Cambio en la causa por la muerte de “Tuti” Acosta

Por falta de pruebas en contrario la fiscal Analía Saravalli decidió recalificar la imputación de “Homicidio en grado de tentativa” por la de “Homicidio culposo en accidente de tránsito, agravado por darse a la fuga”. De los tres imputados primarios sólo quedó uno. La madre de la víctima expresó que “es una burla”. 

Lorena Paredes y el Dr. Damián Bellesi esperan que se presenten testigos del hecho que cambien la causa.

El martes se llevó a cabo en los Tribunales de nuestra ciudad la audiencia de recalificación de la imputación en la causa por la muerte de Lisandro “Tuti” Acosta. En base a las pruebas existentes hasta el momento en la Investigación Penal Preparatoria (IPP) la fiscal Analía Saravalli decidió cambiar la calificación de “homicidio en grado de tentativa” a “homicidio culposo en accidente de tránsito”, por lo que solo queda como imputado Jesús Sauretti, conductor del auto que colisionó con la moto de Acosta.

La audiencia fue presidida por el juez de IPP, Dr. Ignacio Vacca; en tanto el Ministerio Público de la Acusación estuvo representado por la fiscal Dra. Analía Saravalli quien fue asistida por el Dr. Franco Carbone. Como querellante, la familia Acosta, contó con la representación del Dr. Damián Bellesi, mientras que Sauretti fue acompañado por su defensora, Dra. María Florencia Suárez. También estuvieron presentes los padres y tres familiares de Acosta y allegados de Sauretti, separados por un cordón policial.

Cabe recordar que los incidentes que la provocaron la muerte a Lisandro Acosta ocurrieron el martes 20 de junio de 2017, alrededor de las 6, en Av. San Martín al 1800, entre Santiago del Estero y Catamarca. Allí hubo una colisión entre la Motomel Skua 150 en la que se movilizaba Acosta, de 21 años, acompañado de Federico López y el auto Volkswagen Gol, conducido por Jesús Sauretti, de 31 años, y en el que además viajaban Sebastián Cevey, de 24, y Nicolás Durand, de 28. A todos ellos en principio se los imputó de “homicidio en grado de tentativa”.

Como consecuencia del impacto Acosta sufrió graves heridas, especialmente en la columna vertebral, que lo dejaron postrado y finalmente falleció el 18 de febrero de 2018. Los familiares de Acosta sostienen que además fue agredido luego de la colisión por los tres jóvenes del auto. Para su madre, Lorena Paredes, la muerte fue consecuencia de un ataque intencional que sufrió luego de un altercado que mantuvo con los imputados en el boliche “Lolita”, de Salta al 300. Por ello aspiraban a una imputación de homicidio doloso.

 

Recalificación

Luego de dos años y medio de investigación, en base los informes médicos, de autopsia, actas y testimonios de personal policial y municipal que llegó al lugar una vez producido el incidente, como así también de las pericias en el lugar y de los vehículos involucrados, que no pudieron dilucidar quién fue el embestido y quién el embistente, la fiscal Saravalli decidió recalificar la imputación.

Por tal motivo le imputó sólo a Sauretti haber provocado el siniestro como resultado de “no haber circulado con cuidado y prevención, y conservando en todo momento el dominio efectivo del vehículo”. A ello la fiscal le agregó que realizó “maniobras caprichosas e intempestiva, dándose a la fuga dejando abandonada a la víctima sin prestarle asistencia”. En base a ello le imputó “homicidio culposo en accidente de tránsito, agravado por haberse dado a la fuga, en calidad de autor”.

 

La querella

Desde la querella respondieron que no aceptaban esta calificación e insistieron en que se trató de un hecho doloso recordando el altercado previo en el boliche donde Durand, Cevey y Sauretti habrían amenazado de muerte a Acosta. Además, destacó el Dr. Bellesi, que existe un informe de una médica del Hospital de Emergencia Clemente Álvarez (HECA) de Rosario, donde fue internado Acosta, que indica que presentaba un hematoma en el ojo derecho compatible con un golpe de puño.

