Hallaron un cuerpo enterrado y sería del anciano desaparecido

Una investigación de la PDI villense culminó con el hallazgo de un cadáver cubierto de cal, enterrado a casi dos metros de profundidad en un monte cercano a la autopista. Todo indica que sería el cuerpo de Carlos Pereira, el octogenario desaparecido el año pasado. En la causa se encuentran detenidos su concubina y el hermano.

Personal de la PDI y de Bomberos Voluntarios trabajaron para extraer el cadáver.

Un cadáver hallado el miércoles en un monte lindante a la autopista, en cercanías del acceso a Theobald, sería el de Carlos Manuel Pereira, el octogenario denunciado como desaparecido a fines del 2018. Por esta causa el 25 de enero de este año fueron detenidos en nuestra ciudad su concubina, Nancy Gabriela Benso, de 46 años y su hermano, Miguel Ángel Benso, de 30. En principio, al no hallarse el cuerpo de la presunta víctima, ambos fueron imputados por la fiscal Analía Saravalli de “Privación  ilegítima de la Libertad agravada por el vínculo y utilización de documento falsos en dos hechos independientes”.

En su edición Nº 1629 del 1º de febrero Diario EL SUR informó que “La PDI de Villa Constitución detuvo a una mujer y su hermano en la puerta del Banco Nación en el marco de una causa iniciada por la desaparición de un hombre de 80 años de edad, oriundo de la localidad bonaerense de Sánchez, pero que al momento de desaparecer convivía con la detenida en el barrio Altamira de nuestra ciudad. En principio se investiga una estafa ya que la sospechosa cobró durante varios meses los haberes jubilatorios del octogenario, del que tiene en su poder el DNI, pese a que nada se sabe de esta persona desde el año pasado”.

El hallazgo del cadáver fue el resultado del impulso que le dio a la investigación de este hecho el nuevo jefe de la PDI villense, comisario Elías Moreno, quien decidió retomar las pesquisas y trabajar sobre algunos datos obtenidos de las entrevistas realizadas por el personal policial a lo largo de estos meses. Si bien había premura para dar con el cuerpo para corroborar la hipótesis de la muerte, no existía en el ámbito del Ministerio Público de la Acusación mayor optimismo de un resultado positivo.

La urgencia en dar con el cuerpo radicaba en que los imputados iban a ser llevados a juicio pero sin cadáver que acreditara la muerte, natural o no, de Pereira las pruebas contra los hermanos Benso solo alcanzaban para imputarles la estafa de percibir los haberes del jubilado con certificados de supervivencia fraguados. Luego de varios allanamientos y excavaciones con resultados negativos en Sánchez y en la zona, el comisario Moreno decidió probar suerte en un monte cercano a la autopista, a la altura del km 236, en jurisdicción de Theobald.

La tareas de extracción del cuerpo se extendieron desde la mañana del miércoles a la madrugada del jueves.

Profundo pozo

El miércoles, bien temprano, iniciaron la excavación en un sector donde la vegetación presentaba diferencias con las del entorno. En horas del mediodía la pala de uno de los pesquisas de la PDI dio con una sustancia blanca a una profundidad de alrededor de metro y medio. Resultó ser cal y en ese momento supieron que estaba a poco de dar con el cuerpo de Pereira. Para su extracción convocaron a los Bomberos Voluntarios de Villa Constitución los que cuentan con equipos y experiencia para la tarea de extracción. También solicitaron la asistencia del Gabinete Técnico Criminalístico de la PDI Rosario.

Las tareas de extracción y preservación del cuerpo fueron supervisadas por la fiscal Dra. Valeria Pedrana y el secretario de Fiscalía, Dr. Franco Carbone. El cadáver se encontraba en una fosa de 1.80 metros de profundidad, desnudo y cubierto de cal pero según habría señalado el médico forense que llegó junto al Gabinete TC, algunos órganos vitales se encontraban en buen estado para la realización de la autopsia. Por tal motivo indicó que era necesario llevarlo cuanto antes al Instituto Médico Legal de Rosario para evitar que el tomar contacto con el aire se acelerara la descomposición.

