba, cubría espacios y explotaba al máximo su franja izquierda del ataque terminando con jugadas que traían peligro para el arco del Verde.

Atlético estaba completamente apagado. La pelota pasaba poco por sus jugadores que le costaba afirmarse en el partido, ante un equipo que se mostraba muy distinto al del partido de ida, plagado de ideas y de buen juego. Los primeros treinta minutos fueron un monólogo de Central y la diferencia de un gol parecía poca.

El arquero del Verde tuvo buenas intervenciones para evitar que la diferencia fuera mayor. Luego de la primera media hora, el partido bajó un poco el ritmo y se hizo un poco más trabado en la mitad de la cancha, Atlético intentaba llegar con un par de contras pero le costaba muchísimo. La igualdad la tuvo Zanchetta con un cabezazo que se terminó yendo por encima del travesaño.

Cuando se estaba terminando la primera mitad, un pelotazo largo para el control de Rojo fue determinante, ya que este le cedió la pelota a Temperini que marcó el segundo gol y le daba cada vez más vida a Empalme Central. El Canalla, golpeando en momentos claves, finalizaba una primera mitad donde había convertido en el primer y último minuto del juego, para generar un impacto anímico en su rival y, además, desplegando un juego de alta calidad.

El complemento pintaba para ser de emociones fuertes. Central arrancó mejor otra vez y empezó a buscar por los costados, intentando desbordar y buscar a su centrodelantero que andaba encendido.

A los 10 minutos, otra vez el palo era protagonista, y el verde se volvía a salvar. Atlético intentaba responder con ataques basados en el dominio de pelota, pero carecía de ideas, y no estaba muy fino.

Unos segundos antes que se cumplieran los 20 de la segunda mitad, Central llegó al tercero tras una gran jugada por el sector izquierdo que nuevamente Temperini terminó mandando al fondo de la red. La serie estaba igualada y todo estaba abierto para un final realmente apasionante. Luego de la conversión, el delantero goleador se retiró de la cancha por un problema físico y fue ovacionado por toda la parcialidad local.

Cada minuto era determinante, Atlético intentaba despertarse y se acercaba un poco más, Central respondía con ataques peligrosos. Ambos equipos empezaban a jugar con unida y vuelta con mucho ritmo.

En el final, Central parecía más entero y fue en busca de la victoria con muchísima actitud. Luego de una buena jugada colectiva, la pelota volvió a impactar en el poste, que le volvía a jugar una mala pasada al local y lo dejaba solamente a un paso de lo que hubiera sido un final épico.

De esta manera llegó el pitazo final, que derivaba en una definición por penales. Atlético sabía que no había jugado su mejor partido pero encontraba una chance más desde los 12 pasos, mientras que en el Canalla no podían entender todavía lo cerca que estuvieron de llevarse la victoria.

La tanda de penales arrancó con todas conversiones, hasta el último penal, donde Mariano Botti se lució arrojándose hacia la izquierda para decretar el 5 a 4 final que le dio el triunfo a Atlético. La gente del Verde celebró junto con el trofeo, mientras que los jugadores de Empalme Central se fueron reconocidos por su público luego del gran trabajo realizado.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *