Identificaron al hombre que apareció muerto en el río

El martes fue confirmada la identidad del individuo que fue hallado sin vida la semana pasada en el Paraná Pavón, atado y amordazado. Se trata de una persona de 35 años de edad, oriunda del barrio rosarino de Parque Casas, quien se dedicaba a abrir puertas de taxis y estaba desaparecido desde finales de julio.

La última foto de Osvaldo Rodríguez, tomada el 24 de julio junto a su hija.

La persona hallada el miércoles 15 de agosto flotando sin vida en el Paraná Pavón, en cercanías de la denominada vuelta del Sur, fue identificada como Osvaldo Catalino Rodríguez, de 35 años de edad, padre de tres hijos y domiciliada en una de las zonas más pobres del barrio rosarino de Parque Casas. Su cadáver fue avistado por un pescador y cuando personal de la Prefectura villense lo rescató de las aguas lo encontró  atado de pies y manos, amordazado y con un precinto alrededor del cuello.

Si bien, en principio fuentes de la investigación dijeron que el cuerpo fue avistado en cercanías del rancho de Ratti, en realidad apareció unos cuantos kilómetros antes, en la vuelta del Sur. El homicidio es investigado por el fiscal de Victoria, Eduardo Guaita, ya que esa zona de las islas es jurisdicción de la ciudad entrerriana. El cadáver fue trasladado a Paraná donde se  le realizó la autopsia, la cual, según los datos preliminares, reveló que Rodríguez murió por asfixia debido al trapo que le colocaron en la boca y que, presuntamente, al momento de ser arrojado al río aún estaba con vida.

“Oriundo de la zona más pobre de Parque Casas, tenía 35 años y tres hijos de entre 7 y 15 años. Sus familiares contaron que se ganaba la vida abriendo puertas de taxis en Sarmiento y Rioja, frente al edificio de Ansés, y además vendía hilos, agujas para coser y biromes”, informó el miércoles el diario La Capital en su página web. “No tenemos mucha información. Queremos que se investigue quién le hizo eso. Hay que ser muy malo para hacerle lo que hicieron. Y además no sabemos de dónde vamos a sacar dinero para traer el cuerpo y darle sepultura”, explicó un familiar de la víctima al diario rosarino.

 

Vida conflictiva

El periodista de La Capital, Leonardo Graciarena, dialogó con los familiares de Rodríguez; una hermana relató que este “estaba en pareja, creo que en barrio Triángulo. Ella nos contó que el 27 de julio discutieron, como pasaba a menudo, y él agarró sus cosas y se fue. Ellos discutían siempre y él se iba. Ella esperaba un par de semanas y lo iba a buscar a la zona donde trabajaba. Y volvían a estar juntos. Por eso ella no denunció que había desaparecido. Era normal que él actuara así”.

“Esta mujer lo tenía bien. Lo había ordenado bastante. Para Osvaldo los fines de semana eran terribles. Ahí empezaba a tomar y no paraba”, agregó la mujer. “El papá y tres de los tíos de Osvaldo murieron por la adicción al alcohol”, indicó. Osvaldo era huérfano de padre y madre, y tenía siete hermanos.

 

En la calle

Dado que era común que desapareciera de su casa en principio su ausencia no llamó la atención, señaló Graciarena. “Lo que sabemos es que andaba mucho con «Filo», uno de sus hermanos, un pibe violento, muy atrevido y con muchas broncas en la calle. Filo salió de la cárcel hace poco y acá por el barrio no puede andar. El es quien tiene que saber qué pasó con Osvaldo”, indicó otra familiar al periodista de La Capital.

Osvaldo también tuvo conflictos con la ley “pero no por ladrón, sino por pendenciero”, agregó una pariente. Por eso tenía un trabajo de unas pocas horas en una cooperativa de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) en el barrio. Por fuera de Filo, la última persona cercana que vio con vida a Osvaldo fue su actual pareja. “El se peleaba con la mujer y se venía para el barrio. Acá lo querían todos. Se encontraba con los pibes con los que creció”, manifestó otra de las familiares.

 

Investigación

“Fuentes allegadas a la pesquisa en manos del fiscal Guaita se mostraron cautelosas respecto a la evolución de la investigación”, informó La Capital y agregó que estas indicaron que el cuerpo “tenía una cicatriz en el cuello” y refirieron que “fue como que lo apretaron pero no está ahí la causa de la muerte. El preinforme de autopsia indicó que murió por asfixia, por el trapo que le pusieron en la boca”.

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Nuevas amenazas del trapito de la plaza hacia Garceche 2 Lifschitz inauguró obras en Rueda, Peyrano y Máximo Paz 3 Empalme trabaja en el armado de su Plan Estratégico Local 4 La Comuna de Fighiera clausuró una fiesta electrónica ilegal 5 La Comuna de Pavón, pionera en el sueño de la casa propia