Llegó a su casa y se encontró con intrusos y una fiesta

En los primeros minutos de ayer una joven regresó a su vivienda y encontró que la habían usurpado para organizar una fiesta. En el interior había 5 hombres y 2 mujeres, aparentemente drogados que estaban escuchando música y bailando. Logró echarlos pero luego estuvieron dos horas cascoteándole la casa.

Los intrusos tomaron la humilde vivienda ubicada junto a la escalera de Jorge Newbery y Colón.

Una joven de 23 años regresó a su casa junto a su pequeña hijas de 1 año y 5 meses y la encontró usurpada por un grupo de personas que, aparentemente bajo el influjo de estupefacientes, ingresaron a la vivienda y montaron una fiesta. Tan sorprendida como asustada se enfrentó a los intrusos y logró echarlos, pero estos desde el exterior comenzaron a apedrearla construcción, situación que se extendió por poco más de dos horas. El insólito incidente ocurrió ayer, entre las 0 y las 2.30, en barrio Unión.

La víctima de esta usurpación fue María Bonacich, quien pidió ayuda a través de Facebook solicitando que alguien enviara a la Policía ya que no le atendían el llamado y así su situación se hizo viral. “Más que nada la hice porque no venía la Policía, estuve como media hora llamando y yo estaba con mi nena chiquita. Yo si estaba sola me la arreglaba, pero con mi nena no podía”, comentó ayer por la mañana a Diario EL SUR.

María trabaja de 7 a 18 y como todos los días el miércoles dejó a su hija al cuidado de su hermana. Al salir del trabajo pasó a buscar a la nena, y luego se dirigió a su casa, ubicada a la altura de Colón y Jorge Newbery, a media barranca. Se cambió y se fue a cenar a casa de sus patrones. “Me vuelvo como a las 12, y cuando bajo por la escalera (que va de Colón a Bv. Seguí), escucho que hay música en mi casa y me pareció raro porque apagué todo cuando me fui”, explicó.

“Cuando entro había 5 vagos y 2 minas, adentro de mi casa escuchando música y bailando. Estaban re drogados. A todos los conozco, viven en San Lorenzo y uno está alquilando a tres casas de la mía”, relató María aún con un dejo de asombro y de indignación en su voz. A partir de encontrarse con los intrusos comenzó una discusión, especialmente con quien parecía el cabecilla, su actual vecino, quien incluso la empujó teniendo ella a la nena en brazos.

 

Forcejeo

“Lleve a la nena a la pieza porque estaba llorando y me volví a la cocina. Los empecé a empujar uno por uno y no se querían ir. y me decían: ‘-Nosotros no nos vamos a ir, tomátela vos’”. Entre empujones y amenazas de denuncias María logró sacar de la casa a los intrusos. “Mi nena lloraba y yo los empujaba, las minas no se querían ir. Los empujo a todos, los echo, se van todos. El otro (su vecino) no se quería ir, se va porque una de las minas lo llevó y me empiezan a tirar cascotes al techo, a la puerta a todo”, recordó.

“Llame a la Policía, les decía dónde estaba y me cortaban, por eso puse el estado de Facebook, porque estaba con mi nena y me estaban tirando cascotes en la puerta y en el techo”, expresó María. “De las 12 hasta las 2 estuvieron tirándome piedras, hasta que vino la Policía”, remarcó. Agregó que tenía previsto efectuar la correspondiente denuncia una vez que finalizara su jornada laboral de este jueves con la esperanza de no tener que pasar nuevamente por un calvario así.

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Depravado acosó a alumnas en un colectivo de la Línea M  2 La Comuna de Pavón tendrá su Plan Urbano Local 3 Perdió la vida en un siniestro vial un vecino de Empalme 4 Pediatra detenido está vinculado a un allanamiento realizado en Villa 5 Llega Pablo Lescano y sus Damas Gratis