Alrededor de las 3 de ayer, luego de un delicado proceso de extracción, incluso con parte de la cal que lo cubría, el cuerpo fue cargado en una unidad mortuoria y derivado al IML de Rosario. Ahora se esperan los resultados de la autopsia que permitan corroborar su identidad y las causales de la muerte, aunque se descartaría un fallecimiento por causas naturales debido al trabajo que se tomaron para hacer desaparecer los restos de Pereira.

 

Historia

Cabe recordar que en su edición del 1º de febrero  Diario EL SUR brindó amplios detalles de esta escabrosa historia. La desaparición de Pereyra fue denunciada por parte de una de sus hijas el 21 de diciembre en Villa Constitución dado que en el mes de julio se había radicado en nuestra ciudad junto a Nancy Benso en un departamento alquilado en Neuquén al 900. Según establecieron los pesquisas esta mujer realizaba tareas de limpieza en la vivienda de Pereira en Sánchez y luego inició una relación sentimental con él. Pereira era jubilado, con un haber mensual de alrededor de 24 mil pesos, además de percibir una pensión de su esposa fallecida por otros 10 mil pesos.

Aquí se radicaron en un departamento interno en Neuquén al 900, en barrio Altamira, jurisdicción de la Comisaría 13ª. A Nancy se la veía a menudo pero los vecinos aseguran que a Pereyra lo vieron muy pocas veces. Muñida de una serie de  certificados médicos solicitados al médico de cabecera de Pereyra se presentaba mensualmente en el Municipio villense para tramitar el certificado de supervivencia del jubilado, el que siempre le fue otorgado sin que nadie haya visto al octogenario. Luego iba al Banco Nación y  cobraba los haberes.

 

Huida

Tras la denuncia de la hija de Pereira, el 22 de diciembre una comisión de la Comisaría 13ª se presentó en Neuquén al 900 y habló con la propietaria del departamento que alquilaba Pereira y también con Nancy Benso. Al día siguiente, a las 4 de la mañana, Benso cargó sus pertenencias en un flete y se fue de Villa Constitución. La propietaria del departamento advirtió la situación y le recriminó que se iba debiéndole un mes de alquiler y que además la buscaba la Policía por el secuestro de Pereyra. “Voy a volver a pagarte y Pereyra está en su casa”, habría dicho al huir.

 

Atrapada

La mujer viajó a Santa Elena, Entre Ríos, donde residía  su hermano y que allí hizo extracciones de la cuenta de Pereira, pero para poder seguir cobrando los haberes necesitaba el certificado de supervivencia y regresó a Villa Constitución para realizar el trámite en el Municipio. A esa altura tanto funcionarios municipales como del Banco Nación estaban alertados por la PDI. Fue así que el viernes 25 de enero fue apresada a la salida del Banco Nación junto a su hermano.

Consultada por el paradero de Pereira, Benso alegó desconocerlo y dijo que en agosto lo llevó al Sanatorio de la UOM de San Nicolás para que lo trataran por la picadura de una araña que se le infectó en uno de los brazos y que lo dejó internado para luego perder todo contacto con él. Las explicaciones no le cerraron ni a la PDI ni a la fiscal Analía Saravalli, quien ordenó la detención de los hermanos y les dictó prisión preventiva. Nancy fue trasladada a un penal de Rosario y su hermano fue alojado en el Módulo de Detención Transitoria (MDT)  de la Unidad Regional VI.

 

Nota relacionada:

Detenidos por la desaparición y presunta muerte de un anciano

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Intervienen por 60 días el colegio de J. B. Molina 2 Condenaron al Dr. Debuchy por la muerte de una recién nacida  3 El viernes quedará habilitado el puente de la ruta 21 4 Hoy abren el puente de ruta 21 5 Distinguen a Acindar por sus prácticas sustentables