Donó un millón y medio de pesos a CO.DIS.CO. antes de suicidarse

Un hombre de 93 años se quitó la vida el martes y dejó una nota explicando sus motivos. Allí expresa que dejó un legado del que es beneficiario CO.DIS.CO. (Comisión Discapacitados Constitución), institución de bien público a la que le donó el total de un plazo fijo depositado en una cuenta bancaria.

Raúl Rossín se quitó la vida el último martes en el Residencial San Luis.

El suicidio de un anciano dejó detrás de sí una historia de solidaridad inusual y retazos de una vida que será muy difícil de reconstruir pero que en los últimos años se constituyó en ejemplar. El hecho luctuoso queda relegado a un segundo plano por el gesto de donar a una institución de bien público, con la que no tenía una relación directa, un millón y medio de pesos. Deseo del que dejó expresa constancia a través de escribano público varios meses antes de su trágica decisión.

El personaje de esta historia es Raúl Rossín, quien al momento de decidir quitarse la vida contaba con 93 años de edad, cumplidos en el mes de febrero. Soltero, sin hijos, alquilaba desde el mes de marzo una habitación en el Residencial San Luis, lugar donde en la tarde del martes, se descerrajó un disparo en la boca con un revólver calibre 38 cuando se encontraba en el patio interno del inmueble. Hombre culto, amable, respetuoso, solidario y meticuloso, así lo describieron a Diario EL SUR quienes lo conocían, y como tal dejó una nota explicando su decisión.

 

Nota de despedida

“Dejo esta nota para que no se culpe a nadie.

Yo me pego un tiro porque no me acostumbro a esta vida chata, aburrida. Tengo 93 años y a esta edad no hay nada que me interese o distraiga.

Entregué a CODISCO un legado echo (sic) por escribano, de un millón y medio de pesos en plazo fijo en Banco Nación para que lo utilicen en la atención que es muy buena en las personas con alguna discapacidad.

Entregué copia a dos personas de mi amistad para que en lo posible verifiquen que así sea.”, reza textual la nota escrita de puño y letra sobre una hoja de carpeta escolar, donde además agregó que dejaba 8 mil pesos “para posibles gastos”.

El anciano dejó una nota explicando su decisión “para que no se culpe a nadie”.

Un amigo en la soledad

Uno de los amigos que menciona en la nota es Hernán Carcar, titular de la Oficina Municipal de Información al Consumidor, a quien conoció a través de esa función. Rossín volvió varias veces a la oficina de Carcar por diversos temas y poco a poco se entabló una relación de confianza, por lo que el joven colaboró con él en la realización de algunos trámites y accedió a buscarle un geriátrico cuando vendió su casa. Esa venta, efectuada un año atrás, fue la que generó los fondos que luego donaría a CO.DIS.CO.

La primera estancia de Rossín en su nueva vida fue en una institución situada en la localidad de Sargento Cabral, a unos 40 km. de Villa Constitución. La distancia y los largos viajes en colectivo hasta nuestra ciudad, donde se encontraban sus amigos, despertó su deseo de volver a Villa. A principios de 2018 se trasladó a un geriátrico de Empalme, pero no se adaptó al régimen del lugar y finalmente, en marzo, alquiló una habitación en el Residencial San Luis, sito en Presidente Perón al 700 de nuestra ciudad.

 

Culto, amable y pulcro

El matrimonio que administra el residencial le contó ayer a Diario EL SUR que Rossín era una persona muy agradable, pulcra, de buen humor, muy culta, que solía salir a comer a diario a distintos lugares, de buena salud y que le gustaba sentarse a leer el diario en el patio donde luego se quitaría la vida. No recibía visitas, su vida era solitaria y tenía muy buen trato con ellos. Ambos se mostraron sorprendidos por la decisión que tomó y manifestaron su pesar porque en los pocos meses que estuvo en el lugar tuvieron siempre una excelente relación. Por otra parte destacaron la celeridad y el profesionalismo con que actuó la Policía.

La pareja recordó que en uno de los tanto diálogos les contó que gracias a su gestión, varias décadas atrás, fue instalado el teléfono público en la Plaza de la Constitución, en la ya inexistente parada de taxis. Al respecto Carcar contó que Rossín fue taxista y camionero en nuestra ciudad como así también capitán de remolcadores. Añadió que vivió un tiempo en Buenos Aires para después regresar definitivamente a Villa Constitución.

 

Noble y solidario           

“Siempre fue muy solidario, una persona muy correcta, muy noble. Cuando se mudó a Cabral donó toda su ropa de cama, y toda la ropa y cosas que consideraba que no iba a usar, a todos los pescadores que él veía porque vivía por San Martín al 2900”, destacó Carcar. “Terminé siendo su amigo porque estaba solo, después le presenté a mi viejo y terminó siendo amigo de él. Y ahora lo había visto el viernes, me vino a saludar y quedamos que íbamos a comer algo”, señaló.

En tanto el presidente de CO.DIS.CO., José Luis Loero, confirmó que a principios de año Rossín se presentó en la institución con un testamento hecho ante el escribano Carlos Calamante y con el Dr. Nelson Tuccori como su representante legal -hoy convertido en albacea de sus bienes-, y le entregó ese documento donde dejaba expresa constancia de su decisión de donarles el dinero que tenía en plazo fijo.

Rossín “venía cada tanto a la institución, nos había donado algunos elementos: una máquina de cortar pasto, unas sillas, unas mesas”, detalló Loero. “Creo que lo hizo porque él decía siempre que estaba encantado por lo que hacíamos nosotros con las personas discapacitadas”, explicó.

 

En el cementerio

Otro de los deseos de Rossín fue que lo cremaran y para ello había contratado un servicio en el año 2010 pero dado que su muerte fue por suicidio no se pudo cumplir y finalmente fue inhumado en el cementerio local. Ahora corresponderá a la Justicia permitir que el millón y medio de pesos llegue a CO.DIS.CO., para ello es necesario corroborar que no existen herederos forzosos (padres, hijos o cónyuges), constatar que el testamento se ajusta a derecho y efectuar la sucesión correspondiente.

Cabe destacar que a su vez la fiscal Analía Saravalli se encuentra a cargo de la causa y debe aún certificar que la muerte de Rossín fue un suicidio.

 

 

 

               

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Un “trapito” amenazó de muerte a Javier Garceche y a su hijo 2 A fin de año podría habilitarse el nuevo puente de la Ruta 21 3 A un policía se le escapó un disparo e hirió a un amigo 4 Hallaron cocaína y marihuana en el interior de un automóvil 5 Tiene 13 años y en dos días fue demorado por cuatro robos