Plus salarial salud: mucho ruido y pocas nueces

¿Cómo llevas eso de la ansiedad? … Una pregunta que seguramente te hizo en estos días tu psicólogo, tu nutricionista o tu mejor amigo. Técnicamente la ansiedad es la respuesta del individuo ante una situación de emergencia o peligro, sea este real o no, y su principal función es la supervivencia. Hoy podríamos robar esta […]

¿Cómo llevas eso de la ansiedad? … Una pregunta que seguramente te hizo en estos días tu psicólogo, tu nutricionista o tu mejor amigo. Técnicamente la ansiedad es la respuesta del individuo ante una situación de emergencia o peligro, sea este real o no, y su principal función es la supervivencia.

Hoy podríamos robar esta expresión y llevarla al plano político ya que es ansiedad lo que el Gobierno Nacional genera en toda la sociedad emitiendo medidas apresuradamente y sin la previsión y estructura necesarias para convertirlas en hechos concretos.

El DNU 315 y la Resolución Conjunta (MS-MTESS) 3/2020 establecieron una ASIGNACIÓN ESTIMULO y el procedimiento para su gestión y pago. La primera vigente desde el 27 de Marzo y la segunda desde el 18 de Abril. Esta ASIGNACIÓN ESTÍMULO consiste en la suma de $20.000 a abonar en 4 cuotas mensuales, iguales y consecutivas de $5.000 a liquidarse en función al trabajo efectivo de los meses de abril, mayo, junio y julio a través de ANSES. Es una especie de gratificación para quienes día a día cuidan de cerca nuestra salud, encargados de prevenir la propagación del virus y de llevar adelante la delicada y esencial tarea de atender a los pacientes. Precisamente viene a retribuir a los trabajadores de la salud, profesionales y técnicos, auxiliares, ayudantes, y a toda persona expuesta y/o abocada al manejo de casos relacionados con la pandemia de Covid-19. Incluye a los trabajadores que prestan servicio en establecimientos de salud con internación, las clínicas pertenecientes a las obras sociales, sistemas de atención extra – hospitalaria, laboratorios de análisis clínicos y residencias de la tercera edad.

Esta medida publicada y vigente desde Marzo que tiene en cuenta lo efectivamente trabajado en Abril y que además supone que toda la información será contrastada con las bases de AFIP, esto significa con el F931 de Abril, cuyo vencimiento comenzaba el 11 de mayo y ahora fue prorrogado al 18, se hará efectiva siendo muy optimistas, entre fines de mayo o principios de junio… si esto no es generar ansiedad, estrés, nerviosismo y expectativa, qué es?

Desde lo personal me cuesta mucho comunicarle a la enfermera, al médico o al servicio de limpieza que la norma es muy ambigua, que depende de otra declaración jurada y de un precario registro provincial que ya extendió dos veces la fecha de cierre para la carga de información y si aún no estás convencido de lo improvisado que está todo, más allá que cumplas tu obligación de actualizar el plantel de personal, aún no funciona el botón de “generar declaración jurada”.

Repasando la norma y tratando de resolver todos los interrogantes que nos deja, podemos resumir lo siguiente:

Paso 1: Inscripción en REFES (en SISA): Este es el Registro Federal de Establecimientos de Salud, que funciona dentro de Sistema de Información Sanitaria Argentina. El mismo es creado y actualizado por el Ministerio de Salud de la Provincia. Aquí cada efector debe cargar la nómina de todos sus empleados en relación de dependencia y de los profesionales monotributistas o autónomos vinculados de manera estable a la institución con alguna forma contractual.

Paso 2: Abocados y/o expuestos: El efector de salud lleva consigo la carga de decir este sí, este no, ya que debe determinar qué personal o profesional está expuesto y/o abocado a la atención de COVID-19. Es relativamente fácil reconocer quiénes están abocados a atender la enfermedad: el chofer de ambulancia que traslada al paciente, la enfermera que lo atiende y acompaña, el médico. Pero si hablamos de exposición, ¿no se encuentra de la misma vereda la administrativa que ingresa por los mismos accesos que el médico, o el personal de limpieza que recorre toda la institución, o los encargados de mantenimiento que acondicionaron las instalaciones para cumplir con el aislamiento? .

Paso 3: ¿Cuándo cobran?: esto depende de una declaración jurada que aún no se puede presentar y de todos los controles posteriores. El pago llegará no antes de 2 meses después de comunicado el decreto, es decir para finales de Mayo o principios de Junio.

Una norma muy ambigua, con reglamentaciones poco claras y emitidas tan tempranamente que sólo generan tensión entre empleado y empleador.

Por lo general quién fija las condiciones no resulta el mismo que pone en práctica el plan, en estos momentos de tanta carga informativa, administrativa y emocional, debemos elegir los procesos más simples. Por ello desde mi punto de vista, esta asignación debería haberse creado como un registro donde cada empleado o profesional pueda inscribirse con sus datos personales. Así se libera al empleador de una carga administrativa más y se hace responsable al beneficiario de su propia gestión. De esta manera se logra el fin principal que es darle un pequeño estímulo a quienes ven el peligro un poco más de cerca, esas especies de palmaditas en la espalda que hoy más que nunca vienen bien.

Es importante traer luz y tranquilidad a las relaciones de trabajo, luz conociendo todas las aristas de la situación y asumiendo que nada se resuelve en un “click” y tranquilidad apelando a la confianza y a la tolerancia con el otro. Este monstruo real o imaginario que crea nuestra ansiedad también debemos superarlo entre todos.

 

CP LORENA MARCHEI

MAT.15306

03400-15419888

lorenamarchei@gmail.com

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Positivo de Covid-19 rosarino es proveedor y estuvo en Fighiera 2 Godoy: denuncian que una mujer fue abusada y asesinada 3 Un proveedor visitó comercios sin saber que tenía Covid-19 4 UOM: Acindar busca “exenciones impositivas y flexibilización” 5 Múltiples allanamientos por abuso de armas y amenazas