Imputaron a Cristian Cabrera por femicidio consumado

Por pedido de la Fiscalía se recalificó la imputación a Cristian Cabrera por la muerte de Florencia Coria, la que pasó a ser de “Homicidio calificado por el vínculo en grado de tentativa y Femicidio en grado de consumado, ambos en concurso ideal y en calidad de autor”. También se lo imputó por la evasión de la semana pasada. La jueza le dictó prisión preventiva efectiva por 90 días. 

En la audiencia Cristian Cabrera estuvo acompañado por los abogados que le solventaron sus familiares.

El viernes se llevó a cabo en los Tribunales villenses una nueva audiencia imputativa a Cristian Cabrera por la muerte de Florencia Coria, allí se recalificó la primera imputación por la de Homicidio calificado por el vínculo en grado de tentativa y Femicidio en grado de consumado, ambos en concurso ideal y en calidad de autor; también se le imputó el delito de Evasión. La Jueza de Primera Instancia Dra. Mariel Minetti, quien reemplaza al juez Ignacio Vacca por la feria judicial, tuvo por formalizada la recalificación legal y la nueva imputación dictando la prisión preventiva  efectiva por el plazo de 90 días.

En esta instancia judicial se conocieron mayores detalles de lo ocurrido el domingo 29 de diciembre pasado, cuando la joven de 27 años de edad sufrió quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo. Desde el área de prensa de la Fiscalía Regional 2ª recordaron que el 30 de diciembre la Fiscal Dra. Analía Saravalli, le imputó (a Cabrera) “haber rociado con alcohol para luego prenderla fuego a su pareja Florencia Coria, con la clara intención de quitarle la vida, aprovechándose del desequilibrio emocional que ella presentaba y de la violencia que venía ejerciendo sobre la misma”.

La joven falleció finalmente el miércoles 8 de enero en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA) de Rosario, al cual fuera trasladado desde el Samco de Villa Constitución el domingo 5 de enero. El 8 de enero, al enterarse de la muerte de Coria, Cabrera violó la prisión domiciliaria que por 10 días le dictara el juez Vacca en la audiencia del 30 de diciembre. Cabe señalar que la Dra. Saravalli había solicitado en esa oportunidad 90 días de prisión efectiva. Cabrera fue recapturado 12 horas después de su fuga en la localidad de Pérez.

 

Evasión

En tanto en la audiencia del viernes último la Fiscal Dra. Eugenia Lascialandare (que suple a Saravalli por la feria judicial), le imputó, además del femicidio, haberse evadido de la Justicia y por ello reiteró el pedido de prisión preventiva efectiva por 90 días, lo cual fue aceptado por la jueza Minetti. Al término de la audiencia, en un breve diálogo con la prensa, la fiscal evalúo que la magistrada “consideró que las evidencias presentadas por la Fiscalía fueron contundentes y también el tema de la violación de la prisión domiciliaria que se había dispuesto en su momento”.

 

La fiscal Eugenia Lascialandare logró que la jueza dictara la prisión preventiva efectiva a Cabrera.

 

La versión de Cabrera

Por su parte Cabrera reiteró su versión asegurando que Florencia Coria se roció a si misma con alcohol tras una discusión que se inició al regreso de la fiesta de graduación de su hijo (de Cabrera). En la vivienda de Mitre 860, donde ocurrió el hecho, solo se encontraban ellos dos y la hija que tenían en común, de solo 3 años de edad. Agregó que con la joven estaban separados pero que cada tanto se reencontraban y estos encuentros siempre terminaban con agresiones de parte de la Coria hacia su persona, y que amenazaba con matarse sin el la dejaba. También estaba en la casa el padre de Cabrera, quien se hallaba durmiendo en una habitación; se trata de una persona con capacidad visual reducida por diabetes.

 

Evidencias

Las evidencias presentadas por Fiscalía desmintiendo a Cabrera se basan en las discrepancias de las declaraciones de Cristian Cabrera y sus familiares con respecto a lo sucedido en el momento en que Coria sufrió las quemaduras; la afirmación del médico forense del Instituto Médico Legal de Rosario que realizó la autopsia para quien la joven no pudo causarse las lesiones a sí misma, no sólo las quemaduras sino otras laceraciones que tenía en su cuerpo. “El médico forense me dijo por teléfono que en principio las lesiones no podrían haber sido autoinfligidas por el estado en que se encontraba”, detalló Lascialandare.

Otra incidencia que abona las sospechas de la Fiscalía es que los familiares de Cabrera se apresuraron en limpiar la escena del hecho antes de la llegada de la Policía Científica por lo que los peritos no pudieron obtener mayores rastros en el lugar. A ello se le suma la desaparición de la ropa que vestía a la víctima, puesto que las primeras vecinas que llegaron para asistirla la hallaron desnuda, expresó la fiscal. También puntualizó Lascialandare una evaluación del comandante de Bomberos Voluntarios, Rubén Moreyra, para quien el escenario no era coincidente con una autoincineración.

