Talleres sumó su primer triunfo en el Clausura

El Monstruo le ganó por 3 a 1 a Figherense en el arranque de la tercera fecha con goles de Riganti, Hernández y Álvarez, mientras que Puntunet descontó para el visitante. El encuentro terminó con una fuerte pelea entre jugadores. 

Talleres fue sólido y conquisto los primeros tres puntos del torneo.

Una fría noche de viernes abrió la tercera fecha. En un horario poco habitual, Talleres intentaba romper la mala racha del comienzo del campeonato ante Sportivo Figherense que llegaba con una victoria y una derrota en dos partidos disputados. Pasadas las 21 los equipos salieron a la cancha.

Fernando Stangari modificó algunas piezas para este encuentro. Maxi Asplanato volvió al lateral derecho y el volante central de este encuentro fue Eduardo Vilce, posicionándose unos metros más atrás de la posición en la que se había ubicado frente a Riberas en el primer encuentro. Además, Federico Hernández jugó suelto y acompañó a Rodrigo Álvarez y al Gabo Rojo en la zona de definición.

Tuvieron que pasar solamente instantes para que Figherense deje a la vista su estrategia: dos líneas de cuatro, orden para defender y cerrar espacios, y mucha velocidad y explosión para salir de contragolpe. El León sabía que si era efectivo podía complicarle la historia al tetracampeón.

De movida, Talleres salió a ser protagonista. El conjunto local se transformó rápidamente en el dueño de la pelota dándole la manija a Vilce, que se paró como primer pase, y comenzó a tener aproximaciones contra el arco del conjunto rojinegro. Sin embargo, la más clara de los primeros 15 la tuvo Figherense con una contra rapidísima de Ghirardello que le ganó la posición al marcador y quedó cara a cara con Riganti. El delantero sacó llegó exigido a la ejecución y sacó un derechazo al primer palo que parecía controlado por el arquero. Avisaba el León.

El dominio inicial de Talleres fue mermando con el correr de los minutos. El visitante comenzó a salir mucho más arriba y combatía en mejor proporción el dominio Tallarín, que ya no era tan intenso y el equipo empezaba a dejar mostrar algunas imprecisiones. Y en el mejor momento del conjunto visitante, el Monstruo aprovechó los espacios para ser letal y comenzar a encaminar su victoria.

Cuando el cronómetro transitaba su minuto 29, un centro al área encontró a Rojo, que se impuso arriba y su cabezazo impactó en la clara mano de un defensor rival. Daniel González no dudó en marcar el punto del penal y Riganti cruzó toda la cancha para ejecutarlo. Con total tranquilidad, el arquero tomó carrera abrió el pie y colocó la pelota bien arriba, cercana al palo.

Sobre el final del primer tiempo llegó la segunda alegría de la noche para los locales. Un pelotazo largo de Figueroa puso a correr a Hernández que metió la diagonal desde el centro hasta el sector derecho del área. Con un solo movimiento, el 10 dejó desairado a su marca enganchando para sacar un zurdazo que se metió abajo pegada al palo. Una obra maestra de un talentoso jugador que dejaba a su equipo dos goles arriba

Asplanato jugó un gran encuentro como lateral derecho.

El Monstruo no quiso sorpresas y salió como una verdadera máquina a liquidar la historia. En cinco minutos, Asplanato pasó dos veces al ataque con una profundidad que lastimó a su rival. En la primera, el conjunto visitante pudo interceptar el centro atrás. Pero en la segunda, tras una buena combinación con Mancini, Maximiliano llegó al fondo levantó la cabeza y encontró en el medio a Rodrigo Álvarez, que cruzó el remate para poner el tercero. Talleres se abrazaba a una gran victoria.

Luego del tercero, las emociones del encuentro bajaron en intensidad y la victoria tallarina parecía un hecho. Pero en una mala salida local, cuando iban 21 minutos, Puntunet marcó el descuento que abría una puerta a la hazaña de Figherense, que renovaba las energías con el fin de conseguir dos goles más y llevarse un punto de Villa Constitución.

Minutos más tarde, Puntunet volvió a tener una chance con un remate cruzado que se fue cerca. Y eso fue todo. Talleres volvió a controlar las acciones y a jugar lejos de su arco, manteniendo los dos goles de ventaja que lo llevaban a conseguir un sólido triunfo. Julián Ruelli, que ingresó en el segundo tiempo, tuvo el cuarto en un contragolpe liderado por Asplanato, que lastimó mucho por su sector cada vez que se lo propuso.

Federico Hernández mostró toda su categoría en el segundo gol del partido.

El partido se fue diluyendo y en el minuto 92, lo que parecía culminar en una victoria tranquila terminó en una feroz pelea. En plena disputa por la pelota, Julián Ruelli se agredió con Nicolás Revilla en la mitad de la cancha en un encontronazo que derivó en golpes de todo tipo. Ya en el suelo Ruelli, llegó corriendo el otro defensor central del León, Flores, quién le pega una fuerte patada en el rostro al defensor villense que le provoca un profundo corte muy cercano al ojo izquierdo. Luego de un gran tumulto y que se calmaron un poco los ánimos ante la gravedad de la situación, y ya con presencia policial en cancha, Daniel González dio por terminado el encuentro que prácticamente ya estaba en tiempo cumplido y el defensor villense tuvo que ser atendido.

Fue el peor final para una noche donde Talleres obtuvo una buena victoria que le da la posibilidad de comenzar a sumar de a tres en el campeonato y escalar posiciones con la finalidad de pelear bien arriba en la etapa regular y llegar en una muy buena situación al reducido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Atroz caso de trata de persona vinculado a nuestra ciudad 2 Buscan a peligroso menor que violó su arresto domiciliario 3 La Peregrinación a la Virgen de San Nicolás pasará por ruta 21 4 Bomberos villenses en la tragedia de Pueblo Esther 5 Clausuraron un geriátrico por malas condiciones