Bautista Uviedo: Un sueño bajo los tres palos

Tras un gran 2019, Bautista Uviedo comenzó el 2020 en las inferiores de River Plate. En una charla distendida, cuenta cómo fueron sus comienzos y que fue lo que lo llevó al club millonario. Además, no se conforma con su presente, y sueña con vivir del fútbol.

Uviedo en su primer entrenamiento en River.

Todo inició en el año 2009, cuando Bautista decidió dar sus primeros pasos en el fútbol y comenzar a jugar en el club Independiente de nuestra ciudad. Fue allí donde le dijeron que debía ser arquero por su gran estatura, y en ese preciso momento empezó todo.

Luego de tres años en el club, el joven arquero decide pasar a Duchini, en donde le dicen que definitivamente tenía que ser arquero y dejar su otra posición que era la de centrodelantero. En la academia de fútbol, tuvo al profesor Alberto Dose, a quién Bautista le agradece mucho debido a que “fueron varios años de trabajo con él, de lucha constante porque yo era bastante vago, y ahí es cuando empieza este largo viaje”.

En ese tiempo Bautista participó de varias pruebas en clubes de AFA sin tener demasiado éxito. “Pasé por Lanús, Racing, Central, Newell´s, Estudiantes y Vélez, pero nunca logré concretar el objetivo de quedar en alguno de esos clubes”.

Mientras seguía en busca de su gran objetivo, Uviedo pasó por Empalme Central y Talleres, para, más tarde, arribar a Atlético Empalme en el 2019. En “el verde” tuvo un gran año y terminó de pulir sus condiciones con la ayuda de Sebastián Torres, entrenador de arqueros del club.

Por este motivo Bautista no se olvidó de él ni de Germán Zanchetta. “Le agradezco a Sebastián Torres y Germán Zanchetta por todo lo que me brindaron, y por terminar de pulirme”.

En cuanto a sus características bajo los tres palos, Uviedo dijo: “Me considero un arquero muy técnico, me encanta jugar mucho con los pies. El juego aéreo también es un punto muy fuerte mío. No soy un arquero de mucha reacción por mi altura y mi contextura física. Además, me encanta atajar penales y creo que es uno de mis fuertes también”.

Después de una gran primera mitad de año, comenzando en 4ª y jugando varios partidos en la reserva de Pablo Herrera, llegó la tan esperada oportunidad. Sobre ella, el arquero detalló: “El profesor Sebastián Torres me lleva a una prueba de arqueros en el club Adiur de Rosario, a la cual va el “pato” Fillol, junto con dos profes de arqueros. Ahí me fue muy bien y me dijeron que tenía que ir una semana a prueba a River”.

“Fui esa semana y al terminarla, me dijeron que había quedado y que ya era jugador del club. El año pasado me hicieron venir a jugar dos partidos, ya fichado en liga y en AFA, contra Camioneros que ganamos 3 a 0 y contra Vélez que le ganamos 2 a 0”, continuó contando Uviedo.

A diferencia del año pasado, en donde Bautista debía viajar para disputar los partidos, en este 2020 el villense ya se encuentra en la pensión riverplatense, y bajo las órdenes de Javier Alonso, entrenador de la 6ª división.

La rutina en el club millonario es bastante desgastante. El joven villense entrena por la mañana y por la tarde, asiste al Instituto River Plate, en donde cursa su 4º año de secundaria. Acerca de los entrenamientos matutinos, Uviedo cuenta: “Nos levantamos siempre a las 6.30, y vamos a desayunar a la confitería. Luego sale el micro para Ezeiza, donde entrenamos hasta las 10 y ahí pegamos la vuelta para la pensión. Los entrenamientos son cansadores, pero se trabaja muy bien”.

Bautista se muestra muy feliz por este presente y llenó de halagos a su nuevo club: “El club siempre está lleno de gente, y el mundo futbol es una locura. River es el club deseado por todo jugador creo yo”. “La verdad que siempre te están viendo de todos lados, es un club muy grande y le estoy agradecido que me hayan abierto las puertas. Acá la pensión es muy cómoda, tenes todo, es el club deseado de cualquier jugador”, agregó el joven arquero.

 

Sus padres, Mauricio y Lorena, son su gran sostén.

 

En cuanto a los referentes en su puesto, Bautista destaca a dos grandes arqueros: Uno es el “pato” Fillol que es el espejo de todo arquero. Es muy completo, no solo por como atajaba, sino la personalidad que tenía él era muy distinta a los demás”. “Hoy mi referente es Ter Stegen, es un arquero fuera de serie. Es muy completo: tiene buen saque, buen achique, va bien de arriba y lo que me encanta, que es lo que yo más observo de él, es como juega con los pies”, cerró.

Observando a sus referentes y aprendiendo día a día en cada entrenamiento, Bautista busca cumplir sus objetivos de este año, los cuales detalló con fuerte convicción: “Ser titular en mi categoría, sumar experiencia, y trabajar duro”.

Con los pies sobre la tierra, Bautista Uviedo sabe muy bien que esto recién comienza y el camino es muy largo para lograr su sueño, que bien claro lo tiene: “Mi sueño es vivir del fútbol. Trabajar duro y de acá a unos años poder vivir del fútbol. Ser profesional en lo que hago y en lo que amo. Yo hago lo que amo y amo lo que hago. Vivir de futbol, trabajar de lo que yo amo seria mi sueño”, detalló con gran entusiasmo.

A pesar de su gran presente, Bautista sabe que no debe bajar los brazos si quiere cumplir su anhelo. Para eso deberá seguir aprendiendo en el día a día, y de esta manera sumar experiencia. Sin embargo, no estará sólo, ya que cuenta con el apoyo de todos sus familiares y amigos, que lo ayudarán a hacerse aún más grande bajo el arco millonario y de esta manera poder cumplir su sueño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Un hijo de Hugo “Gali” Díaz fue detenido con marihuana  2 Daños en gran parte de Villa por fuertes ráfagas de viento  3 Nuevos enfrentamientos entre Los Santafesinos y los Cherey 4 Incautaron contrabando de calzado que ingresaba a Villa 5 Histórico encuentro entre chacareros y legisladores