Una docena de fiestas fueron desarticuladas el fin de semana

Efectivos policiales e inspectores municipales intervinieron en varias de las numerosas fiestas que se desarrollaron en la ciudad entre viernes y sábado. En algunos casos se trataba de actividades permitidas pero se constató que no se cumplían los protocolos por lo que se les puso fin.

DURANTE EL FIN DE SEMANA EL TRABAJO DE POLICÍA Y MUNICIPALES FUE ARDUO.

Entre viernes y sábado personal municipal, conjuntamente con efectivos de la Unidad Regional VI, desarticularon una docena de fiestas, algunas clandestinas y otras permitidas pero en las que no se  cumplía con los protocolos sanitarios. Cabe destacar que a la par se desarrolló otra cantidad innumerable de encuentros de estas características en distintos puntos de la ciudad y la zona rural, a las que no se pudo poner fin o controlar por la escasez de medios.

 “No tenemos el personal para atender todas esas cosas”, admitió el director de Prevención y Seguridad Ciudadana, Javier Garceche. “La realidad es que fue el segundo fin de semana de un trabajo muy febril, tanto por el incumplimiento de algunos locales comerciales como también de los vecinos en sus domicilios particulares, con fiestas que estaban por encima de la participación de la cantidad de personas permitidas”, señaló el funcionario. 

Al respecto recordó que el máximo permitido para las reuniones familiares es de 10 personas y  “en muchos de esos casos estaban muy, pero muy por encima”. Detalló que “en un domicilio de calle 14 de Febrero al 151 había una cantidad cercana a 50 personas”. Además  “se inspeccionaron todos los locales comerciales. En Calle Rivadavia al 1100, en un conocido salón de fiestas había un cumpleaños de 15 totalmente excedido”.

Cabe destacar que todos estos controles se dan a la par de las tareas de prevención del delito y de identificación de personas y vehículos que desarrollan las fuerzas de seguridad. “Empezamos a trabajar a las 11 de la noche y terminamos a las 9 de la mañana en Moreno y Mendoza, también con una cantidad de gente impresionante en una fiesta clandestina”, resumió Garceche. 

 

Disturbios

En el transcurso de todos estos operativos, en la madrugada del sábado, también tuvo lugar un incidente entre la Policía y jóvenes que se encontraban fuera del bar ubicado en Dorrego y 14 de Febrero, a los que no se dejaba entrar por estar colmada la capacidad. Como consecuencia un patrullero resultó dañado por un botellazo y, según testigos, hubo disparos con cartuchos antitumultos (balas de goma) de parte de los uniformados. No obstante no hubo heridos ni demorados.

“Se causó daño a un patrullero, que sabemos que es de todos nosotros, que genera inconvenientes por ruptura de vidrio o ruptura de luces. Ese local es continuamente controlado todos los días, de lunes a lunes. Inclusive hubo quejas de los propietarios por los controles”, aseguró Garceche. Y añadió que “hubo trabajo en todos los boliches, también el de Salta 321”. Otro incidente se dio en Luzuriaga y Peña; en un club de la ciudad por calle Santa Cruz; en Arroyo del Medio, en calle Quintana con una cantidad impresionante de gente; en Brown al 1330,otras fiesta clandestina”.

 

Violencia

A todo ello, Garceche agregó que en Tello y Luzuriaga “si bien no era una fiesta clandestina, porque estaban en la calle, también hubo disturbios, piedrazos. Ahí también sufrió daños un patrullero. Es complicado, es complicado. Pero también la gente, a está altura de la pandemia, a más de un año, cuando se acerca la policía dice desconocer la normativa. Todos lo sabemos, la conocemos al dedillo. Pero bueno, la gente dice desconocerlo, creer que estaba todo liberado y no es así”.

Comentarios:

Lo más leído

1 Hallaron sin vida a Silvia Brites 2 Detuvieron a un empleado del Municipio por un abuso sexual 3 Cayó la banda de “Novillo” 4 Agredieron a personal policial que intervino por una fiesta clandestina 5 Balearon en Pavón a un conocido vecino de Empalme