El Monstruo y ASAC no se sacaron ventajas en la ida

Porvenir Talleres igualó 0 a 0 con el Picante en la primera final del Torneo Apertura, que se disputó en el Gabino Machuca. A pesar de que el partido fue muy cerrado, ambos tuvieron chances para ganarlo. La definición será el próximo fin de semana en La República.

Guerra fue uno de los puntos altos de Talleres en la primera final.

La primera final tuvo un encuentro muy cerrado que dejó la serie más abierta que nunca. ASAC y Porvenir Talleres igualaron sin goles en un partido que se disputó como una verdadera final y donde se minimizó el margen de error. Ambos conjuntos tuvieron sus oportunidades para ganarlo, pero el resultado le quedó bien al trámite del partido y todo se reducirá a lo que pase el domingo en La República, donde se definirá al Campeón.

El conjunto de Santos debía anteponerse a ausencias importantes de cara a este encuentro, ya que tanto Matías Vera, desgarrado, como Morales y Ovando, que estaban suspendidos, no pudieron ser de la partida. Ante esto, el entrenador optó por poner a Attolini de lateral derecho, formar la dupla con los experimentados Bauza y Heinzmann, y poner a Solari por izquierda. En el medio, Rodriguez y Santamaría formaron la dupla central, para soltar a tres mediapuntas con juventud: Lázaro, Flamenco y D’Alfonso. Adelante, Cabral fue la referencia de área.

Por el lado del Monstruo, la lesión de Heredia dejó a Fernando Stagnari con la falta de uno de sus mejores jugadores, que fue suplantada por la presencia de Eric Hernández, un poco más retrasado que en su función habitual. De esta manera, el Monstruo salió a la cancha con Riganti en el arco, Alexis Fernández, en el lateral derecho, Asplanato y Alejandro Figueroa como los centrales y Gustavo por la izquierda. En el medio Mancini, Guerra y Hernández, de enganche Janu Ramírez y adelante Rodrigo Álvarez y Gabo Rojo.

Desde el pitazo inicial, Talleres mostró su vocación habitual de ir a buscar el encuentro e intentó sorprender al local. A los tres minutos, Asplanato rompió por adentro e inició una buena corajeada que terminó con una asistencia al Gabo Rojo, que probó de zurda al primer palo. La pelota se fue cerca, marcando el primer aviso del actual tricampeón.

La disposición táctica del local intentando contrarrestar al Monstruo se pudo apreciar rápidamente. Los extremos estaban encima de los laterales, cada jugador local tenía una marca en su zona a la que presionaban muy rápido. Al equipo villense no le sobraban los espacios para intentar desarrollar su juego habitual y el encuentro se tornaba cerrado y muy parejo.

Cabral aguanta ante la marca. El aguerrido delantero fue un duro rival para los centrales tallarines.

Lentamente, Atlhetic comenzó a tener aproximaciones sobre el arco de Riganti, que no eran llegadas profundas ni claras pero que marcaban un aviso de lo que iba a suceder: tras un tiro de esquina, Heinzmann recibió un rebote fuera del área que agarró a la defensa local saliendo, con mucha visión asistió a Cabral que entraba solo por derecha, dentro del área de frente al arco. El delantero tuvo la apertura del marcador en sus pies, le quiso romper el arco a Riganti y la pelota se fue por encima del travesaño.

La inmediata respuesta a esta llegada no se haría esperar. Guerra, que jugó un gran partido, recuperó la pelota en el medio y asistió a Figueroa que se iba solo por izquierda, cuando estaba por entrar al área Attolini lo derribó en una falta que le hizo ver la tarjeta amarilla. Alejandro Figueroa fue el encargado de ejecutarlo: el defensor abrió el pie y buscó el palo del arquero, la pelota se fue cerrando y pegó en el ángulo ante la volada de Machuca que nada podía hacer. Fue la más clara de la primera mitad, que terminó con un remate lejano de Rojo que se fue desviado.

El arranque del complemento insinuó que el equipo local iría en busca de la diferencia. De arranque probó Lázaro, de poca participación, con un remate de media distancia. La pelota se fue cerca. En tanto, la delantera de Talleres seguía luchando con la dura defensa central rival y Rodrigo Álvarez se las ingenió para generar ocasiones, aguantando la pelota hasta conseguir la falta o con un lejano, mientras que Rojo retrocedía un poco para jugar, pero los espacios no sobraban.

La más clara del partido. Figueroa y un tiro libre que terminaría impactando en el palo.

Los minutos transcurrían mientras seguía la disputa en la mitad de la cancha y el encuentro no daba demasiadas sensaciones de abrirse. La pelota parada podía llegar a ser fundamental por el trámite del encuentro, y ambos tuvieron sus ocasiones con tiros de esquina: una del lado de ASAC, que tras un rebote terminó conteniendo Riganti, y otra del lado del Monstruo que cruzó toda el área chica y nadie pudo convertir.

El empate le quedó bien al encuentro. Los ingresos de Ciarroca y de Ruelli no pudieron cambiar la historia, ni tampoco de las jóvenes variantes ofensivas que tenía el local en el banco. El cierre del encuentro no hizo más que ratificar una igualdad que dejó la resolución de la historia a merced de lo que suceda el próximo domingo en  La República, donde solamente uno de los dos se quedará con la gloria de ser el campeón del Apertura.

 

PRIMERA DIVISIÓN – Final Ida.

ASAC 0 P. Talleres 0

Goles: No hubo
Terna arbitral: Andrés Gariano, Lucas Cavallero y Franco Chesini.

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Nuevas amenazas del trapito de la plaza hacia Garceche 2 Lifschitz inauguró obras en Rueda, Peyrano y Máximo Paz 3 Empalme trabaja en el armado de su Plan Estratégico Local 4 La Comuna de Fighiera clausuró una fiesta electrónica ilegal 5 La Comuna de Pavón, pionera en el sueño de la casa propia