Bellesi puntualizó que según los testigos de lo sucedido en el boliche, Acosta no fue golpeado en ese lugar, por ello deduce que de haber existido el puñetazo, fue posterior a su caída de la moto.  En respuesta la Dra. Saravalli precisó que “compatible” no significa que realmente fuera una lesión causada por un golpe de puño y aunque así lo fuera, no hay forma de saber quién lo podría haber causado, por lo que no se le puede imputar a ninguna persona.

 

Tras la audiencia los familiares abrazan a la madre de Lisandro Acosta que fue desbordada por el llanto.

 

La defensa

En tanto la Dra. Suárez expuso que no hay forma de probar que Sauretti fuera quien embistió la moto de Acosta y en base a lo dicho oportunamente por el acompañante de la víctima Federico López (quien brindó dos declaraciones totalmente contradictorias) manifestó que fueron ellos quienes iniciaron la persecución del auto de Sauretti y le arrojaron un piedrazo que destrozó la luneta trasera del Gol. Añadió que es posible que Acosta intentara golpear el auto con un puntapié y en esa maniobra ocurrió la colisión.

Para la abogada defensora también podría ser el estallido del cristal el que llevó a Sauretti, sobresaltado por el estruendo, a realizar una mala maniobra, aunque las pericias no pudieron precisar la mecánica de la colisión y qué vehículo fue el que embistió al otro. Por ello entiende que no hay pruebas suficientes para imputarle el hecho y aseguró que la Investigación Penal Preparatoria “está concluida hace mucho”.

 

Resolución

Tras escuchar a todas las partes el Juez Vacca, desestimó los pedidos de la querella y la defensa y aceptó la recalificación propuesta por Saravalli. No obstante la fiscal aclaró que la IPP no está concluida por lo que la investigación continúa abierta. El final de la audiencia fue con la reacción de impotencia, indignación y dolor de parte de los padres de Acosta, que estuvieron presentes en la sala junto a otros tres familiares. Su madre, Lorena Paredes, se retiró insultando a Sauretti y luego prorrumpió en un llanto incontenible.

 

Familiares y amigos de la víctima se concentraron frente a los Tribunales.

 

“Fue una burla”

“Para mí fue una burla”, expresó Lorena Paredes, madre de Lisandro “Tuti” Acosta, al finalizar la audiencia de recalificación de la imputación a Jesús Sauretti. “Es una burla, no solamente a mí, sino a todas las madres, a la sociedad”, remarcó. “A mi hijo me lo amenazan afuera del boliche. Hay más de diez testigos de que lo amenazan de muerte a mi hijo, con un cuchillo. Después ellos se van mi hijo sale porque uno de seguridad le dijo: ‘Andá, porque van a volver’. Cuando se va empieza la persecución porque lo empiezan a seguir y a 10 cuadras lo chocan. Si se bajan o no a golpearlo no se sabe porque no andaban las cámaras, pero que fue intencional, fue intencional”, aseguró.

 

Hacen falta testigos

Por su parte el Dr. Bellesi resaltó “la necesidad en la causa de testigos del hecho, antes, durante y después. Con esta nueva imputación nos olvidamos de todo lo que se viene investigando en la causa, de cómo Lisandro termina en una calle, tirado, con pérdida de conocimiento, posteriormente en el HECA, de su agonía. Nos olvidamos de todo. Por eso pedimos ayuda a la ciudadanía, sabemos que mucha gente llamó al 911. No se piensen que esta causa está terminada, está causa recién empieza, tiene un nuevo comienzo, necesitamos de la colaboración, que se presenten espontáneamente en la Fiscalía a dar su testimonio. Si no hay colaboración no se van a terminar nunca estos hechos de violencia”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Un hijo de Hugo “Gali” Díaz fue detenido con marihuana  2 Daños en gran parte de Villa por fuertes ráfagas de viento  3 Nuevos enfrentamientos entre Los Santafesinos y los Cherey 4 Incautaron contrabando de calzado que ingresaba a Villa 5 Histórico encuentro entre chacareros y legisladores