 

Los dichos de Florencia

No obstante la defensa de Cabrera, a cargo de los abogados Rupani y Catalani, pidió la morigeración de la preventiva y anticipó que de llegarse a juicio oral pedirán la absolución de Cabrera, basada en las declaraciones de tres personas que aseguran que oyeron decir a Florencia Coria que se autoinfligió las quemaduras. Uno de los testigos es el padre de Cabrera y los restantes una vecina, que además es personal policial, y la médica que la recibió en la guardia del Hospital SAMCo.

La policía Camila Acosta declaró que al escuchar los gritos de Florencia Coria corrió a ayudarla junto a otra vecina, hallaron la puerta abierta, ingresaron y vieron a la víctima que se encontraba “desnuda, quemada, muy roja la piel, no había fuego, y escucha que profiere: Me prendí fuego sola, me eché alcohol. Me prendí fuego sola, lo quise asustar a Cristian”. Por su parte el padre de Cabrera dijo que estaba durmiendo y que escuchó un alboroto, por lo que pese a sus dificultades visuales se levantó y se acercó al lugar del incidente, “pregunta que pasaba y escucha que ella le pide las llaves de la casa y le dice: Me prendí fuego Cabrera, quiero la llave para abrir la puerta”.

Más importante para la defensa es la declaración de la médica del Hospital SAMCo, Virginia Palmucci quien expresó que “la empieza a atender y Florencia le dice: Quise llamar la atención de mi marido pero no pensé que iba a ser para tanto”, señaló el abogado Catalani. “Como si fuera poco, a esto la médica le pregunta: ¿Pero, vos te tiraste alcohol? A lo que la paciente responde: Sí. Y que se arrepentía de lo que había hecho, que no pensó que era para tanto”, remarcó el letrado. A ello le añaden un antecedente anterior, ocurrido en Rosario, cuando tras una discusión con Cabrera la joven se habría arrojado delante de un auto y terminó hospitalizada con serias lesiones.

 

La jueza Mariel Minetti tuvo a su cargo la audiencia imputativa y resolvió a favor de la Fiscalía.

“Florencia no declaró”.

En respuesta, la fiscal Lascialandare manifestó en la audiencia que “no se puede afirmar de ninguna manera que porque hay personas que declaran haber escuchado lo que dijo Florencia, que Florencia declaró, Florencia no declaró y no va a poder declarar. Y no puede, tampoco, dejar de tenerse en cuenta la violencia de género, las denuncias previas que se mencionaron, y que puede, inclusive, teniendo en cuenta lo que manifestó la médica, porque el resto pueden ser testigos más parciales, sabemos que las víctimas de violencia de género tienden a defender a su agresor. Así que tampoco puede afirmarse que porque Florencia haya dicho eso, haya sido una declaración y que esta pueda tenerse como evidencia y futura prueba”.

 

Prisión preventiva

Coincidiendo con dichos de la jueza Minetti, y ante la extensa exposición de la defensa, Lascialandare recordó  todavía no se estaba juzgando a Cabrera sino simplemente considerando el pedido de prisión preventiva efectiva que presentó la Fiscalía además de la nueva imputación por la evasión. La magistrada atendió las razones de la solicitud y satisfizo el pedido de la fiscal. Así Cabrera permanecerá detenido por tres meses mientras la Fiscalía profundiza la investigación y la recolección de pruebas que permitan llevar al imputado a juicio oral.

Entre las posibles pruebas que se aporten por parte de la Fiscalía podría contarse el testimonio de Narela, la hija de Cabrera y Coria, de 3 años de edad. En la audiencia la fiscal Lascialandare anticipó que pedirán que se le realicen peritajes psicológicos para evaluar la posibilidad que exponga ante una Cámara Gesell, dado que es la única testigo de lo sucedido entre sus padres. Actualmente la niña se encuentra al cuidado de la abuela materna, Nélida Dora Foffani.

 

 DORA FOFFANI

Una relación tóxica

Foto: Sebastián Suárez Meccia. La Capital

Ante el periodista de La Capital, Marcelo Castaño, la madre de Florencia, Dora Foffani recordó que su hija se casó el 16 de diciembre de 2015. “Pero no llegaron a convivir definitivamente, él le pegó el mismo día que se casaron y ella se quedó primero en la casa paterna, después en la mía y en un departamento de calle Bordabehere, aquí en Rosario. No vivió en Villa Constitución, donde él sí residía”. Agregó que “nunca se terminaban de separar. El usaba a la hija de rehén, era su trofeo, se la llevaba a Villa Constitución y así presionaba a Florencia. «Vos vas a ser mía o no vas a ser de nadie» le decía. Ella iba a su casa, él le pegaba, y después la llamaba para decirle que la extrañaba, para pedirle que volviera. «Estoy en la esquina esperándote, gordita, tengo un regalito para vos», le decía por teléfono. La llamaba y ella atendía”. Dora definió a Cabrera como un hombre “violento y manipulador, la manipulaba todo el tiempo”. Esto, para la mujer, convirtió a la relación entre ambos en una “relación tóxica. “l era un hombre tóxico y tenía medios para manipularla”.

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Nuevo caso de Covid-19 en nuestra ciudad 2 El segundo pago del IFE será únicamente por sistema bancario 3 En Empalme atraparon a dos ladrones robando en una casa 4 Cómo es la circulación permitida entre Villa Constitución y San Nicolás 5 Hallaron más de 12 millones de pesos en un operativo por armas