Los peligros de los préstamos denominados “gota a gota”

La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) advirtió sobre los alcances de una modalidad delictiva usuraria que afecta no solo al patrimonio de quienes solicitan créditos por fuera del sistema formal, sino que también pone en riesgo sus vidas.  

Los créditos exprés son tan tentadores como peligrosos.

Los denominados préstamos “por goteo” o “gota a gota” constituyen una modalidad de usura que pone en riesgo no sólo el patrimonio de los eventuales damnificados, sino también la integridad física y hasta la propia vida en caso de incumplimiento, advirtió el sitio oficial del Ministerio Público Fiscal de la Nación, en base a información de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

“Tras de la detección de un importante número de hechos en diversas jurisdicciones del país –señala el documento-, en su mayor parte vinculados a una organización delictiva integrada por ciudadanos extranjeros, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) brinda información tendiente a la identificación temprana de este tipo de delitos y los canales para efectuar la correspondiente denuncia”.

Una de las características de esta estafa es la “entrega exprés”.  El potencial cliente recibe el dinero sin necesidad de presentar avales o garantías, prácticamente a sola firma. Sin mayores precauciones ni trámite, el capital otorgado –que puede oscilar entre los $2.000 a los $60.000- se entrega rápidamente, lo que actúa como un incentivo para la persona que tiene necesidad de acceder a esa suma de dinero.

 

Sin control

Estos préstamos están fuera de toda regulación. Quienes otorgan este tipo de préstamos actúan al margen de la legalidad, fuera de la órbita del Banco Central de la República Argentina –único organismo encargado de autorizar la intermediación financiera- o cualquier regulación estatal. De este modo, no existen límites a la imposición de condiciones, todo ello en perjuicio del acreedor.

También presentan una “fachada” común. Varios de los casos registrados tienen como denominador común el ofrecimiento de pequeñas sumas de dinero por parte de vendedores ambulantes de muebles –en algunos casos la práctica incluye la entrega de éstos en cuotas-, actividad que actúa como fachada para el ingreso de la víctima.

Las tasas abusivas son otras de las características. La cancelación del préstamo se realiza a través de cuotas periódicas –pueden ser diarias, semanales o mensuales- por una tasa excesiva que, en algunos casos, quintuplica a la oficial. El cobro lo realiza en forma personal el prestamista o un emisario de éste.

Los préstamos por “goteo” son ofrecidos por personas o firmas sin más estructura que una dirección de correo electrónico o un número de teléfono; utilizan como canal de publicidad las redes sociales y, en muchos casos, personas que integran la red se hacen pasar como clientes “satisfechos” con el servicio financiero recibido.

 

Cobros violentos

Lo alarmante de estos casos es que “la persona que accede a este tipo de préstamos queda ‘atrapada’ en medio de un circuito usurero y, ante el incumplimiento, la organización despliega una metodología de cobro no exenta de violencia, que incluye hostigamientos, amenazas y hasta el uso de violencia física”, alerta la Procelac. Además si no puede cancelar el préstamo, “la organización activa un mecanismo de coacción, es decir, el deudor debe ‘conseguir’ el ingreso de un nuevo cliente para poner fin a la cadena de hostigamiento de la que es víctima”.

A esta actividad reñida con la ley se le asocian otros delitos ya que “existen indicios para establecer que los fondos provenientes para desplegar este lucrativo negocio provienen de actividades ilícitas ejecutadas por la propia organización delictiva, tales como la trata de personas con fines de explotación laboral”.

 

Denunciar

La Procelac –organismo del Ministerio Público Fiscal de la Nación especializado en criminalidad económica organizada propia del ámbito federal, conforme la ley 27.148 y la resolución PGN 914/12– sugiere a aquellas personas que consideren que han sido víctimas de este tipo de delitos o tengan conocimientos de su realización a terceros que, si así lo desean, pueden formular su denuncia en la sede de la fiscalía federal de la respectiva jurisdicción provincial, describiendo, dentro de lo posible, el detalle de los hechos ilícitos denunciados y las personas que hubieran participado en ellos, y aportando o señalando las pruebas que podrían servir para acreditarlos.  En nuestra zona las denuncias se deben realizar en las Fiscalías Federales de Rosario (Nº 1, Nº2 y Nº 3), sitas en Entre Ríos 738/40.

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Conducía alcoholizado y llevaba una chica en el baúl del auto 2 Donó un millón y medio de pesos a CO.DIS.CO. antes de suicidarse 3 La peregrinación a San Nicolás ingresará a Villa por el Chapuy 4 Prisión preventiva para acusado de abusar de una discapacitada 5 “Vivo pidiendo orden, y acepto que me equivoqué”