Dos detenidos y un herido de bala tras una fallida entradera

Dos delincuentes sorprendieron a una mujer en la mañana del miércoles cuando ingresaba a su casa. La obligaron a entrar con ellos, la maniataron y le sustrajeron algunas pertenencias. Los vecinos advirtieron lo que ocurría y además de llamar a la Policía intentaron socorrerla. Los ladrones se vieron atrapados y saltaron al patio de una casa lindera, allí balearon al dueño y lograron huir. Fueron capturados poco después.

Uno de los delincuentes fue capturado minutos después del hecho, su cómplice tres horas después.

Un hombre herido de bala y una mujer asaltada y con una fuerte crisis nerviosa fue el resultado de un una violenta entradera que salió mal para los dos delincuentes que la cometieron y que terminaron detenidos. En realidad se trataron de dos hechos en dos domicilios distintos, que se unen por los fondos.  Esto generó una confusión que hasta desconcertó en principio al personal policial, que fue alertado por los vecinos, ya que algunos les daban cuenta de un robo por Av. del Trabajo al 700 y otros de un asalto en Dorrego al 2400.

Todo comenzó minutos después de las 10, en Av. Del Trabajo 745, donde se domicilia el empresario transportista Gustavo Gayoso y su familia. A esa hora su esposa, Susana, de 61 años de edad llegó a la casa después de realizar compras en un supermercado. Cuando se aprestaba a ingresar a la vivienda, por el garaje, fue sorprendida por dos sujetos que la empujaron dentro de la morada. Uno de los malvivientes portaba un revólver y bajo amenazas la maniataron y comenzaron a despojarla de sus pertenencias.

“En el garaje de la casa la tiran al suelo y le sacan la billetera con 9 mil pesos, los anillos de oro, una cadenita de oro y el celular, tomando también las lleves del auto”, confió una fuente policial a Diario EL SUR. “Posteriormente rompen la puerta de la casa ubicada en los fondos, propiedad del hijo de la víctima, pero no pueden continuar con el delito porque supuestamente los vecinos alertados se llegaron al lugar”, amplió la fuente.

 

Huida desesperada

La zona del incidente, Dorrego y Av. Del Trabajo, es un lugar muy transitado, con importantes comercios y donde confluyen los barrios Cilsa, Los Tilos, Stradella y Altamira. Los vecinos notaron inmediatamente que algo inusual sucedía y llamaron a la Policía, incluso uno intentó socorrer a la víctima. Los delincuentes, al advertir la reacción del vecindario, buscaron huir pero la puerta de calle de la vivienda sólo se puede abrir desde el interior con una llave, por lo que, desesperados, decidieron escapar por los fondos.

Fue así que utilizando un parrillero como plataforma, saltaron al patio de un vecino, Juan Antonio Tamburelli, de 56 años de edad, cuya vivienda da a calle Dorrego. Allí los ladrones se encontraron cara a cara con el dueño de casa que recién llegaba de su trabajo y se produjo una gresca ya que, según fuentes policiales, Tamburelli se trabó en lucha con los malvivientes y les habría asestado varios golpes de puño, hasta que uno de ellos le efectuó dos disparos con el revólver. Uno de los proyectiles se perdió en el vacío, pero el otro le impactó a la altura del esternón, aunque finalmente la bala se deslizó hacia la parrilla intercostal.

 

El arma descartada por el delincuente fue encontrada en el techo de una vivienda de neuquén casi urquiza.

 

Herido

Tamburellí logró salir de la casa para pedir ayuda y se desplomó en la vereda, un empleado de la Pinturería Mendoza, situada junto a la vivienda del herido, intentó acudir en su ayuda y se encontró con los dos delincuentes que salían a la carrera del interior. Uno de ellos le apuntó con el revólver, gatilló, pero el disparo no salió. Luego huyeron a pie por Dorrego y tomaron por calle Neuquén hacia Urquiza, en tanto el herido fue trasladado en ambulancia al Hospital SAMCo e internado en la Unidad de Terapia Intensiva, aunque fuera de peligro (ver recuadro).

“Yo estaba en la vereda -contó un vecino que vive por Dorrego al 2400, a metros de la casa de Tamburelli- y veo la gente que miraba por Av. Del Trabajo, veo un patrullero que dobla para ahí. Pensé que había pasado un accidente, salgo caminando por la vereda, cuando estaba a mitad de cuadra se escucha un disparo y pensé que era a la vuelta. Cuando llegué a la esquina miro para atrás y veo un vecino que sale agarrándose la panza, pidiendo auxilio, que le habían pegado un tiro”.

