Nueva estrategia de la Multisectorial para evitar la venta de lotes en Cilsa

Nueva estrategia de la Multisectorial para evitar la venta de lotes en Cilsa

A primera vista cualquier lector podrá preguntarse si los integrantes de la Multisectorial no habrán caído en una contradicción lógica, puesto que hasta hace una semana señalaban que la intención de la Municipalidad de vender los lotes (Nº 23 y 24; ubicados en Sarmiento y Misiones) era sencillamente “una estafa” porque allí según planos del equipo técnico municipal, ordenanzas y testigos, el espacio verde estaba destinado a la plazoleta Gral. San Martín, en consecuencia la Municipalidad estaría vendiendo una plazoleta.
Sin embargo el viernes pasado por la mañana, María Cardinali, integrante de la Multisectorial, acompañada de sus compañeros, ex trabajadores de Cilsa y ciudadanos en general, participó de la apertura de sobres referentes a la licitación y resultó ser la futura adjudicataria de los terrenos en cuestión: su oferta fue de un millón de pesos para el lote Nº 23, lo mismo para el lote Nº 24.
Cabe destacar que del proceso licitatorio participaron un total de 6 oferentes: 4 integrantes de la Multisectorial; y 3 particulares (2 de ellos en conjunto).

Versión de la Multisectorial
Consultados por Diario EL SUR, sobre el porqué de su accionar y los resultados obtenidos hasta el momento, desde la Multisectorial explicaron: “La compra es a los efectos de poder ser parte de este proceso y dar a luz la iniciativa municipal: están vendiendo una plaza. Si no interviniésemos como oferentes quedaríamos afuera y de hecho una porción de la plaza (Lote Nº 24) ya se habría vendido, mucho antes y así el espacio público se habría privatizado”, detalló Cardinali.

La historia se repite
No es la primera vez que la Municipalidad inicia la venta de lotes ubicados en el ex predio de Cilsa. En noviembre del 2011, se llevó a cabo el primer intento con la licitación correspondiente a la venta de tres lotes Nº 22, 23, 24.
En la ocasión, sólo participaron dos oferentes: Enzo Ramón Vlafré, quien compró el lote Nº 22 y Adolfo Araujo, el lote Nº 24. Luego de haber transcurrido los 15 días para la realización del pago, Araujo presentó a la Municipalidad un recurso administrativo a través del cual al día de hoy trata de obtener la invalidación de la resolución administrativa argumentando que “estaba comprando una plazoleta”.

Concejales sin voz
Araujo pidió a los candidatos que definan sus posiciones frente al ex predio de Cilsa y criticó con dureza al Cuerpo de Concejales. “Nuestro accionar es táctico, son estrategias que nosotros tomamos dentro de nuestras limitaciones. Acá hay autoridades que nos deberían representar en el Concejo Municipal y que ante una irregularidad de este tipo deberían haberse hecho escuchar e impugnar su voz. Los concejales se callan en esta situación, nosotros en tanto ciudadanos usamos los recursos que tenemos a mano: en este caso como oferentes y así logramos que se discuta el hecho de qué la Municipalidad está vendiendo una plaza”.
“Continuaremos trabajando para que el espacio público lo siga siendo, nadie será propietario de ese lugar. El poder de la Municipalidad es un poder autoritario, el cual, ejerce el intendente Vaquié; el Concejo Municipal es puenteado, no interviene y no reacciona; ni siquiera participan los concejales de la oposición”, expresó Araujo. Y finalizó: “Las próximas semanas evaluaremos cómo continuar nuestro trabajo a través del diálogo con todos los integrantes de la Multisectorial; si bien consideramos exitoso nuestro trabajo, la situación de Cilsa sigue estando en riesgo”.

Redacción El Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: