Un “trapito” amenazó de muerte a Javier Garceche y a su hijo

En las últimas semanas numerosos vecinos denunciaron que fueron amenazados por parte de un joven que limpia vidrios en la plaza central y también frente al Centro Médico Rivadavia. Esta persona realiza la limpieza en forma inconsulta y luego exige de manera extorsiva el pago de ese servicio. El director de Orden Urbano fue víctima de esta práctica.

El Dr. Javier Garcehe dejó expresa constancia de las amenazas de Germán Avalos.

Un “trapito” amenazó de muerte al director de Orden Urbano, Javier Garceche, y a uno de sus hijos cuando el funcionario municipal intentó mediar ante las quejas de los vecinos que denunciaron actitudes extorsivas de este sujeto, el cual limpia automóviles en la Plaza de la Constitución -y en otros lugares de la zona céntrica- y que exige de manera intimidatoria el pago de ese servicio. Se trata de Germán Avalos, de 25 años de edad, y con variados antecedentes policiales por diversos delitos y con problemas por adicción a los estupefacientes.

Estas amenazas fueron proferidas contra Garceche y su hijo el viernes 21 de septiembre, pero ya una semana antes el funcionario radicó una denuncia por una situación similar, aunque en ese momento los dichos intimidatorios fueron solo contra su persona. En esa oportunidad mantuvo una discusión con el trapito “por reclamos de gente que uno conoce, que viene visiblemente enojada, y que tiene toda la razón del mundo, porque hay una exigencia total y absolutamente incorrecta, inadmisible, fuera de lugar, que no corresponde”, manifestó con relación a las actitudes extorsivas.

“En función de eso yo también fui víctima, y me presenté y radique la pertinente denuncia penal (el 14 de septiembre)”, aseguró Garceche. Como consecuencia Avalos fue demorado por la Policía y una vez que recuperó la libertad regresó a su actividad de trapito, pero frente al Centro Médico Rivadavia. “Allí también fue denunciado, y detenido”, remarcó el funcionario a la vez que pidió “disculpas a la gente” por el accionar de este sujeto y negó “que tenga cualquier tipo de autorización de parte del Municipio”.

Desde hace tres años Germán Avalos lava autos en la Plaza de la Constitución.

Radicar la denuncia

Asimismo Garceche indicó que la conducta de Avalos obedece a “graves problemas de salud” en alusión a sus adicciones, por lo que están “tratando, por vía judicial, de solucionarlo para que este muchacho sea tratado como corresponde”. De todas maneras aceptó que las actitudes de este sujeto “incomodan a los vecinos, y es entendible” y le pidió a los afectados que “radiquen la pertinente denuncia, cuando se vean atacados. Da impotencia, yo también fui víctima, y fui y radiqué la denuncia como corresponde”.

El problema entre Garceche y Avalos fue el mismo que ocurrió con otros vecinos: sin un acuerdo previo el trapito le lavó el auto y cuando el funcionario fue a subir al vehículo, le exigió la entrega de 20 pesos por ese servicio inconsulto. El incidente, que terminó con amenazas hacia Garceche, ocurrió el viernes 14 de septiembre. “Estuve 10 minutos discutiendo porque me negué a darle el dinero y se advierte que es un chico con graves problemas”, señaló.

 

En el Rivadavia

En tanto el viernes 21 Garceche fue anoticiado que Avalos estuvo extorsionando y amenazando a vecinos que estacionaban frente al Centro Médico Rivadavia, situación por la que también intervino personal de Comando Radioeléctrico. Fue entonces que el funcionario se presentó en el lugar, en horas de la tarde, y cuando intentó explicarle a Avalos que “las contribuciones de automovilistas deben ser voluntarias y no mediante exigencias o amenazas”, este le respondió: “Te voy a matar, a vos y a tu hijo”, del cual dio el nombre demostrando estar al tanto de la familia de Garceche algo que lo alarmó, por lo que radicó una nueva denuncia en Fiscalía.

Germán Avalos pidió que el Municipio le pague un sueldo para dejar su labor de “trapito”.

“Que Dios los bendiga”

Por su parte Avalos, en diálogo con Grupo Del SUR, negó los dichos del funcionario municipal y las denuncias de los vecinos. “Yo cobro a voluntad, me dan a voluntad; limpio los vidrios y de vez en cuando me dicen:’ -Lavámelo’, y yo se los lavo, y ellos me dan lo que ellos puedan”, expresó. Consultado sobre su reacción ante los que se niegan a pagarle, aseguró que solo les dice: “Que Dios los bendiga, que Dios los bendiga, otra vez será”.

“No se qué piensa la gente, pero yo últimamente a la gente la trato bien. En los tres años que estoy, siempre bien”, remarcó y dijo que no solicitó autorización a nadie para desarrollar esta tarea en la vía pública. “Yo lo que quiero es que me paguen algo, como un sueldo por mes. Entonces yo agarro y me dejo de laburar acá. El ministro de Seguridad (en realidad Javier Garceche, director de Orden Urbano) me dijo que iba a llamar a la Policía, y que iba a ir preso de nuevo, y yo no quiero eso”, señaló y repitió: “Yo lo que quiero es un sueldo por mes. Yo les voy a hacer juicio (a la Municipalidad), hasta que no me paguen los tres años que tengo metido (en la plaza) no me voy a ir”.

En tanto Garceche, en su última denuncia, dejó la siguiente constancia: “Ruego a la estructura estatal que tome las medidas correspondientes ya que temo por mi integridad y la de mi familia”. Resaltando que las amenazas de Avalos son “un hecho remanido y reiterado”.

 

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Narco recibió a los tiros a Gendarmería y fue detenido 2 Este domingo se realizará el Pre-Diamante 2019 en Pavón 3 La Capilla del Barrio Sur de Empalme festeja sus 50 años 4 Giacomino impulsa importantes reformas en el Código Procesal Penal de Menores 5 La Provincia se sumó a la iniciativa local del “Día Elegido”