El vecino relató que cuando los vecinos se acercaban a auxiliar al herido “salen corriendo dos muchachos, de la casa, con un arma”. La fuga fue corta para uno de ellos, precisamente quien portaba el arma de fuego. Corrió por Neuquén junto a su cómplice, así lo registraron dos cámaras de seguridad de viviendas particulares, poco antes de llegar a la intersección con Urquiza arrojó el arma al techo de una casa, y dobló por Urquiza con dirección a Río Negro, donde finalmente fue capturado. En tanto su compañero siguió corriendo por Neuquén.

 

La entradera de la que fue víctima una mujer ocurrió en Av. Del trabajo al 700.

 

Atrapado

El primero de los delincuentes llegó hasta Río Negro, se subió a un camión de reparto estacionado e intentó que el conductor lo sacara del lugar. No tuvo tiempo, inmediatamente un móvil de Comando Radioeléctrico le cerró el camino y fue detenido. Posteriormente se lo identificó como Claudio Torres, de 29 años, con domicilio actual en la calle 3 de barrio Santa Teresita, aunque es de origen rosarino y con una estadía previa en la ciudad de San Nicolás. En su poder se encontraron dos anillos, propiedad de la mujer asaltada.

Más tarde admitió que en su carrera arrojó el arma de fuego en el techo de una casa ubicada a su izquierda, pintada de blanco. Pasado el mediodía personal de la Policía De Investigaciones (PDI), dio con ella en el techo de una vivienda de Neuquén al 700 (casi Urquiza) y se constató, por parte de una perito de la Policía Científica, que se trataba de un revólver calibre 32, con dos vainas percutadas y otras tres intactas, coincidiendo con los dos disparos efectuados en la casa de Tamburelli.

 

En casa de la ex suegra

Más tarde, alrededor de las 14.30 fue capturado el segundo delincuente, en este caso un villense con numerosos antecedentes: José “Pepe” Maes, de 38 años, quien se encontraba refugiado en la casa de su ex suegra, situada en calle Neuquén al 1600 de barrio Parque Industrial. Para su desgracia una de las grabaciones de las cámaras de seguridad consultadas por personal de la PDI lo muestra de frente, huyendo a la carrera junto al primer detenido. Por sus antecedentes, no fue difícil que los pesquisas policiales lo identificaran.

Debido a la dirección en la que huyó los efectivos de la PDI estimaron que buscaría refugio en la casa de su ex suegra, así que el propio jefe de esta fuerza policial, comisario Elías Moreno, se presentó en el domicilio de Neuquén al 1600. “Vengo a buscar a Pepe Maes”, le habría dicho a la dueña de casa. “Está acá”, habría admitido la mujer y le franqueó el paso. Una vez adentro y frente al prófugo, Moreno habría expresado: “Perdiste, date vuelta”, y lo esposó.

 

Juan Tamburelli fue herido en su vivienda de Dorrego al 2400.

 

Investigación

Al cierre de nuestra edición se investigaba si se trató de “un robo al voleo” o por si el contrario los delincuentes actuaron en base a un presunto dato erróneo sobre una importante suma de dinero que habría percibido la mujer asaltada. Tampoco se descarta la posible existencia de un tercer cómplice que aguardaba a los detenidos en un auto y que huyó al escuchar los disparos.

La audiencia imputativa, se llevará a cabo esta mañana y estará a cargo de la fiscal Analía Saravalli.

 

HERIDO

Estable y compensado

Juan Antonio Tamburelli se encontraba ayer, al cierre de nuestra edición, internado en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital SAMCo. Su estado era estable, hemodinámicamente compensado y estaba lúcido, por lo que se evaluaba darle el alta entre la tarde del jueves y la mañana de hoy. En cuanto al disparo, el médico que lo asistió explicó que la bala dio en el paraesternal derecho (a la altura del esternón) y se deslizó hacia la parrilla intercostal derecha, alojándose entre la sexta y séptima costilla, sin dañar ningún órgano vital. El propio paciente manifestó su deseo de regresar cuanto antes a su casa.

Comentarios:

Lo más leído

1 Investigan una muerte dudosa en la Clínica de Empalme 2 Entregaron viviendas y escrituras a familias del departamento Constitución 3 Gala de fin de año del Coro Comunal “Arreando Sueños” 4 Pedido solidario por Marcos Rodríguez 5 Acindar inauguró un local de venta directa en nuestra ciudad