Continúan los robos en Raviolo

Continúan los robos en Raviolo
Germán, el inquilino de la casa asaltada asegura que a su esposa “la durmieron” para robarle.
Germán, el inquilino de la casa asaltada asegura que a su esposa “la durmieron” para robarle.

Un robo en una vivienda de la calle Cogorno al 200, en barrio Raviolo, se convirtió en el cuarto ilícito cometido por delincuentes en el término de tres meses en la misma cuadra, lo cual indignó y disparó las quejas del presidente vecinal, Oscar Aranda. El vecinalista se domicilia a escasos metros de la casa asaltada y expresó que la situación “es insoportable, estamos muy preocupados, hicimos las tramitaciones correspondientes pero siguen los robos”. A la vez desligó a la policía del incremento de la inseguridad, “acá la responsabilidad es del intendente municipal (Horacio Vaquié), el es el responsable de todo”, afirmó.

El robo ocurrió en una vivienda interna y la familia que la habita hace apenas un mes que alquila ese inmueble. El mes pasado fue robada una carnicería ubicada en el frente de este inmueble. El padre de familia, de nombre Germán, relató a Grupo Del Sur, que a las 4 del miércoles dejó la casa para dirigirse hacia su trabajo y alrededor de las 7 le comunicaron que la habían asaltado. En ella se encontraba su esposa y sus dos hijos “y ellos me contaron que no escucharon nada, no sabemos si los durmieron”, señaló Germán quien estimó que se trató de un solo delincuente, el cual ingresó tras violentar la reja de una ventana utilizando “un pedazo de chapa dura”.

Si bien en un momento de charla Germán aseguró tener la certeza que el ladrón fue una sola persona, en el diálogo con los medios hablaba en plural al referirse a su accionar. Así manifestó que “entraron, revisaron todo. Es raro todo porque entraron a la pieza de ellos (los chicos), no escucharon nada, no sintieron nada; mi señora tampoco” y por ello insistió en que a su esposa “por como sucedió todo, para mí la durmieron”. Uno de los elementos que lo llevan a creer con firmeza en la utilización de algún tipo de somnífero es que le fue sustraído el teléfono celular que la mujer tenía debajo de la almohada que ella estaba utilizando.

Todo revuelto

“Revolvieron todo, todos los cajones y se llevaron mi ropa, dejaron todo tirado”, explicó y a la vez reforzó su hipótesis sobre la participación de un solo delincuente “porque no se llevaron televisor ni nada grande”. En cambio el delincuente si se apropió de su moto, una Honda Wave, de 110 cc. la cual se llevó sin inconvenientes pese a que vecinos vieron salir a una persona con el rodado “pero supuestamente creyeron que era yo”, expresó Germán, quien lleva viviendo solo un mes en el barrio y todavía no es muy conocido. “Eran las 7 de la mañana, pleno día”, se lamentó. Para salir el malviviente tomó las llaves de la casa y con ellas abrió la puerta principal por la cual se fue con su botín.

En tanto en la madrugada de ayer, alrededor de las 2, los delincuentes regresaron a la cuadra, se desconoce si con intención de ingresar a la carnicería o a la casa de Germán. “Se escuchaban ruidos, se escuchaba que hablaban y llamamos a la policía; a los 5 minutos llegó y ya tenían a uno en el patrullero al que habían sacado de este árbol”, relató ayer Germán señalando el árbol ubicado frente al inmueble y agregó que además “había gente corriendo por todos los techos”. En ese sentido indicó que además del joven apresado otros tres se encontraban en los tejados, los que huyeron sin lograr su cometido de ingresar a robar.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *