Nuevo parate deportivo: Una simple nota de opinión

Por Valeria Ríos Pisani Periodista Deportivo ¿Qué hubiese pasado si uno de los integrantes de esta familia que protagonizó el brote de Covid-19 en nuestra ciudad, hubiese asistido a uno de los espacios deportivos al que yo fui y al que me dejaron pasar sin hacerme un solo control? Ni registro en planillas, ni medición […]

Por Valeria Ríos Pisani

Periodista Deportivo

¿Qué hubiese pasado si uno de los integrantes de esta familia que protagonizó el brote de Covid-19 en nuestra ciudad, hubiese asistido a uno de los espacios deportivos al que yo fui y al que me dejaron pasar sin hacerme un solo control? Ni registro en planillas, ni medición de temperatura, ni alcohol. Imaginen a uno de estos miembros infectados en ese lugar interactuando con todos los que estaban allí sin cumplir con las medidas sanitarias. ¿Se propagaba peor no?

 

Esta pandemia deja al descubierto otra desigualdad: La falta de voluntad de algunos pocos de respetar las nuevas reglas de convivencia que perjudicó a otros muchos.

He ido, por cuestiones laborales, a diferentes espacios deportivos y casi todos cumplían al pie de la letra con el protocolo porque, simplemente, era lo que correspondía.

Estos espacios tienen que volver a cero después de ese primer gran esfuerzo de cierre total, como consecuencia de las decisiones de aquellos que no han podido superar el desafío de la responsabilidad social. Y hablo especialmente de aquellos que no son los que han quedado expuestos pero sí son los que, en la reanudación de las actividades, volverán a hacerlo sin arrepentimientos.

Pero esto es entre todos. Es el Estado y la población en conjunto con sus instituciones, como siempre fue aunque nos hayan querido hacer creer otra cosa. Para cambiar esto, nosotros también involucrémonos más y DENUNCIEMOS.

Porque el Estado debe controlar, sí, y tenemos todo el derecho a reclamar si creemos que no lo hace, ¿pero realmente necesitamos que nos controlen para cumplir con lo que debemos hacer?

Es de conciencia social, es de base, es crecer como comunidad al punto que el Estado no nos tenga que controlar para cumplir con las normas y la legalidad. Esa es la verdadera solución.

Mientras tanto, impartamos la justicia de los que cumplen con las nuevas normas de convivencia establecidas por un gobierno democrático frente a un contexto internacional, que no son optativas al gusto de cada uno sino que son de cumplimiento obligatorio para todos por igual en pos de una seguridad colectiva, y que en esta Pandemia es la justicia de las mayorías.

Comentarios:

Lo más leído

1 Hurtaron más de 3 millones de pesos de una vivienda 2 Gendarmería detuvo a un hombre en una entrega vigilada 3 Apuñalaron a una perrita y le dejaron clavado el cuchillo 4 La Subjefa de Policía recorrió los puestos de control 5 Indagan a siete personas por los incendios en las islas