Falleció “Miki” Lascialandare

A los 65 años de edad dejó de existir el querido personaje que como contador público colaboró con todas las entidades de bien público y que como profesor brindó clases de apoyo a decenas de alumnos ad honorem. Su prodigiosa memoria dejó todo un anecdotario para el recuerdo.

Miguel “Miki” Lascialandare fue un personaje querido y respetado en la ciudad.

El lunes, pasado el mediodía, falleció a los 65 años de edad el Ciudadano Ilustre, Miguel Ángel “Miki” Lascialandare. Su inesperado deceso, tras una intervención quirúrgica por una dolencia de larga data, causó un hondo pesar en la comunidad multiplicándose en las redes sociales los mensajes de sentida despedida a quien fuera un personaje, respetado y apreciado. Como contador colaboró siempre en forma desinteresada con las instituciones de bien público y como profesor brindó innumerables clases de apoyo ad honorem a decenas de alumnos a lo largo de su vida docente.

Tocado por el don de una memoria prodigiosa, sobrenatural, se hizo costumbre en Villa Constitución oírlo saludar a cada villense por su fecha de cumpleaños. Muchos le replicaban: -“Adiós 22 de mayo”, en alusión a su propia fecha de nacimiento en el año 1953. Asimismo eran escasas las horas –apenas minutos diarios – que le dedicaba a dormir y descansar, aprovechando las largas noches de vigilia permanente para ayudar a alumnos que necesitaban reforzar sus conocimientos de contabilidad y matemáticas.

En 2015 varias instituciones presentaron en el Concejo Municipal la solicitud para que se lo declarase Ciudadano Ilustre. En el Visto de la Ordenanza correspondiente se detalla que cursó los estudios primarios en la Escuela Nº 499 Manuel Belgrano, finalizados en 1965 y de enseñanza media en la Escuela Juan B. Alberdi de la cual egresó en 1970. En 1975 finalizó la carrera de Contador Público Nacional en la UNR.

El pedido de declaratoria de Ciudadano Ilustre se fundamentó por “su labor desinteresada en distintas Instituciones de la Ciudad, a saber, Rotary Club Villa Constitución, AVLPI –RI y ALCEC desempeñándose a través de diferentes años, como Asesor Contable, Revisor de Cuentas, Socio y Colaborador”.

Añadiendo que “ha sido integrante de Asociaciones Cooperadoras de Escuelas como: Escuela Valentín Antoniutti, Escuela Manuel Belgrano, Escuela Combate de la Vuelta de Obligado, Escuela de Enseñanza Media para Adultos Nº 1189, Escuela Combate de San Lorenzo, Escuela de Educación Secundaria Nº 208, Escuela de Ecuación Secundaria Nº 381, Escuela de educación Orientada Nº 348”. También se puso de relieve que “ha dictado clases Ad Honorem para alumnos que tenían como propósito continuar estudios terciarios”.

Como  consecuencia, “por su vocación, por su servicio altruista, su trayectoria, su trabajo silencioso y anónimo en los ámbitos de su trabajo no rentado”, es que el 28 de octubre de 2015 fue sancionada la Ordenanza que los instituyó como Ciudadano Ilustre. En tanto el miércoles 18 de noviembre se llevó a cabo el acto formal en el Concejo Municipal donde se constituyó en aquel momento en la sexta personalidad villense en ser reconocida con esta distinción.

Aquel día, al hacer uso de la palabra expresó que siempre buscó “mantener intacta la llama votiva de la vocación, del esfuerzo, del sacrificio. No he hecho nada más que haber aprendido y seguir transmitiéndolo”. Y agregó que “la vida no es la vida en que vivimos, la vida es el honor, el respeto y el recuerdo; por eso hay muertos que la vida viven y vivos que parece que ni siquiera nacieron todavía”.

 

La caricatura de Gustavo Lelli fue la elegida por los villenses para recordar a Miguel.

Cariño

“Tras la triste noticia de su fallecimiento, el Municipio de Villa Constitución, a través de su Intendente Jorge Berti hace llegar su afecto, su respeto y sus condolencias a familiares y amigos de Miguel “Miki” Lascialandare. Que estará siempre en los corazones  de todos los villenses”, expresaron desde el Ejecutivo.

Por su parte el senador Germán Giacomino recordó que “Miky como todos lo conocíamos… Gran ciudadano ilustre de nuestra ciudad. A quién no lo saludó alguna vez con su fecha de cumpleaños: -Chau, 8 de noviembre! Siempre con esa sonrisa que lo caracterizaba… Hoy nos deja un genio de los números, una memoria prodigiosa que siempre se acordaba todos! Nuestras condolencias y respeto a su familia en este momento tan delicado”.

Y así se multiplicaron los mensajes de toda la gente que lo apreciaba, que lo quería, que lo recordaba de distintos ámbitos. Vecinos de todas las edades que mostraron su cariño, su agradecimiento y su pesar por esta pérdida.

Los mensajes fueron emotivos, descriptivos, cargados de un cariño que logró transmitirse a través de las redes sociales y superarlas. Son muchas las anécdotas que quedaron marcadas en los villenses, y el recuerdo de “Miki” vivirá por siempre.

 

EL HOMBRE QUE RECORDABA LOS CUMPLEAÑOS

Lo conocí, como muchos, como profesor en la Escuela Juan Bautista Alberdi. Con esos gestos tan característicos cuando se ponía serio y esa sonrisa que mostraba toda su dentadura. Nos sorprendía su prodigiosa memoria, que él había decidido poner a prueba, recordando los cumpleaños de los que conocía. Una práctica que había iniciado como desafío a otro memorioso: su tío Raúl Fajardo, vicedirector de la escuela.

El mío le costó recordarlo. Vaya a saber por qué, era una fecha esquiva, que le costaba recordar. La confundía con otros meses o días. Yo no lo ayudaba, esperando sin decir nada, como intentaba una y otra vez, hasta llegar al resultado.

En la escuela escuchamos de él por primera vez, algunos nombres de la Economía Política, como Malthus o Ricardo. A veces llegaba tarde, pero llegaba. También nos fascinaba como podía decir qué día de la semana (de domingo a sábado) caía una determinada fecha.

En mi casa, mi madre me contaba anécdotas de su padre, que de joven solía ir a casa de mi abuelo en Buenos Aires.

Más adelante, al terminar la escuela, nos dio a varios que íbamos a seguir estudiando Ciencias Económicas, algún curso para que estuviéramos preparados para ese planeta distinto que era la Universidad.

Mucho después, ya dejada la relación alumno – profesor, compartimos cenas de fin de año, en su quincho en Pavón o actos protocolares, desde que había sido nombrado Ciudadano Ilustre de la ciudad.

Con su porte desprolijo de profesor distraído, sus innumerables carpetas bajo el brazo, y sus anécdotas familiares, casi siempre centradas en su madre, era una presencia irremplazable y distinta en una ciudad, que, según él, había tenido un pasado glorioso, que él llamaba “Grecia”, una pasado cercano más vistoso que asociaba a “Roma” y un presente de decadencia, sobre todo en lo ético. Cosas que siempre nos daban al debate.

Hoy se fue para siempre. Las matemáticas del Universo lo estarán esperando para ejercitar esa memoria prodigiosa y brillante.

Hasta siempre profesor y amigo.

Miguel Ángel Alfaro.

Comentarios:

Lo más leído

1 Falleció “Miki” Lascialandare 2 Pavón tuvo su pesebre viviente 3 El domingo los Reyes Magos llegarán a Empalme en tren 4 Franchesca es la primera beba del año en nuestra ciudad 5 Los Tiburones cierran un año inolvidable